Buscar
17:11h. viernes, 03 de diciembre de 2021

No es una rivalidad con Estados Unidos; es un rechazo a toda la estructura neoliberal que Estados Unidos ha puesto en marcha

Súper imperialismo: la estrategia económica del imperio estadounidense entrevista con el economista Michael Hudson, Ben Norton y Max Bkumenthal en YOUTUBE

 

FRASE HUDSON

Una larga entrevista a Michael Hudson y su transcripción en texto en el que Federico Aguilera KJlink ha señalado en negrita luna parte que parece especialmente interesante para entender la situación energética de la UE y la propia UE, vasalla de EEUU y jugando a la guerra fría con Rusia. Y concluye "estamos en manos de auténticos criminales..."b Y yo Chema Tante, exhorto a hacer un esfuerzo, porque vale la pena. Después de leer lo que dice Hudson, uno se explica mucho más lo que pasa en este mundo en el que sobran los recursos pero la gente sufre, se enferma y muere de hambre. Tengo que advertir que la transcripción y la traducción son algo macarrónicas, pero no he querido afinar la redacción por el temor a malintertetar un texto de notable importancia

 

Súper imperialismo: la estrategia económica del imperio estadounidense entrevista con el economista Michael Hudson, Ben Norton y Max Blumenthal en YOUTUBE

BEN NORTON Y MAX BLUMENTHAL·19/10/2021

El economista Michael Hudson analiza la actualización de su libro “Súper imperialismo: la estrategia económica del imperio estadounidense” y las motivaciones financieras detrás de la nueva guerra fría de Estados Unidos contra China y Rusia.

 


El economista Michael Hudson ha publicado una nueva tercera edición de su libro  Super Imperialism que actualiza su análisis para el siglo XXI, discutiendo la nueva guerra fría en China y Rusia y la transición en curso de un sistema financiarizado dominado por el dólar de EE.UU. -economía dolarizada ”.

SUPERIMPERIALISM

Max Blumenthal y Ben Norton de Grayzone hablaron con Hudson sobre el libro y cómo la estrategia de hegemonía económica de Estados Unidos ha evolucionado desde la Primera Guerra Mundial.

 


Puede escuchar esta entrevista o descargar una versión de podcast aquí .

Transcripción

BEN NORTON : Hola a todos, este es Moderate Rebels en vivo. Soy Ben Norton. Como siempre, me acompaña mi coanfitrión, Max Blumenthal. Y hoy tenemos de vuelta a uno de nuestros invitados más populares, uno de nuestros invitados favoritos, el profesor Michael Hudson.

Probablemente la gente sepa quién es. Es un economista destacado, un pensador muy singular. Ha escrito varios libros no solo sobre economía, sino también sobre historia y sociedad humana. Es un experto en balanza de pagos, deuda y muchos temas. Y hoy vamos a hablar de una nueva edición de su libro que se acaba de publicar.

De hecho, tuvimos al profesor Hudson hace más de un año para hablar sobre su legendario libro Super Imperialism . De hecho, acaba de publicar una nueva edición. Puede ver aquí, Superimperialismo: la estrategia económica del imperio estadounidense .

Y acaba de publicar la tercera edición. Simplemente salió. Así que queríamos que hablara sobre por qué el profesor Hudson actualizó este libro que publicó en la década de 1970. Esta es ahora la tercera edición.

La segunda edición se publicó en 2002 o 2003, al comienzo de la llamada Guerra contra el Terror. Y creo que es bastante apropiado, profesor Hudson, podemos comenzar con esto: creo que es bastante apropiado que su primera edición de Super Imperialism se publicara después de que Richard Nixon sacara el dólar del oro a principios de la década de 1970.

Y luego se publicó la segunda edición después del 11 de septiembre y el comienzo de la Guerra contra el Terror, que representa una especie de nueva fase del imperialismo. Y finalmente, se acaba de publicar su tercera edición aquí, y su nueva edición abarca la nueva guerra fría.

El capítulo final habla de la creciente competencia económica entre Estados Unidos por un lado y China y Rusia por el otro. Y habla del movimiento hacia una "economía multipolar desdolarizada". Entonces, ¿puede hablar sobre las diferencias en las ediciones y cómo reflejan los cambios en el superimperialismo estadounidense, el sistema que describió en la década de 1970?

MICHAEL HUDSON : Bueno, la primera edición se publicó en septiembre de 1972, 13 meses después de que el presidente Nixon le quitara el dólar al oro. Y todo el mundo estaba preocupado de que, oh, sin oro, ¿cómo vamos a controlar el mundo? ¿Cómo vamos a controlar Europa? Porque estamos perdiendo todo el oro.

Porque todo el déficit de la balanza de pagos en los años cincuenta, sesenta y principios de los setenta provino del gasto militar. Y pensaron que si tuvieras que perder tu reserva de oro, que era la fuente del poder mundial, como resultado del gasto militar, ¿cómo puedes controlar el mundo?

Bueno, lo que escribí fue que había una nueva forma de controlar el mundo y que el oro se había encerrado en el control de Estados Unidos, porque ahora que había obligado a otros bancos centrales a no comprar oro, ¿qué iban a hacer? Todo lo que pudieron hacer fue reciclar los excedentes en dólares que estaban obteniendo en bonos del Tesoro de Estados Unidos. Porque eso es lo que compraron los bancos centrales; comprarían bonos del Tesoro.

Entonces lo que dije fue que todo este déficit proveniente del gasto militar en el exterior lo van a reciclar a los Estados Unidos por los bancos centrales que tienen que reciclar su dinero en dólares, de lo contrario sus monedas van a subir mucho, y eso aumentará. poner precio a sus exportaciones fuera del mercado, y hará que sus economías estén básicamente sobrevaloradas.

Entonces, para mantener bajo el valor, compran valores en dólares estadounidenses, y Estados Unidos no permitiría que algunos lo hicieran las grandes empresas; no les permitiría comprar nada importante, solo bonos del Tesoro de Estados Unidos.

Por tanto, la ironía es que cuanto mayor era el déficit de la balanza de pagos, más dinero se reciclaba para financiar el déficit presupuestario de Estados Unidos, que también era en gran parte militar.

Bueno, pensé que esto iba a ser una advertencia para otros países. Y de hecho, hubo una traducción al español y una traducción al japonés muy rápidas. Pero las principales compras, como hemos hablado hace un año, fueron la CIA y el Departamento de Defensa.

Inmediatamente, Herman Kahn me contrató para el Instituto Hudson y me dio una gran subvención para que le explicara al gobierno cómo estaba funcionando el imperialismo. Y el gobierno de los Estados Unidos usó esto como un libro de cómo hacerlo.

Bueno, se agotó y Pluto Press se ofreció a hacer una nueva adición, pero tenía cientos y cientos de errores tipográficos, y no me gustó el reinicio. E iba a vivir con eso hasta que comencé a trabajar en China, hace 10 o 15 años, y el gobierno chino quería que hiciera una nueva versión para actualizarla como una clave para cómo pueden desdolarizar.

Y desde su punto de vista, quieren ver cómo pueden desacoplarse no solo de Estados Unidos, sino de Occidente. No consideran que haya competencia entre China y Estados Unidos, ciertamente no competencia industrial.

Estados Unidos decidió que se iba a desindustrializar, porque sus corporaciones esencialmente podían contratar mano de obra más barata en el extranjero de la que podrían contratar en Estados Unidos.

Estados Unidos se ha orientado tanto a la deuda y se ha privatizado. Desde la Revolución Reagan, la economía estadounidense fue Thatcherizada, y eso la convirtió en una economía de alto costo.

El costo de la vivienda ha subido mucho. El costo del seguro médico ha aumentado enormemente. La carga de la deuda ha aumentado. Y Estados Unidos ahora se ha descontado del mercado.

Entonces, China y Rusia ven a Estados Unidos como una lección objetiva, como cómo evitar aquí tener la dinámica que ocurrió en Estados Unidos. No tiene nada que ver con el capitalismo contra el socialismo u otros ismos. Tiene que ver con la dinámica básica de la deuda.

Y China se da cuenta de que, de acuerdo, vamos a hacer que nuestra economía sea productiva de la manera que lo hicieron Estados Unidos y Alemania en el siglo XIX. Es una economía mixta. Y como economía mixta, vamos a hacer que el gobierno proporcione los servicios básicos a una tasa subsidiada, en lugar de permitir que se privaticen, para que podamos tener una economía de bajo precio.

Y la utilidad pública más importante para China, como lo fue para Rusia, es mantener la creación de dinero, la banca y el crédito en el dominio público.

Así que en este momento, ha visto los problemas y las noticias sobre la empresa china [Evergrande] metiéndose en problemas. Y en Estados Unidos, si la corporación inmobiliaria más grande como BlackRock se hundiera, eso derribaría a los bancos; derribaría todo. No tiene una onda expansiva en China, porque las deudas se deben al gobierno, y el gobierno simplemente puede amortizar la deuda.

