Buscar
18:25h. viernes, 04 de diciembre de 2020

Las pruebas de covid-19 son como las del embarazo o el sida. Si se tienen relaciones sin precauciones, la fiabilidad se derrumba.

Las pruebas de covid-19 caducan inmediatamente y son contraproducentes; Canarias en  peligro terminal - por Chema Tante

 

FRASE TANTE PCR

Las pruebas de covid-19 caducan inmediatamente y son contraproducentes, Canarias en  peligro terminal - por Chema Tante *

Canarias exigirá una prueba COVID-19 negativa a los turistas extranjeros y nacionales que se alojen en las Islas

Como medida desesperada, Ángel Victor Torres y Yaiza Castilla, presidente y consejera de Turismo, Industria y Comercio del Gobierno de Canarias, se han sacado de la manga esta exigencia de una prueba negativa de covid-19 a quien quiera alojarse en Canarias. 

Yo soy experto en estas cosas, pero tengo ojos para ver, oídos para escuchar y cerebor para razonar. Y escucho a la gente que sabe. Por eso simplemente, pregunto . ¿Pruebas negativas de covid-19 para cuándo? 

Porque las pruebas, por adelantadas y confiables que sean -que ninguna lo es demasiado-, solamente garantizan que la persona estaba libre de virus en el momento en que se le tomó la muestra. Pero en el instante siguiente, esa persona puede infectarse e infectar. Puede, y lo hace con mucha frecuencia, porque este virus se propaga con mucha rapidez y facilidad. Las pruebas de Covid-19 caducan inmediatamente. Lo dicen quienes lo saben.

Las pruebas de covid-19 son como las del embarazo o el sida. Si se tienen relaciones sin precauciones, la fiabilidad se derrumba.

Los contactos generan los contagios. Para mayor peligro, esa persona que dispone de una prueba de covid-19 negativa, de caducidad inmediata, se le infunde una falsa confianza que le hace bajar las precauciones y le aumenta sus posibilidades de transmitir la infección.

Otra realidad demostrada por la experiencia reciente es que las actividades de ocio son fuente propicia para la propagación de la enfermedad. Y el turismo masivo, tal como se desarrolla en Canarias, es una actividad de ocio por antonomasia. Una de las primeras medidas que se toman para atajar los contagios es suspender los botellones. El turismo en Canarias es un gran botellón.

Abrir las puertas al turismo procedente de zonas de altos contagios pone a Canarias en un riesgo seguro de tercer rebrote de covid-19.

Ahora, la invasión de chonis con pruebas de covid19 caducadas (todas sin excepción pierden valor al instante siguiente de tomarse la muestra) Todo ese turismo no vendrá infectado. A lo mejor, ni siquiera la mayoría. Pero basta con pocos para otro rebrote. Unos pocos, además, pertrechados con un documento que les da una confianza irreal de estar libres de infección.

Lo que pretenden los empresarios turísticos canarios es que el sector público les mantenga unas estructuras de un turismo muerto, sin futuro, a ver si pueden engodar a los fondos buitre para que las compre al mejor precio.

Canarias puede desarrollar otras actividades económicas. Enterrar recursos y esfuerzos en el turismo es un error criminal. La única posibilidad de salir de este problema es dedicar todos los fondos disponibles, toda la creatividad, todo el ánimo, deben dedicarse a esas otras modalidades productivas. Porque es conveniente y porque no hay otro remedio.

  • Toda prueba de Covid-19 caduca inmediatamente,  la persona puede infectarse e infectar y se le infunde una falsa y peligrosa confianza
  • Los contactos propician los contagios. El turismo masivo supone un contacto permanente. El turismo es un gran botellón 
  • Traer turismo de zonas con altos contagios es una temeridad criminal
  • Los empresarios turísticos quieren que el sector público les mantenga artificialmente las estructuras, confiando en que un fondo buitre se las compre
  • Canarias no tiene otra salida que dedicar todos sus recursos, talento y esfuerzos a la busca de otras salidas económicas.
  • Si hubieran empezado en marzo, ahora nuestra historia ya sería otra

* Lo escribe y lo sostiene Chema Tante

CHEMA TANTE

MANCHETA 21