Buscar
05:48h. lunes, 10 de agosto de 2020

Preguntas sobre la pobreza, Marcelo Colussi en ALAI y TERCERA INFORMACIÓN. Comenta Chema Tante

 

FRASE COLUSSI TANTE

El titular de  este artículo de Marcelo Colussi en ALAI y TERCERA INFORMACIÓN no tiene nada de retórico, porque el hombre, más que formular las preguntas. aporta las respuestas sobre ese fenómeno que parecería irresoluble de la pobreza en el mundo. Dice Colussi que, aunque la pobreza puede contemplarse en términos relativos, por comparación, entre unas y otras gentes, en sus respectivos contextos, existe un grado de miseria y un grado de riqueza extremas, inadmisibles en cuanto un mínimo grupo de personas acapara un caudal de riqueza tan ingente que podría resolver la necesidad de la enorme cantidad de personas que se encuentran al otro extremo. El análisis brillante de colussi lo señala francisco Morote, de Attac Canarias y yo, Chema Tante, aporto un comentario sobre la manera en que el cruel neoliberalismo hace posible la extrema pobreza para utilizarla como resorte de chantaje. Como bien explica Colussi, esto se ha agravado co la desaparición de los países socialistas del este europeo.  

Comenta Chema Tante:

CHEMA TANTEConsidero que en este magnífico análisis que hace Colussi del complejo fenómeno de la pobreza se podría añadir otro aspecto: el de la pobreza como herramienta de la estrategia de dominación neoliberal.  A las clases afortunadas les interesa que haya pobreza extrema, miseria total, hambre, enfermedad desamparo, para que opere como elemento de contención para el resto de las personas trabajadoras. Con la amenaza siempre presente en ese espectáculo terrible de la  miseria, las clases trabajadoras son reducidas a la sumisión y al silencio. Con la presencia disuasora de masas famélicas, se cumple el ideal capitalista de que la gente pobre trabaje, sirva, entretenga y proporcione placer a la gente rica por poco dinero. Es una fórmula mucho mejor y más sencilla que la esclavitud porque esas personas trabajadoras son reemplazables con mucha facilidad y, al final del balance, cuestan menos y son menos peligrosas.

-----------------------------------------------------

Luchar contra la pobreza implica, como mínimo, repartir más equitativamente los productos del trabajo humano (lucha política fundamentalmente -que indirectamente incluye lo militar, continuación de la política por otros medios-). Pero también implica no dejarnos de plantear esas preguntas que hacen a lo más hondo de nuestra existencia. Digámoslo con un ejemplo: la población de Europa del Este, todavía en la era del “socialismo real”, ayudó a hacer caer el muro de Berlín fascinada por la videocasetera o el pantalón vaquero (las modas de ese entonces), los espejitos de colores que fascinaban en los 90 del siglo pasado y que sus economías no le proveían. Hoy se lamentan de lo perdido (salud y educación gratuitas, pleno empleo, viviendas populares y calefacción subvencionada), y en cada ocasión que tienen, manifiestan su añoranza por la seguridad material mínima que ya no pueden tener. La supuesta “libertad” ganada no termina de convencer. Entonces, complementando la pregunta anterior, habría que agregar -para preguntarse con la misma fuerza-: ¿por qué nos seducen tanto los espejitos de colores?

Todo el importante análisis de Colussi en:

https://www.alainet.org/es/articulo/207646

https://tercerainformacion.es/opinion/opinion/2020/07/04/preguntas-sobre-la-pobreza

ALAI

TERCERA INFORMACIÓN

Marcelo Colussi reseña

mancheta 23