Buscar
10:57h. jueves, 22 de octubre de 2020

La solución al fenómeno okupa está en la constitución

Sobre la ocupación de viviendas, Ernesto Suñé Nicolás en EL OBRERO

 

FRASE SUÑÉ

El malvado interés económico ha reavivado magnificándola, la alarma injustificada ante el fenómeno okupa. La publicidad mentirosa de aseguradoras y de empresas de alarmas introduce con taimadas y obvias intenciones falsas ideas en la opinión. La inmensa mayoría de personas que se meten en viviendas porque el estado no les protege en su derecho constitucional, lo hacen en espacios deshabitados y, generalmente, propiedad de bancas y demás empresas que los mantienen vacíos por causas especulativas. En este sentido, Eduardo Montagut recomienda este claro y Útil informe que ofrece, Ernesto Suñé Nicolás en EL OBRERO. La solución al problema está clara: No se trata e medidas policiales, judiciales, represivas. Bastaría con que el estado respetara y acatara la Constitución

Podíamos dar muchas cifras mÁs, pero con estas que hemos puesto sobre la mesa podemos ya hacer una fotografía del okupa tipo: Mujer mayor de 50 años, con hijos, española, sin ingresos suficientes y en riesgo de pobreza, que por necesidad ocupa un piso vacío de banco que esta entidad obtuvo por una ejecución hipotecaria.

Y ese es el verdadero problema de la ocupación.

Hay que acabar con la ocupación, sin duda, y para ellos hay que afrontar la base real del problema principal, hay que dar respuesta a una necesidad real y tangible de nuestra sociedad como es el acceso a una vivienda digna a precio asequible y no podemos hacer como si este problema no existiera.

Frente estas ocupaciones hay que buscar soluciones de consenso; es necesario que las administraciones tomen medidas destinadas a facilitar lo que es una garantía constitucional como es el acceso a la vivienda, una Constitución que no sólo debemos blandir cuando nos interesa, no: tenemos exigir siempre su cumplimiento. Pero si hemos de ser exigentes para hacer frente a la pobreza, también hemos de serlo con las garantías para con la propiedad privada.

Como ya hemos comentado, un 18% de las viviendas ocupadas pertenecen a pequeños propietarios, segundas residencias que no pueden disfrutar.

Mientras que ante las otras ocupaciones de necesidad defendemos que haya que tomar medidas paliativas, contra estas ocupaciones hay que luchar, sin duda, promoviendo las reformas legislativas y procedimentales necesarias para acelerar la expulsión de los ocupantes ilegales de estas viviendas.

Por eso aplaudimos iniciativas como la del Ministerio del Interior de modificar el protocolo sobre este tipo de delitos a la hora de redactar las diligencias de prevención que aceleren su tramitación o la iniciativa impulsada por el Colegio de Abogados de Mataró para promover la reforma de la Ley de enjuiciamiento criminal.

Todo el valioso informe de Suñe en EL OBRERO

https://elobrero.es/opinion/56799-sobre-la-ocupacion-de-viviendas.html

ernesto suñé nicolás

el obrero

mancheta 24