Puede decidir qué hacer para proteger a los compradores de viviendas que invierten dinero en la compra de apartamentos a precios bajos. Puede gravar la renta de la tierra para evitar que la vivienda sea esencialmente financiarizada. Entonces, China está tratando de desfinanciar sus propiedades inmobiliarias, desfinanciarizar su industria.

No es una rivalidad con Estados Unidos; es un rechazo a toda la estructura neoliberal que Estados Unidos ha puesto en marcha.

Y lo que discuto sobre el superimperialismo es cómo se crearon el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional como un medio para imponer una estructura neoliberal y antigubernamental en el mundo para evitar que otros países regulen su industria o regulen su agricultura.

Básicamente, la función del Banco Mundial era hacer que los países del Tercer Mundo, el Sur Global, dependieran de los Estados Unidos para su suministro de alimentos, financiando únicamente la agricultura de exportación, las plantaciones de exportación y no el cultivo de sus propios alimentos.

La función del FMI era utilizar el apalancamiento de la deuda para obligar a otros países a imponer austeridad a sus poblaciones y, en esencia, decir que controlaremos qué gobierno tiene usted, porque si su gobierno hace algo que a los funcionarios de los Estados Unidos no les gusta, nosotros simplemente vamos a asaltar tu moneda, la fuerza de la austeridad sobre ti, y serás expulsado del poder.

Entonces, esencialmente, Estados Unidos, lo que llama las organizaciones internacionales, como si fuera una organización mundial, es en realidad una herramienta muy nacionalista de los Estados Unidos para distorsionar la agricultura, la industria y el desarrollo comercial de otros países, para servir a los intereses y a los intereses estadounidenses. específicamente los intereses financieros estadounidenses.

Y el modo de control, obviamente, ya no es militar; es financiero. Y el superimperialismo se trata de cómo Estados Unidos se diferencia del colonialismo europeo al controlar el mundo financiera y encubiertamente, políticamente, no por la fuerza militar.

Y, sin embargo, todo esto requiere un enorme subsidio de los países extranjeros que ahora se están desvinculando del dólar y ya no le dan a Estados Unidos el viaje gratis que ha estado obteniendo desde 1971, cuando todos los gobiernos podían hacer con sus superávits de balanza de pagos. comprar bonos del Tesoro.

Ahora están comprando oro. Están comprando las monedas de los demás. Están haciendo de todo menos tener dólares. Y ese es el gran cambio en el mundo.

Entonces, cuando los chinos me pidieron que reescribiera este libro para su audiencia, y paso mucho tiempo con China, pensé, bueno, voy a arreglar el superimperialismo ; Lo voy a reeditar; Voy a incluir algunos episodios que no incluí antes; y voy a mostrar cómo el marco de las relaciones internacionales se ha transformado de una manera que no se discute en la prensa.

BEN NORTON : Profesor Hudson, dijo algo allí que, no necesariamente para rechazar, sino para complementar su análisis, dijo que ya no se trata de dominación militar, sino financiera. Yo diría que son ambos, y que son dos caras de una misma moneda que se refuerzan mutuamente.

Uno de los puntos que destaca a lo largo del libro es que el ejército estadounidense ocupa muchas partes del mundo, incluido Japón desde 1945, Corea desde la década de 1950, principios de la de 1950; hay tropas en Alemania y muchos otros países.

Así que la presencia militar estadounidense claramente en Afganistán y Siria en este momento e Irak, sigue siendo una gran parte de ella, pero como complemento, señala en su libro, es que esas ocupaciones militares estadounidenses son esencialmente pagadas por el país que está siendo ocupada por el ejército estadounidense.

¿Puedes explicar cómo funciona eso? Y cómo ese esquema - sigues llamándolo en tu libro, una y otra vez, un almuerzo gratis, que Estados Unidos tiene un almuerzo gratis; ha logrado un esquema económico que ningún otro país pudo lograr. ¿Puedes explicar cómo eso todavía funciona hoy?

MICHAEL HUDSON : Bueno, no es que el país que aloja a las tropas esté pagando; son los países con superávit de pago en general. Es Arabia Saudita; es Alemania; son los países prósperos los que están pagando.

Esto es lo que sucede. Y esto es lo que sucedió durante la Guerra de Vietnam. Y esto es lo que no estaba en los Documentos de Vietnam que pidió McNamara.

Cuando Estados Unidos gastó dinero en Vietnam, o cuando lo gasta ahora en el Cercano Oriente o en las 800 bases militares que tiene, estos dólares van a la economía nacional. Y cuando estás en Japón y Corea, ¿qué haces? Usted convierte estos dólares, realiza una exportación, obtiene el gasto, lo entrega en moneda nacional a su banco central.

El banco central ahora termina con estos dólares que se desprenden del gasto militar estadounidense. ¿Y qué va a hacer el banco central con los dólares? Bueno, bancos centrales: Estados Unidos ya le dijo a Japón en la década de 1970, cuando Japón básicamente financiaba, el 22 por ciento de todo el déficit presupuestario de Estados Unidos fue financiado por Japón en 1986.

Y Estados Unidos dijo, mira, no te vamos a permitir comprar ninguna empresa importante. Vamos a permitir que otros antiguos vendedores de whisky, la gente de Seagram, compren DuPont, pero no te dejaremos comprar DuPont, porque eres japonés.

No te vamos a dejar comprar una empresa. Puedes comprar el Rockefeller Center y perder mil millones de dólares en él. Puedes comprar un campo de golf en Pebble Beach. Pero en realidad, tendrá que tomar el dinero que obtiene en Japón para las exportaciones estadounidenses y tendrá que invertirlo en letras del Tesoro. De lo contrario, le impondremos aranceles punitivos y haremos algo que no le guste.

Porque recuerden, ustedes japoneses, son los yakuza, son los delincuentes que pusimos en el poder para luchar contra los socialistas para asegurarnos de que Japón no se volviera socialista. Ustedes son las pandillas. Vas a hacer lo que te decimos.

Y Japón hizo exactamente lo que Estados Unidos les dijo que hicieran, recicló sus ganancias de exportación de automóviles y sus exportaciones electrónicas para ayudar a financiar el déficit de la balanza de pagos de Estados Unidos y el déficit presupuestario de Estados Unidos simultáneamente.

Entonces fueron Japón, Alemania, Francia, otros países los que terminaron con todos estos dólares que se gastan en el exterior.

Por ejemplo, el dinero que Estados Unidos gastó en Vietnam, porque antes era la Indochina francesa, todo el dinero se envió a los bancos franceses. Y el general De Gaulle entregaba los dólares que el ejército tiraba en Vietnam para comprar oro todos los meses, para su vergüenza. Alemania hizo lo mismo con estos dólares.

Entonces, básicamente, Estados Unidos quiere la capacidad de decir que tenemos un poder, podemos arruinar su economía. Si no lo hace, decimos, podemos hacer que se parezca a Libia, podemos hacer que se parezca a Irak y podemos destrozarlo. Podemos hacer que te guste Afganistán.

Tenemos un poder. No tenemos poder económico. No tenemos productividad. No tenemos poder competitivo. Pero podemos destruirte, y estamos dispuestos a destruirte, porque de lo contrario nos hundiremos.

Y no nos sentiremos seguros a menos que tengamos el poder de destruirte y evitar que tengas el poder de defenderte y protegerte.

Entonces, solo puede hacer esto si puede controlar el sistema financiero que recicla todo este gasto militar en el extranjero en los Estados Unidos; de lo contrario, Estados Unidos tendría que imprimir el dinero o gravar a sus corporaciones y personas, lo que lo haría aún más costoso. .

De modo que Estados Unidos esencialmente se ha arrinconado como resultado de su gasto militar. Ha perdido su ventaja industrial. Ha perdido su competitividad internacional. Y lo único que le queda por hacer es el poder de destruir, si otros países no entregan esencialmente sus economías al control de los EE. UU., Pretendiendo ser objetivos y no nacionalistas al decir, no los estamos controlando, el Banco Mundial lo está controlando, el FMI lo está controlando, las organizaciones internacionales lo están controlando.

Pero es un doble rasero. Y mi libro muestra cómo este doble rasero ha pervertido a estas organizaciones aparentemente internacionales en brazos nacionalistas, básicamente, del Departamento de Defensa y del Departamento de Estado.

Max Blumenthal : Profesor Hudson, que escribir en el Super Imperialismo sobre cómo Estados Unidos, que sale de la Segunda Guerra Mundial, se enfrentaba a un problema de balanza de pagos. Tenía superávit y logró resolver este problema a través de una guerra fría, en la que pasó a un gasto deficitario con el fin de promover los mercados de exportación externos y la estabilidad de la moneda mundial.

Me pregunto si puede exponer eso y tal vez llevarnos a la nueva guerra fría y la justificación económica de un Estados Unidos muy diferente, posiblemente un imperio en declive que ha agitado una nueva guerra fría.

MICHAEL HUDSON : Bueno, en 1944 y 1945, era evidente que la guerra iba a terminar y Estados Unidos había ganado el poder desde la Primera Guerra Mundial, esencialmente manteniéndose al margen de la guerra y construyendo su propia industria.

