Buscar
14:13h. domingo, 25 de octubre de 2020

Para quienes quieren relanzar el turismo: la ciencia avisa de que la segunda y más potente ola de la pandemia puede ser en julio o agosto, (XL SEMANAL) - por Chema Tante

 

FRASE CHEMA PLAN

Para quienes quieren relanzar el turismo: la ciencia avisa de que la segunda y más potente ola de la pandemia puede ser en julio o agosto,  (XL SEMANAL) - por Chema Tante

Quienes dirigen la sociedad canaria, desde la política y desde las empresas tienen un desarretamiento visceral por empezar a volver a ganar las perras, malvendiendo los recursos naturales del pueblo canario y ahora, también su salud y la de las y los turistas que se atrevan a venir, creyendo las mentiras de la comunicación publicitaria que se pretende difundir, con una osadía intolerable.

La incapacidad para imaginar nuevas vías de actividad económica les hace creer que Canarias no puede sostenerse más que con el turismo. El cacareado "Pacto para la recuperación Social y Económica de Canarias" no pasa de ser una declaración bellísima de buenas intenciones, sin ninguna concreción en cuanto a polìticas económicas, más allá de mantener  al turismo como única base.  Un documento redactado con el más escrupuloso cuidado en no irritar a ninguna de las fuerzas vivas que detentan el poder efectivo en Canarias. Pero un documento que no conducirá a la construcción, que no recuperación, de una normalidad social y económica, ahora destruida, pero hasta ahora poco equitativa.

Con un alarde insensato de negar la realidad, se atreven a diseñar como el atributo favorable de atracción comercial el de  Canarias como destino turístico sostenible y seguro, ignorando que tal cosa será imposible, a medio plazo, al menos hasta que se descubra una vacuna efectiva y se generalice su aplicación. Un proceso que puede dilatarse dos o tres años. 

Por otra parte, en el futuro inmediato, la ciencia advierte de que la nueva oleada de la pandemia, y la OMS dice que serán dos o tres, con una gravedad probablemente superior a la que todavía está padeciendo la Humanidad. 

Debe repetirse la verdad, para que la mentira aleve no pueda ocultarla: La única seguridad sanitaria para Canarias radica en su aislamiento. La población de los y las canarii no tiene más protección contra el coronavirus que la restricción estricta del tráfico de personas hacia nuestras islas. Lo he demostrado, aquícon argumentos sensatos y que invito a quien pueda que los rebata.

Por si fuera pequeño el desatino de intentar relanzar el turismo en Canarias, con una potenciación del peligro que desmiente la promesa publicitaria básica, debe recordarse que los controles en puertos y aeropuertos y las restricciones en barcos y aviones, en hoteles y en restauración, a un tercio de la capacidad, hacen inviable la operación comercial del turismo masivo.

Parece mentira que haya que recordar que un solo turista infectado puede resucitar violentamente la pandemia en Canarias. Así empezó la tragedia en todo el mundo, desde China, a principios de este año. Con unas pocas personas portadoras del maldito virus. Es increíble que deba insistirse en que la sanidad canaria, el sistema canario de salud, corroído por los recortes y la privatización encubierta de la concertación, se mantiene a duras penas sobre las espaldas de sus profesionales, que han sufrido y están sufriendo una sobrecarga laboral y emocional extraordinaria, abusadora, extenuante. En tales condiciones, no cabe esperarse, ni mucho menos garantizarse, que el sistema pueda atender a otra ola de pacientes con contagio de Covid-19. Pretender retomar la actividad turística, antes de contar con la vacuna y que se aplique universalmente, es una loca temeridad que raya en el asesinato colectivo. Y hacerlo con una mentira, con una promesa insostenible, es una falta de ética mayúscula.

Se hayan puesto de acuerdo o no las instituciones, las patronales y los sindicatos, pensar en reiniciar la operación del turismo es una barbaridad, en lo sanitario y en lo comercial. Hace falta mucho tiempo, dos o tres años, para que ello sea posible. Mucho más que lo que se necesita para poner en marcha o reactivar otras actividades económicas. El turismo, quiéranlo o no, ha muerto, de momento. No es un capricho, no es una bobería. No es una cuestión de ensayo y error. Es vida o muerte, es trabajo e ilusiones. Es la cruda realidad que, cuanto antes sea asumida, antes se podrán tomar las medidas necesarias. Porque, como Canarias tiene que sobrevivir, hay que buscar la vida en otras actividades. 

Los investigadores no dudan de que habrá una segunda ola de contagios de COVID-19. Y manejan fechas tan cercanas como julio o agosto. Y avisan: puede ser peor, porque partimos de un número superior de infectados. Relajarnos puede ser fatal. Por Fernando Goitia en XL SEMANAL

https://www.xlsemanal.com/conocer/salud/20200501/riesgo-segunda-ola-coronavirus-contagios-desescalada-confinamiento.html

Turismo de seguridad sanitaria. El voluntarismo negacionista también puede matar – por Chema Tante en La casa de mi tía 

 

* Lo escribe y lo sostiene Chema Tante

CHEMA TANTE

MANCHETA 21