De modo que Estados Unidos esencialmente estructuró el mundo de la posguerra para aumentar su poder económico. Y de hecho, de 1945 a 1951, Estados Unidos aumentó su saldo, su oferta de oro, a tres cuartas partes del oro mundial, oro monetario, todo en Estados Unidos.

Bueno, esto fue un problema para los EE. UU., Porque Europa y otros países dijeron, bueno, espere un minuto, hemos estado en el patrón oro ahora durante un siglo, pero no nos empobrecerá si puede tener todo. el oro, pero vamos a ir en un estándar diferente.

De esto se trató la discusión entre John Maynard Keynes y el Tesoro estadounidense al final de la Segunda Guerra Mundial. Europa dijo que si vas a tener todo el oro y controlar el dinero, no vamos a operar sin dinero, simplemente vamos a dejar el oro. Así es como desdolarizamos, saliendo del oro, y el dólar era tan bueno como el oro.

Entonces, Estados Unidos decidió ir a la guerra en Corea, y la Guerra de Corea, desde 1950 hasta 1951 en adelante, cada año, el déficit de la balanza de pagos empeoraba cada vez más, y todo el déficit de la balanza de pagos se reducía. militar.

Entonces, el gasto militar estadounidense fue bienvenido por otros países porque dijeron, oh, ahora no tenemos que crear un nuevo sistema monetario y hacerlo solos. Ahora todavía podemos ganar suficientes dólares para financiar nuestro propio crecimiento económico. Y estaban dispuestos a permanecer en la órbita económica estadounidense.

BEN NORTON : Profesor Hudson, lamento interrumpirlo muy rápido, pero solo quiero subrayar un punto que hace en su libro y que creo que es crucial para comprender esta transición de la que está hablando.

Usted dice en el libro que, antes de la Segunda Guerra Mundial, e inmediatamente después de la Segunda Guerra Mundial, alrededor de ese período de tiempo, desde la década de 1920 hasta la de 1940, Estados Unidos era un acreedor global.

Pero luego, lo que dice es que después de la Guerra de Corea, cuando la Guerra Fría comenzó a calentarse, y los EE. UU. Comenzaron a librar estas guerras por poderes contra la Unión Soviética y China y otras fuerzas socialistas y comunistas, en Corea, Vietnam y otras partes. del sudeste asiático, su argumento es que a partir de los años 50, Estados Unidos pasó de ser el acreedor global a ser el deudor global, por lo que se produjo un cambio importante.

MICHAEL HUDSON : Sí. La diferencia es que la deuda estadounidense con países extranjeros es una deuda que nunca espera pagar, porque ¿cómo se va a pagar? El gobierno de Estados Unidos tiene la deuda con otros gobiernos.

BEN NORTON : En forma de tesorería, bonos del Tesoro.

MICHAEL HUDSON : Bonos del Tesoro. Si, exacto. Y esta deuda se crea básicamente por gasto militar. Entonces Estados Unidos ha podido controlar otros países emitiendo su dinero.

La deuda que tiene Estados Unidos es el dinero de otros países. Las reservas del banco central que mantienen en dólares en bonos del Tesoro se cuentan como sus reservas monetarias para su propia economía.

Así que, al igual que los dólares estadounidenses que tiene en su bolsillo son técnicamente una deuda del Tesoro de los EE. UU., Estos billetes de un dólar o billetes de cinco dólares o billetes de 50 dólares, nadie espera que se paguen, porque si se devolvieran, no lo serían. Más dinero.

BEN NORTON : Y nadie puede obligar a Estados Unidos a pagarles debido al ejército estadounidense. Entonces, al final del día, la razón por la que Estados Unidos puede tener este estado de deudor global es porque nadie puede invadirlo.

MICHAEL HUDSON : Ese era el caso hasta hace poco. Bueno, ya sabes, es cierto que Estados Unidos no puede pagar su deuda porque no tiene suficiente oro para pagar. Y no va a pagar de la forma en que América Latina u otros países pagan, vendiendo su industria.

No va a pagar su deuda externa diciendo, ok, ¿por qué no te llevas ese Amazon? ¿Por qué no toma General Motors? ¿Por qué no tomas Boeing? Sabes, pagaremos dándote la industria tal como hicimos que los países nos brinden tu industria cuando estás endeudado.

Estados Unidos simplemente no va a hacer eso. Pero otros países no tienen que pedir que se les reembolse el dinero. Pueden decir, está bien, no vamos a retener dólares. Entonces, China ha decidido que queremos minimizar nuestras tenencias de dólares, excepto lo que necesitamos para negociar en los mercados de divisas para mantener estable el tipo de cambio.

Rusia evita los dólares. Irán es los valores que evitan. Obviamente, Venezuela está evitando los dólares, porque cualquier cosa que tenga Venezuela, Estados Unidos puede simplemente tomar sus cuentas.

Por eso, otros países tienen miedo de tener su oro en Estados Unidos. Incluso Alemania ha dicho que nos devuelvan el oro que tenemos depositado en la Reserva Federal. Ya no confiamos en ti. Danos nuestro oro.

Todo el mundo está tirando el dólar y nadie quiere que le paguen. El dólar ahora es como una papa caliente, y nadie quiere retenerlo, excepto las dóciles economías satélites de los Estados Unidos que no quieren molestar a los Estados Unidos por el poder, el poder de soborno, si nada más, que Estados Unidos tiene sobre Políticos europeos, políticos asiáticos, todo el apoyo manifiesto que Estados Unidos puede ejercer.

Pero otras economías simplemente se están deshaciendo del dólar. Y así, todos estos dólares se están convirtiendo en moneda fuerte, las monedas de cada uno, el oro, la industria de cada uno, los medios de producción económicos reales.

Y ahora estamos terminando todo el sistema de almuerzo gratis de emitir dólares que no serán reembolsados.

Es como si estuvieras yendo a la tienda y les das un pagaré y luego te preguntan, bueno, ya sabes, te pasaste una factura el mes pasado y nos debes 50 dólares. Tenemos tu pagaré.

Y dice, bueno, le da este pagaré a sus proveedores de productos lácteos, o sus proveedores de verduras, solo úselo como dinero, lo pagaremos algún día. Y de alguna manera tu pagaré por el que obtuviste algo simplemente se usa como dinero de otras personas.

Bueno, eso es lo que hace Estados Unidos a escala global.

BEN NORTON : Profesor Hudson, otro punto que usted abordó recientemente, hace unos minutos, también en su libro que llama imperialismo alimentario, es el papel del Fondo Monetario Internacional, el FMI y el Banco Mundial en tratar de hacer que otros países dependiente de las exportaciones de alimentos de Estados Unidos.

En el nuevo capítulo, en su libro actualizado de Superimperialismo , se refiere a esto como "el imperialismo alimentario estadounidense frente a un nuevo orden económico internacional". Entonces, ¿puede explicar su argumento?

MICHAEL HUDSON : Bueno, idealmente se suponía que el Banco Mundial otorgaría préstamos a otros países para ganar dólares. En otras palabras, para poder comprar productos de exportación estadounidenses. Pero el elemento más central de la diplomacia estadounidense durante los últimos 80 años ha sido promover las exportaciones agrícolas estadounidenses.

Entonces, el Banco Mundial no hizo ningún préstamo a Chile, Venezuela o América Latina para aumentar su propio suministro de alimentos. Tienes que comprar tu grano y tu comida básica en los Estados Unidos.

Queremos desarrollar tu agricultura, pero solo desarrollaremos cultivos de exportación porque eres un país tropical que se puede exportar, que no podemos cultivar en Estados Unidos, aceite de palma o lo que sea, café, banano.

Vamos a promover los cultivos de plantación, no el suministro de alimentos, para que los países se vuelvan cada vez más dependientes de los Estados Unidos para la alimentación. Y eso significa que Estados Unidos puede hacer con otros países lo que intentó hacer con China después de la revolución de Mao.

Puede decir, bueno, tuviste una revolución, no nos gusta. Te vamos a imponer sanciones y no te vamos a exportar más alimentos. Ahora, puede morir de hambre si no rechaza la revolución de Mao y agradece a Chiang Kai-shek.

Bueno, Canadá rompió eso. Canadá dijo, bueno, si Estados Unidos no le vende el grano, le vamos a vender el grano. Así que eso lo rompió.

Otros países ahora se están dando cuenta de que para ser independientes y evitar que los Estados Unidos de América de la amenaza de “Su dinero o su vida”, todos están cultivando su propia comida. Todos son independientes.

Estados Unidos hace dos años, hace más de dos años, pensó que realmente iba a dañar a Rusia al imponer sanciones a las exportaciones agrícolas a Rusia, y dijo, vaya, ahora vas a sufrir.

Entonces, de repente, los países bálticos no pudieron exportar queso u otras cosas a Rusia. Lo que hizo Rusia fue decir que esto es lo más maravilloso que ha sucedido. Ahora podemos desarrollar nuestra propia agricultura.

Rusia ahora está produciendo su propio queso, que solía obtener de Lituania. Rusia es ahora el mayor exportador agrícola del mundo y desplazó a Estados Unidos.

Así que el resultado de que Estados Unidos intentara dañar a Rusia y convertirla en dependiente ha obligado a Rusia a independizarse en materia de alimentos e inmunizarse de la amenaza alimentaria estadounidense.

Todavía tiene la amenaza alimentaria sobre América Latina. Y es por eso que cuando Hillary se fue a Honduras y el presidente hondureño [Manuel Zelaya] quiso desarrollar la agricultura hondureña, inmediatamente Hillary dio un golpe de estado, hizo que el ejército tomara el poder en un golpe de estado y estableciera una dictadura que prometía la Estados Unidos no para cultivar sus propios alimentos, sino para seguir dependiendo de los Estados Unidos.

Para que Estados Unidos pudiera sentirse seguro, seguro de que podría matar de hambre a Honduras si Honduras no hacía lo que quería y dependía de los Estados Unidos para alimentarse.

Ese es el tipo de estrangulamiento de alimentos que Estados Unidos ha buscado en todos los países. Y ha utilizado al Banco Mundial, al FMI y al sistema bancario internacional para imponer sanciones, y solo para otorgar préstamos para industrias y agricultura y sectores que no compiten con Estados Unidos, pero que en realidad terminan sirviendo a la economía estadounidense como insumos.

Entonces, otros países se convierten en satélites económicos y comerciales de Estados Unidos. Ese es el objetivo del control estadounidense del Banco Mundial, el FMI.

Y es por eso que Estados Unidos no se unirá a ninguna organización en la que no tenga poder de veto. Insiste en poder vetar cualquier política de otros países que actúen en sus propios intereses independientemente de Estados Unidos, o de formas que no permitan que Estados Unidos sea el principal beneficiario del crecimiento de países extranjeros.

MAX BLUMENTHAL : Eso es lo que llamamos el "orden basado en reglas".

MICHAEL HUDSON : Correcto. Eso es exactamente correcto.

MAX BLUMENTHAL : Creamos las reglas y ordenamos a todos. Regla de la mafia.

E irónicamente, después de la especie de golpe instrumentalizado de Hillary en Honduras, su esposo, o justo antes de que Hillary ingresara al Departamento de Estado, su esposo se había disculpado por destruir la economía alimentaria indígena de Haití, básicamente su capacidad para producir arroz, para que pudieran importar arroz de su país. estado natal de Arkansas.

Así que sí, hay una cierta ironía ahí. También vimos, en los cables de WikiLeaks, Hillary ir a Haití y exigir que cancelen un aumento salarial masivo de los trabajadores de las maquiladoras de algo así como 37 centavos la hora a 45 centavos la hora, lo cual es consistente.

También hemos visto el lanzamiento de Meng Wanzhou, supongo que es la directora financiera o directora de operaciones de Huawei, una empresa de tecnología china. Y creo que esto es relevante para la conversación aquí.

Una faceta clave de la competencia de las grandes potencias de Estados Unidos con China gira en torno a la tecnología. Y escribe cómo, describe cómo en el período de la posguerra, Estados Unidos buscó fomentar la dependencia no solo con los alimentos, sino también con los artículos militares y específicamente la tecnología.

Y ahora tenemos una situación en la que China está superando a EE. UU. En 5G y exige que el Reino Unido prohíba el 5G.

Entonces, ¿Qué esta pasando aquí? ¿Cómo le irá a Estados Unidos en un mundo en el que ya no puede fomentar la dependencia de su propia tecnología? ¿Y qué hará para remediar la situación?

MICHAEL HUDSON : Bueno, cuando dice tecnología, lo que realmente quiere decir económicamente es renta económica, renta monopolística. Y Estados Unidos no puede competir sobre la base del costo de la industria. No puede competir en una industria con fines de lucro porque no hay ganancias.

No puede obtener ganancias si sus costos laborales, su economía, sus costos de transporte y sus costos de salud son tan altos. Pero puedes hacer un monopolio de las rentas.

Y la función de la tecnología para Estados Unidos es obligar a otros países a pagar todo lo que puedan cobrar las grandes empresas de tecnología de la información y alta tecnología.

Entonces, el sector de la tecnología es realmente un sector monopolista y quiere mantenerlo monopolizado. El problema es que ningún país durante los últimos 5000 años ha podido mantener un monopolio.

Recuerda que quizás hace 3000 años, hace 2000 años, China tenía el monopolio de la seda. Y luego Marco Polo y los sacerdotes católicos trajeron gusanos de seda a Italia y comenzaron la seda italiana. Supongo que eso fue hace 1000 años.

Por lo tanto, puede intentar obtener un monopolio temporal de la tecnología, como Google o Apple, pero en última instancia, no puede evitar que otros países lo hagan. Por tanto, Estados Unidos, en esencia, no ha hecho mucha innovación.

Tomemos a IBM como ejemplo. IBM fue realmente la primera empresa de alta tecnología que se convirtió en monopolio, pero no era muy imaginativa. Las compañías de seguros tuvieron que decirle que comenzara a fabricar computadoras a fines de los años 30 y que lo desarrollara.

En la década de 1960, IBM estaba usando alrededor de $ 10 millones al año para recomprar sus propias acciones. Y Google y Amazon están gastando cientos de miles de millones de dólares cada año para recomprar sus propias acciones, no para invertir en nueva tecnología, en investigación y desarrollo, en el desarrollo de nueva tecnología y tecnología 5G, y la otra tecnología que China está desarrollando.

Pero cuando China es una economía mixta, el sector público y el privado juntos, cuando está tratando de desarrollar los sectores de tecnología que son la imagen especular de Google y otras cosas, como TikTok reemplazando a Facebook, lo están haciendo mucho mejor porque 'no está tratando de obtener ganancias de capital en acciones.

El propósito de la tecnología, para China, no es aumentar el precio de las acciones de las empresas que la fabrican. Están tratando de reducir el costo de producción y desarrollar nuevas tecnologías para desarrollar mejor su tecnología.

Entonces, obviamente, China está tomando la delantera. Estados Unidos ha tomado una decisión política: no necesitamos una pista; todo lo que tenemos que hacer es establecer una renta monopolística. Y dejemos que China se adelante a nosotros. Que sea más eficiente. Que sea de menor costo. Que sea más moderno.

Mientras tengamos suficientes satélites en Europa y América Latina, y en Asia, para prometer solo comprar bienes estadounidenses, ellos comprarán tecnología estadounidense 3G o 4G de alto costo y menos eficiente, y dejarán que China y su Belt and Road Los países de la iniciativa desarrollan 5G.

Entonces realmente estamos teniendo una divergencia tecnológica en el mundo. Estados Unidos, que vive en el corto plazo, quiere obtener ganancias muy rápidas, rápidas y de alto precio para Facebook, Google y los demás, mientras que China intenta mirar a largo plazo y desarrollar una economía tecnológica real que cree una nueva área de operaciones y divisas distintas del dólar, que será independiente de las amenazas estadounidenses.

Y Estados Unidos en 10 años puede decirle a China, bueno, ya no te vamos a permitir usar Facebook o Google. China puede decir que está bien. Tenemos nuestros propios sistemas. Funcionan mucho mejor. Seguiremos nuestro propio camino.

BEN NORTON : Profesor Hudson, hay otra parte realmente interesante de su libro Super Imperialismo , bueno, habla de esto en todo momento, pero específicamente uno de los argumentos que presenta es que uno de los principales competidores económicos de EE. UU. Después de la Primera Guerra Mundial, bueno, durante y después de la Primera Guerra Mundial, y luego conduciendo a la Segunda Guerra Mundial, conduciendo al fin del Imperio Británico, estaba Inglaterra, era Gran Bretaña, la economía británica.

¿Puede hablar acerca de cómo esencialmente Estados Unidos ayudó a colapsar el Área Sterling? Y para las personas que no lo saben, explique qué es el Área de Sterling, cómo Estados Unidos ayudó a colapsar eso.

Y también, el punto que señala en el libro en el último capítulo, es cómo Estados Unidos hizo algo similar a otro supuesto aliado, Japón, cómo en la década de 1980, Estados Unidos básicamente libró una especie de guerra económica contra los japoneses. economía, que la paralizó permanentemente.

Japón había sido una de las economías más grandes del mundo y nunca se ha recuperado realmente de eso. Entonces, ¿puede hablar de cómo Estados Unidos ha librado una guerra económica no solo contra sus adversarios, sino incluso contra supuestos aliados como Gran Bretaña y Japón?

MICHAEL HUDSON : El enemigo número uno de Estados Unidos siempre ha sido su amigo más cercano, su rival más cercano. Luchó contra Inglaterra y luego contra Francia.

Y estaban obteniendo un almuerzo gratis a través del Área de Sterling y el Área del Franco de la siguiente manera: las colonias de Inglaterra tenían que hacer sus operaciones bancarias en Inglaterra. Tuvieron que guardar los ahorros en Inglaterra. El gobierno tuvo que mantener todos sus ingresos en Inglaterra.

Entonces, cuando estalló la Primera Guerra Mundial, Inglaterra simplemente le dijo al gobierno que nos regalara todo su dinero. Hambruna masiva en India, hambruna masiva, porque Inglaterra acaba de quedarse con el dinero que la India tenía en libras esterlinas.

Bueno, durante la Segunda Guerra Mundial, no hubo mucho comercio internacional, por lo que los productores de materias primas (India, Argentina y otros países) habían mantenido estrechas conexiones con Inglaterra. Y no había muchos bienes de consumo para comprar. Los países tenían que ser autosuficientes.

Pero India, Argentina y los países del área de la libra esterlina tuvieron que mantener todo su dinero en libras esterlinas.

Estados Unidos insistió en que, en primer lugar, se permitiera gastar los saldos en libras esterlinas que tenían India y otros países fuera de la libra esterlina. No se puede atar los saldos en libras esterlinas para decir que hay que gastarlos en Inglaterra.

Y eso era lo que antes eran los saldos en libras esterlinas. Inglaterra dice, está bien, tienes muchos ahorros aquí en Inglaterra en libras esterlinas; tienes que gastar ese dinero en productos británicos y empresas británicas. Tienes que mantenerte dentro de la economía inglesa.

Los estadounidenses no solo dijeron, en primer lugar, que ningún país puede limitar sus gastos para decir que tienes que mantener el dinero en tu antigua potencia colonial.

Pero insistió como condición para prestar a Inglaterra el Préstamo Británico: en 1944, Inglaterra estaba desesperada por el último año de la guerra. Necesitaba comida. Necesitaba suministros. Necesitaba industria.

Y Estados Unidos dijo, le vamos a hacer un préstamo, llamado Préstamo Británico, pero como resultado, tendrá que mantener su propia libra esterlina a cinco dólares la libra esterlina. Vas a tener que mantenerlo a un precio alto.

No vas a poder devaluarlo para competir con nosotros. E Inglaterra, como resultado, desde 1945 hasta aproximadamente 1950, tuvo que tomar esta enorme libra esterlina sobrevaluada, de modo que no había forma de que las empresas inglesas pudieran competir con las empresas estadounidenses.

Y Estados Unidos pudo vender a precios inferiores a Inglaterra y apoderarse del mercado indio, el mercado argentino, el mercado de casi todos los países que habían estado dentro del Área de la libra esterlina, y venderlo a precios inferiores.

De modo que Estados Unidos esencialmente había ganado el control de la política financiera interna de Gran Bretaña al insistir en que esta política se estableciera en Washington, no en Londres.

Entonces le pidió a Inglaterra que se suicidara económicamente, e Inglaterra dijo, bueno, no tenemos otra opción, de lo contrario nos moriremos de hambre. Y se unió a Estados Unidos, con la esperanza de que Estados Unidos lo protegiera.

Y en la nueva edición de Super Imperialismo, cito los debates que ocurrieron en la Cámara de los Lores, cuando la Cámara de los Lores vio exactamente lo que iba a suceder.

Dijeron, espera un minuto, Estados Unidos nos está tratando como si fuéramos Alemania; nos trató como si fuéramos el partido derrotado en la Segunda Guerra Mundial. ¿Realmente vamos a estar de acuerdo con esto?

Y vieron lo que estaba sucediendo, y dijeron, bueno, realmente no tenemos otra opción. Nos rendimos; dejaremos que nuestra política sea dirigida por Estados Unidos.

Lo mismo en Japón. En 1985, cuando hubo el famoso Plaza Accord, Reagonomics estuvo a todo trapo. Y el secretario de Estado James Baker dijo, ¿qué es Reaganomics? Significa que queremos tasas de interés bajas; queremos recortar los impuestos a los ricos, y aunque vamos a recortar los impuestos, vamos a tener un enorme déficit presupuestario.

Alguien tendrá que financiar esto. Y en el pasado, los países que tenían un déficit presupuestario, en los que Reagan y Bush cuadriplicaron la deuda externa de Estados Unidos de 1981 a 1992, ¿quién va a comprar esta deuda? Porque si hacemos que los estadounidenses compren esta deuda, tendremos que pagar altos intereses.

Entonces le dijo a Japón, queremos que acepte comprar una gran parte de nuestra deuda externa. Inglaterra y Europa dijeron, ok, vamos a seguir adelante y también vamos a comprar una gran parte.

Entonces, esencialmente, Estados Unidos obligó a Japón no solo a comprar la deuda, sino a revaluar su moneda. Y su moneda pasó de 240 yenes por dólar a 200 yenes, lo que significa que un dólar solo compraría 200 yenes. Y luego, finalmente, Estados Unidos solo compraría 100 yenes.

Y, de repente, los precios de los automóviles, los precios de los productos electrónicos en Japón, los precios de exportación se duplicaron; perdió el mercado. Y esencialmente se rompió.

Y eso fue lo que se llamó la economía de la burbuja. La economía de Reagan era una economía de burbuja en Estados Unidos, pero Japón, Inglaterra y Europa sintieron o absorbieron la burbuja.

Ese fue el genio de la Reaganomía, hacer que otros países soporten los costos de los recortes de impuestos estadounidenses.

BEN NORTON : Profesor Hudson, este es un artículo que tengo aquí en The Wall Street Journal en 2018, titulado "La vieja guerra comercial de Estados Unidos con Japón se cierne sobre la disputa de hoy con China".

¿Crees que hay paralelismos? Quiero decir, claramente Japón ha sido un aliado clave de Estados Unidos desde la Segunda Guerra Mundial, mientras que China se ha convertido en un serio adversario. Entonces, la relación política entre Estados Unidos y Japón y Estados Unidos y China es muy diferente.

Pero, ¿ve paralelismos entre la política estadounidense, económicamente, hacia Japón en los años 80 y ahora con China?

MICHAEL HUDSON : Recientemente hubo mucha discusión en China sobre el Acuerdo Plaza y el Acuerdo del Louvre. No hay paralelo en absoluto.

Están viendo esto como una lección práctica. Dicen que vimos lo que Estados Unidos le hizo a Japón. No vamos a dejar que Estados Unidos nos lo haga.

No vamos a inflar nuestra economía y crear una burbuja aquí solo para que estemos tan inflados como lo está la economía de Estados Unidos. Vamos a bajar nuestros precios. No vamos a tener un boom financiero y un boom inmobiliario. Vamos a hacer todo lo contrario.

En lugar de permitir que los bancos se enriquezcan con préstamos inmobiliarios, como Evergrande, vamos a dejar que Evergrande se hunda. Vamos a dejar que los bonistas de Evergrande se hundan. Vamos a dejar que los accionistas de Evergrande se hundan.

Y vamos a crear un sistema tributario básico y un sistema de apoyo público para minimizar el costo de la vivienda.

De modo que, mientras la clase media y los partidos políticos estadounidenses piensan que se están enriqueciendo, a medida que suben los precios de las viviendas, los chinos piensan que se van a enriquecer a medida que bajan los precios de las viviendas y que pueden pagar más y más. más viviendas a un precio cada vez más bajo, mientras sus salarios suben.

Entonces no hay rivalidad en absoluto allí. Miran a Estados Unidos y deciden que queremos ir en una dirección diferente. Estamos viendo lo que está sucediendo con Japón y nunca vamos a ser así.

Y también hay japoneses: todas las empresas en Japón, como me dijeron cuando visité Nippon Steel hace años, los jefes de las empresas son muy favorables a los EE. UU. Y tienen que trabajar con los importadores y las corporaciones de los Estados Unidos para tener éxito. .

Pero la persona número dos u otra persona será la opción número dos, y la opción número dos es que podemos hacer una función de paso, de repente podemos cambiar. ¿Queremos reorientar nuestra economía hacia China en lugar de hacia Estados Unidos?

Ésta es la pesadilla de Estados Unidos. ¿Qué pasa si Japón, Corea y otros países deciden unirse a China en lugar de a Estados Unidos?

Y ahora que Estados Unidos está presionando a Japón y otros países asiáticos para respaldar aún más su gasto militar y su déficit comercial, estos países están diciendo, ¿qué sacamos de la relación con Estados Unidos?

¿No sería mejor si pudiéramos llegar a un acuerdo con China para decir, de acuerdo, sobre el Mar de China Meridional, vamos a hacer un mapa que todos podamos compartir en las reservas de gas y petróleo del Mar de China Meridional? Tendremos paz, y eso incluye a Taiwán.

La mayoría de los funcionarios taiwaneses, incluidos los funcionarios del banco central con los que solía reunirme, todos dicen, ya sabes, en última instancia queremos, planeamos reunirnos con China. Intentaremos adoptar la mayor posición comercial posible en China continental.

Pero, en última instancia, la economía se fusionará nuevamente. Es solo una cuestión de cuándo podemos obtener un mejor trato de China que el que obtenemos en Estados Unidos.

Y como Estados Unidos se encuentra en un estado de rápida contracción de su economía en este momento, de repente otros países están diciendo que muy rápido, bueno, reconsideremos nuestra posición y tal vez lo hagamos mejor si no sigamos la política neoliberal. plan de los Estados Unidos.

Tengamos una economía mixta donde el gobierno, la industria y los trabajadores trabajen juntos para desarrollar la economía en lugar de una economía polarizada, financiarizada, Reagan y Thatcherizada que está teniendo en los Estados Unidos e Inglaterra.

MAX BLUMENTHAL : Sí, tal vez pueda abordar la economía de EE. UU. En este momento, que se encuentra en un estado de catástrofe, pero que en realidad podría ser una especie de demolición controlada, si considera las discusiones que comenzaron antes de la pandemia, a fines de 2019.

BlackRock estaba pidiendo una impresión masiva de dinero de la Fed. Y han estado dopando la economía desde entonces, para evitar la inflación. Pero ahora el peor problema de Biden, el mayor problema que enfrenta Biden ahora, es la inflación, los altos precios de los alimentos; los precios del gas están subiendo.

El Reino Unido también está registrando precios récord de la gasolina. Y las cadenas de suministro globales son lo que llamaríamos verkakte.

Y no sé si quiere abordar eso, pero la economía de los EE. UU. Solo está viendo cantidades masivas y masivas de trabajadores sin poder financiero, una clase media con movilidad descendente, impresión interminable de dinero y más riqueza para esto, quiero decir , ni siquiera es el 1 por ciento; es como el 0,1 por ciento, y está empezando a afectar a Biden a través de la inflación.

MICHAEL HUDSON : Bueno, eso está sucediendo, pero no de la forma que describiste. La Reserva Federal apenas ha gastado dinero en la economía.

MAX BLUMENTHAL : Bueno en el sector bancario.

MICHAEL HUDSON : Está imprimiendo billones y billones de dólares, más dinero, más crédito esencial que nunca, pero todo este crédito se ha destinado al mercado de valores, al mercado de bonos y al mercado de préstamos empaquetados.

Todo se ha ido por los activos que posee el 1 por ciento de la economía. Ha financiado la inflación de los precios de los activos, no la inflación interna. La inflación interna es algo que no proviene de un aumento en la oferta monetaria, sino de la escasez de oferta.

Y esto es resultado de la filosofía de gestión neoliberal que tienen las corporaciones. Con el fin de aumentar sus ganancias declaradas, han reducido los costos donde ha podido. Y una forma que encontraron de reducir costos es minimizar los inventarios.

Hace 80 años, cada empresa tenía suficiente inventario disponible para que si hubiera una interrupción en sus importaciones, en sus materias primas, en los suministros que necesita, tenga suficiente para sobrevivir.

Pero los gerentes corporativos dijeron que tengamos algo llamado inventario justo a tiempo. Es decir, si necesitamos una pieza, no estamos tratando de pedirla con seis meses de anticipación y guardarla en un almacén; lo pagaremos ese día y lo pediremos.

Y todas las empresas juntas en Estados Unidos pensaron, la economía se va a encoger, no necesitamos inventarios, porque todos van a ser pobres. Pensaron que iban a ser pobres, porque estaban empobreciendo la economía, por las prácticas depredadoras que estaban siguiendo.

Se estaban enriqueciendo al empobrecer la economía. Pensaban que la economía no podía comprar lo que producían, por lo que no necesitaban inventarios. Bueno, de repente, se acabaron; agotaron todos los inventarios.

Y hubo pedidos enormes, enormes, en China, en Asia, en Japón, en Corea, para exportaciones de productos electrónicos, chips, para todo lo demás.

Y ahora ve, el precio del envío se ha multiplicado por diez. Cuesta diez veces más enviar un contenedor desde China a Nueva York hoy que hace un año.

Entonces, lo que está sucediendo es una escasez de la administración neoliberal, realmente socialmente incompetente, de las corporaciones estadounidenses.

Otras empresas del resto del mundo lo han intentado, mantienen inventarios; no tienen este problema. Esto es único, pero Estados Unidos no lo es. No es que la gente sea más rica y tenga mucho más dinero; es que hay escasez.

En el caso de la vivienda, que ha subido, es el aumento más rápido, más del 10 por ciento en el último año, eso se debe esencialmente a que BlackRock ha dicho que la era de ascender a la clase media al obtener la propiedad de la vivienda ha terminado.

Nuestro ideal aquí en BlackRock es el ideal del siglo XIX; realmente, es el ideal del siglo XIV. Son los propietarios. Queremos convertir la economía estadounidense de una economía de propiedad de una vivienda a una economía de inquilinos.

Y si tuviéramos BlackRock y nuestros compañeros propietarios pudieran monopolizar el control de la vivienda y ofertar hasta el final, de repente tendremos el monopolio de los costos de la vivienda. Podemos aumentarlo un 10 por ciento este año, un 10 por ciento el próximo.

Y los bancos nos van a prestar para comprar todos estos bienes raíces al 1 por ciento o al 2 por ciento, y cobrarán el 3, el 4 o el 5 por ciento a otras personas.

De repente, la propiedad de la vivienda estará concentrada en manos de grandes corporaciones. Y el ideal de la clase media de ser propietario de una vivienda será eliminado.

El otro gran crecimiento está en los productos farmacéuticos y la atención médica. Es muy alto, seguro médico, 10 o 15 por ciento.

La única cosa por la que las corporaciones en Estados Unidos están dispuestas a luchar a muerte es para prevenir la medicina socializada, para prevenir la salud pública. Porque se dan cuenta de que si podemos prevenir la salud pública en Estados Unidos, los trabajadores, la población estadounidense sólo tendrá una forma de obtener atención médica y evitar la amenaza de quiebra si se enferman.

Tendrán que trabajar para un empleador. Debido a que la salud va a desaparecer, el seguro vendrá del empleador. Y si no van a trabajar para el empleador, no recibirán atención médica y pueden arruinarse muy fácilmente.

Y si se declaran en huelga, pierden su seguro médico y luego se arruinan. Si se quejan del trabajo, los despedirán, perderán el seguro médico.

La nueva forma de controlar el trabajo, la guerra de clases en los Estados Unidos, es privatizar los productos farmacéuticos y la atención médica y evitar que las personas tengan acceso a la atención médica y los productos farmacéuticos, a menos que sea a través de su empleador.

Y por eso los salarios no han subido. Porque esto es lo que Alan Greenspan llamó el síndrome del trabajador traumatizado. Son impotentes. Tienen miedo de quejarse del trabajo. Dependen completamente del empleador para todo lo que tienen.

Y en algunos casos, puede ser como una Rusia soviética, incluso se volverán dependientes de su empleador para la vivienda, como sucedió en Rusia, porque no pueden pagar sus propias casas, que ahora son todas de propiedad corporativa.

BEN NORTON : Bueno, la diferencia, por supuesto, era que en la Unión Soviética, era vivienda pública y se proporcionaba a todos como parte del gobierno, mientras que ahora estamos hablando de feudalismo, neofeudalismo, donde está el propietario. tu jefe y te tratan como a un siervo.

Pero usted señaló un punto importante, profesor Hudson, sobre el pensamiento a corto plazo versus el pensamiento a largo plazo. Y esto en realidad, creo, está relacionado con la crisis energética que hemos visto en Europa.

Y realmente refleja esta idea de la que estás hablando de esta mentalidad neoliberal de que podemos conseguir todo lo que queremos aquí mismo en el mercado en el corto plazo.

Y esa es esta crisis ahora donde la Comisión Europea canceló todos estos contratos a largo plazo que tenía con Rusia para importar gas y también petróleo de Rusia. Entonces la UE tuvo acceso a toda esta energía rusa.

Y luego, como protesta política contra Rusia, como parte de la nueva guerra fría, cancelaron todos estos contratos a largo plazo y, en cambio, solo estaban comprando gas y petróleo rusos en el mercado spot, a corto plazo.

Y luego el precio del gas y también del petróleo se disparó recientemente. Y ahora hay una gran demanda en Asia, y en gran parte porque los países del este de Asia se han recuperado en su mayor parte de la pandemia de coronavirus.

Así que ahora Europa tiene una gran escasez de gas y petróleo y, por supuesto, están culpando a Rusia, y están haciendo todas las cosas típicas que hacen.

Pero la ironía es que es el mismo tipo de filosofía neoliberal a corto plazo del que estás hablando, donde los banqueros que dirigen la Comisión Europea dijeron, no necesitamos contratos; no necesitamos acuerdos a largo plazo; podemos comprar todo a corto plazo todos los días, día a día o semana, semana a semana en el mercado al contado.

MICHAEL HUDSON : Bueno, creo que también está hablando del gasoducto Nord Stream Two que los alemanes y los europeos estaban bloqueando.

Entonces, cuando un político europeo dijo que preferiríamos morirnos de hambre en la oscuridad que tener que comprarles a los rusos, lo que quiere decir es que preferiríamos aceptar los sobornos que recibimos de los estadounidenses en nuestras cuentas bancarias.

Rara vez obtendríamos los altos precios y todo el apoyo de los estadounidenses, y dejaríamos que nuestro 99 por ciento de la población se muera de hambre, para que podamos enriquecernos con lo que los estadounidenses nos pagan para privar a los europeos de energía y congelarnos en la oscuridad. , solo para que Rusia no reciba el pago por esto.

Entonces, obviamente, Rusia está pensando, bueno, ahora puede vender todo el gas que quiera a China. En algún momento, decidirá, si Europa no quiere comprar nuestro gas, si no va a abrir el gasoducto Nord Stream Two.

Todo el oleoducto está ahí. Todo lo que tienen que hacer es abrir el gasoducto y el precio del gas bajará.

Y los europeos son - lo que Putin reconoció, y [el ministro de Relaciones Exteriores Sergey] Lavrov ha estado diciendo es que la Comisión Europea no representa a Europa; Bruselas trabaja para Washington.

Bruselas es un brazo del Departamento de Estado de EE. UU. No tiene nada que ver con la población europea. Europa no es una democracia; es una oligarquía. Pero también es una oligarquía militarizada controlada por Estados Unidos.

Y entonces Europa está actuando, está dispuesta a que sus casas se congelen, sus tuberías se congelen, las inundaciones en las casas, solo para complacer a los estadounidenses.

¿Cuánto tiempo puede continuar esto sin que haya una revolución?

Lo sorprendente es que la protesta viene de la derecha, no de la izquierda. Tiene el partido Alternative für Deutschland a la derecha, y Die Linke, el Partido de Izquierda, ha caído.

Los socialistas no han adoptado una posición antiestadounidense porque Estados Unidos haya ganado tanto control, haya creado los partidos socialistas europeos, tal como lo ha hecho el Partido Laborista británico con Tony Blair.

Los partidos socialistas y los partidos de izquierda de Europa son todos pro estadounidenses. Y no están hablando de economía. No están hablando de bienestar. Ni siquiera puedo resumir lo que están diciendo, porque es una papilla.

Pero la ironía es que es la derecha la que se está convirtiendo en la potencia nacionalista en Europa para separarse de Estados Unidos, no la izquierda.

Y no veo que Europa termine siendo mucho más que una zona muerta.

Y creo que el presidente Biden siente lo mismo. Obviamente, está girando hacia Asia y ha dejado Europa, Inglaterra, Ucrania y los países bálticos para seguir su propio camino.

Y no importa lo mal que se vean las cosas en Estados Unidos, creo que las cosas se ven peor para Europa en este momento.

MAX BLUMENTHAL : Bueno, ves la misma dinámica en juego con las protestas en Italia y Francia contra el pase verde, y la construcción de lo que, en mi opinión, es una especie de autoritarismo digital, simplemente explotando la atmósfera de emergencia de la pandemia.

La derecha está ganando poder. Una derecha nacionalista está ganando poder.

Y hay trabajadores y sindicalistas involucrados en estas protestas. Trieste, la ciudad portuaria italiana, está viendo levantarse a los trabajadores portuarios. Pero la izquierda, quiero decir, parece estar en gran parte ausente.

Y lo mismo en Estados Unidos, con las protestas contra los mandatos gubernamentales. Independientemente de lo que piense sobre ellos, debemos hacer esta observación objetiva y determinar qué significa para la dinámica de izquierda a derecha cuando los trabajadores están siendo intimidados.

Todo esto está siendo guiado, esta política, está siendo guiada de muchas formas a través del Foro Económico Mundial.

Y hay un vocabulario sobre un gran reinicio, que es algo que Klaus Schwab, presidente del Foro Económico Mundial, ha propuesto abiertamente en su último libro sobre la pandemia.

Pero ha sido denunciada como una teoría de la conspiración por Naomi Klein en The Intercept.

Y creo que mucho de lo que hemos estado hablando es coherente con la forma en que la gente entiende el Gran Restablecimiento, ya sabes, girando hacia una especie de capitalismo feudal y autoritario que está altamente digitalizado, con el fin de gestionar un medio empobrecido. clase.

¿Cuáles son sus pensamientos sobre el gran reinicio? ¿Es una teoría de la conspiración? Es algo real? Y si es así, ¿qué significa para ti?

MICHAEL HUDSON : Me encantaría ser una conspiración, pero no todas las conspiraciones tienen éxito. Esperan poder engañar al mundo para que crea retórica en lugar de realidad.

Y esperan que la gente piense que el futuro es algo que nunca antes había existido en el mundo. Y lo que llaman democracia es un país sin gobierno.

Solo hay dos tipos de gobiernos posibles en el mundo. Uno es el tipo habitual que ha tenido desde Sumer en Babilonia: una economía mixta, con el gobierno proporcionando los servicios básicos y el sector público privado haciendo el comercio y la innovación.

La otra es algo que tenías brevemente en Roma antes de que colapsara, y ahora estás idealizando en Estados Unidos: es una economía sin gobierno en absoluto. Se deshace de todo el poder del gobierno para regular o gravar las empresas.

Quieres toda la planificación, quieres una economía de planificación centralizada, mucho más planificada de forma centralizada que la que tienes en China e incluso en Rusia. Pero el planificador central será Wall Street, la ciudad de Londres y la Bolsa de París.

Habrá planificadores financieros que se hagan cargo de la planificación, y lo harán con las corporaciones como un medio básicamente para someter, para exprimir más y más excedentes de las personas que lo producen, mano de obra, básicamente, y otros países productores de materias primas.

Y ese es el sueño. ¿Pueden convencer? ¿Pueden Klaus [Schwab] y los asistentes que asisten a estas reuniones [del Foro Económico Mundial] realmente convencer a la gente de que puede arreglárselas sin un gobierno y dejar que los neoliberales le hagan a la economía mundial lo que Margaret Thatcher hizo por Inglaterra? ¿Crees que te estás volviendo más rico?

Debido a que el costo de su vivienda está subiendo y su salario está subiendo, pero incluso más de lo que sube, tiene que pagarlo por la atención médica, por la vivienda, por el servicio de su deuda y solo por el costo de vida.

¿Cómo convencemos al mundo de que están mejorando cada vez más cuando en realidad se están volviendo más y más pobres, y estamos concentrando cada vez más la riqueza en nuestras propias manos?

Ahora puedes llamar a eso una conspiración. Creo que es una especie de quimera si creen que pueden lograr que el resto del mundo lo acepte.

Y supongo que es la declaración de Abraham Lincoln, puedes engañar a algunas personas algunas veces, a algunas de ellas a todas, pero no puedes engañar a China, Rusia, Irán, India, Corea del Norte y Corea del Sur. el tiempo.

MAX BLUMENTHAL : Sí, quiero decir, podría ser una conspiración, pero así es en muchos sentidos como se dicta la historia.

Me referiría a la conferencia de Michael Parenti sobre el capitalismo y la conspiración y el poder de clase de 1993, donde argumenta que la historia en realidad no es un accidente. Y ahora más que nunca, se decide en Davos.

Así que creo que en ese punto, bueno, supongo que le lanzaré a Ben aquí. Veo a Ben con una pregunta.

BEN NORTON : Sí, esta es una buena pregunta de [un espectador]. Esto es para el profesor Hudson.

¿Qué piensa de Richard Werner y Henry George, y de la afirmación de Jeff Snider de que la demanda de deuda estadounidense se debe a su valor como garantía en el sistema del eurodólar en contraposición al petrodólar?

MICHAEL HUDSON : Richard Werner ha sido amigo mío y colega durante muchos años. Creo que lo que está escribiendo sobre la creación de dinero es maravilloso.

Somos buenos compañeros. Hemos tenido algunos de los mismos estudiantes. Lo aplaudo y lo apoyo profundamente.

Detesto a Henry George, porque esencialmente era un antisocialista y un derechista de finales del siglo XIX, y se pasó la vida luchando contra el socialismo. Quería básicamente deshacerse del gobierno.

Y sus seguidores, esencialmente, George pasó su tiempo yendo, y los seguidores de George, durante 20 años antes de la Primera Guerra Mundial, recorriendo el país debatiendo con los socialistas sobre si el futuro de la economía va a ser socialista, o lo será. la economía de tipo Ayn ​​Rand que se preguntaba Henry George.

Bueno, una vez que ocurrió la Revolución Rusa, los georgistas se convirtieron en antibolcheviques. Y los seguidores de George en Estados Unidos se convirtieron básicamente en un grupo antisemita, muy amigo de los nazis, del Partido Nazi.

Y en Alemania, los georgistas fueron de los primeros en unirse al Partido Nazi.

Así que estoy a favor de los impuestos sobre la tierra. Esa es una política socialista. Esa es la política de Adam Smith, John Stuart Mill, toda la economía política del siglo XIX destinada a deshacerse de la clase terrateniente y deshacerse de la renta económica como ingreso no derivado del trabajo.

Henry George no tenía una teoría del valor y el precio, y sin ella no se tiene un concepto de renta económica.

Así que los georgistas hoy rodean el ala derecha del espectro político. Tuve algún contacto con ellos en un momento, y me horrorizó que fueran los alimentadores, una de las organizaciones alimentadores del movimiento Ayn ​​Rand.

Así que no puedo pensar en nadie más opuesto a Richard Werner que la gente de Henry George.

BEN NORTON : Y la otra parte de su pregunta era sobre el sistema del eurodólar en contraposición al petrodólar.

MICHAEL HUDSON : Oh, ambos son el mismo sistema, los petrodólares, el trato fue ... y esto fue lo que se hizo después de mi publicación de Super Imperialism .

Fui a la Casa Blanca y me reuní con los funcionarios del Tesoro y los funcionarios del Departamento de Estado, y dijeron, le hemos dicho a Arabia Saudita: aquí es cuando el precio del grano se cuadruplicó y Arabia Saudita cuadruplicó el precio del petróleo en respuesta.

Entonces, el Tesoro le dijo a Arabia Saudita, puede seguir cobrando lo que quiera por el petróleo, pero todos los ingresos de exportación que tiene, debe invertirlos nuevamente en los Estados Unidos.

Puedes invertirlo en bolsa. No se pueden comprar empresas estadounidenses. Puede comprar acciones y bonos, y especialmente bonos del tesoro del gobierno para financiar cosas.

Así que los petrodólares fueron un medio de reciclar los ingresos de las exportaciones de petróleo al sistema bancario estadounidense y al presupuesto del gobierno de los EE. UU.

Los eurodólares eran lo mismo, pero ligeramente diferentes.

Rusia realmente creó el mercado del eurodólar, porque tenía miedo de tener dólares en los Estados Unidos en la década de 1950, porque Estados Unidos podía simplemente agarrar el dinero, como hizo con Venezuela. Y así los celebró en Inglaterra.

Entonces, lo que sucedió fue que Citibank y Chase Manhattan Bank descubrieron que podían pedir prestados estos dólares en sus sucursales de Londres. Y el mayor depositante de Chase, cuando yo trabajaba para él, como economista de balanza de pagos en la década de 1960, eran los eurodólares de la sucursal de Londres.

Entonces, todos estos dólares que otros países acumularían y tendrían miedo de invertir en los Estados Unidos se pusieron en bancos británicos, que enviaron este dinero a las oficinas centrales en los Estados Unidos para licuar esencialmente la economía estadounidense.

Y no había requisitos de reserva para los eurodólares. Entonces, si Chase o Citibank obtuvieran un depósito regular de alguien y hicieran un préstamo contra él, tendrían que mantener reservas en su contra. Pero no tenía que tener ningún requisito de reserva para el depósito de eurodólares.

Así que el sistema del eurodólar fue un almuerzo gratis para el sistema bancario comercial de los Estados Unidos en los años cincuenta y sesenta.

MAX BLUMENTHAL : Quería volver a algunos de los comentarios que hiciste anteriormente sobre EE. UU. Y Japón y cómo los mejores aliados de EE. UU. Suelen ser tratados como sus peores enemigos.

Esto me recordó el trato de AUKUS y Francia. El ex embajador de Francia en Washington, creo que se llama Gerard Araud, comentó que después de este acuerdo, donde Francia fue básicamente apuñalada por la espalda, tenía lo que, como no sé la suma en dólares,

BEN NORTON : Más de $ 60 mil millones.

MAX BLUMENTHAL : Más de $ 60 mil millones en submarinos diesel para Australia. Y el acuerdo se canceló después de que se firmó, aparentemente porque Estados Unidos acaba de intervenir con submarinos nucleares más avanzados.

Y Araud dijo que tenemos que volver a una política de Gaullista; necesitamos una política neodegaullista.

Quería que usted, profesor, interviniera. Simplemente díganos su opinión sobre AUKUS, sobre el acuerdo, lo que indica para la nueva guerra fría, pero también para las relaciones entre Estados Unidos y Francia y el tratamiento de Europa por parte de Estados Unidos.

Y tal vez puedas recordarnos lo que sucedió cuando De Gaulle intentó cobrar lo que se le debía.

MICHAEL HUDSON : Bueno, el idioma inglés es un idioma enorme y siempre está expandiendo las palabras. Y uno de los nuevos términos que se incorporó al idioma inglés hace unos dos años, hace uno o dos años, fue una traducción del ruso: capacidad de no acuerdo.

En otras palabras, al igual que Trump escribió el bestseller El arte de romper el trato, eso se ha convertido en la política estadounidense: podemos romper cualquier trato que queramos, porque podemos hacer nuestra propia realidad.

Eso es lo que dijeron los neoconservadores: hacemos el trato, pero podemos hacer nuestra propia realidad.

Entonces, Estados Unidos y Australia, los satélites estadounidenses tendrían un trato con Francia para decir que vamos a comprar un submarino. Pero los estadounidenses podrían decir, esperen un minuto, compren nuestros submarinos, porque necesitamos que nuestras compañías prefieran obtener ganancias en dólares antes que pedirle algo a Francia que genere ganancias para las compañías francesas.

Entonces, sin decirle nada a Francia, le dijo a Australia, simplemente rompa el trato. Y Australia esencialmente, no es muy conocido, pero el primer ministro vive en un sótano del Pentágono en Washington.

MAX BLUMENTHAL : Pensé que solo mantenían su cerebro allí en un frasco.

MICHAEL HUDSON : Bueno, está en un frasco.

MAX BLUMENTHAL : Lo que existe de él, de todos modos.

MICHAEL HUDSON : En cualquier caso, nunca se ha sabido que Australia hiciera algo que Estados Unidos o Londres no quisieran.

Bueno, una vez que Australia eligió a un primer ministro socialista, y de repente los representantes británicos dijeron, no, no se le permite elegir a nadie que la reina de Inglaterra no reconozca; tienes que cancelar la elección.

Y lo hicieron. No dijeron que queremos ser libres de Inglaterra. Dijeron, oh, está bien, ¿a quién deberíamos elegir? Y Estados Unidos le dijo a Inglaterra que le dijera a Australia que eligiera.

Así que Australia no tiene remedio.

Pero en cualquier caso, esto llevó a Francia a decir que hemos vuelto a ser traicionados. Queremos mirar, al igual que Alemania, queremos buscar mejores acuerdos con Rusia.

Podemos ver que una parte del mundo está creciendo: China, Rusia, las economías mixtas, no la oligarquía, las economías financiarizadas. Entonces están cambiando.

Y cuando dices lo que le sucedió a De Gaulle - bueno, en mayo, supongo, fue [1968] - De Gaulle había estado cobrando los dólares que estaba obteniendo del gasto estadounidense en el sudeste asiático, los estaba cobrando por oro.

Así que Estados Unidos, la CIA, se jactó de haber organizado los grandes disturbios de mayo en París. Y los disturbios llevaron a que De Gaulle fuera reemplazado por un partido más de izquierda que estaba completamente bajo el control de Estados Unidos.

Entonces, obviamente, los franceses están preocupados, está bien, si intentamos seguir una política de girar hacia el este, de girar hacia Rusia, China y las economías mixtas, con gobiernos activos en lugar de bancos, Estados Unidos va a intentar hacernos lo que no sólo lo hizo con De Gaulle, sino con Italia después de la Segunda Guerra Mundial, deshaciéndose de los comunistas; Grecia después de la Segunda Guerra Mundial, asesinando a la dirección comunista; en esencia, acaba de llegar y en todos los países, tratando de interferir e inmiscuirse en las elecciones.

Así que están tratando de evitar que Estados Unidos use al Partido Verde en el turno de Alemania, siguiendo a Estados Unidos, con una posición muy nacionalista, anti-rusa y pro-estadounidense.

Así que Europa se está dando cuenta, rompiendo con la dependencia de Estados Unidos, rompiendo con dejar que Estados Unidos tenga todo el excedente europeo y diciéndonos que nos congelemos en la oscuridad y nos empobrezcamos, solo para que los neoconservadores estadounidenses puedan crear un mundo. - Separarse no será un espectáculo agradable.

Nos van a hacer lo que Hillary le hizo a Honduras y lo que Obama le hizo a Libia. Y tenemos que estar preparados para eso.

Pero en cierto punto, simplemente nos cansamos de rendirnos. En cierto punto, ya no podemos vivir de esta manera.

Y ese es el punto en el que Europa está tal vez a cinco años de darse cuenta.

BEN NORTON : Bueno, esa es una buena imagen, y creo que es importante enfatizar ese punto, que estas políticas que Washington lleva a cabo en el exterior siempre vuelven a casa, siempre vuelven a casa.

Y acabo de terminar aquí en los últimos minutos. Pero que esto realmente me recordó, profesor Hudson, ¿ha oído hablar de este libro de este ejecutivo francés, Frederic Pierucci, que escribió este interesante libro titulado La trampa estadounidense: mi batalla para exponer la guerra económica secreta de Estados Unidos contra el resto del mundo?

Es un libro muy interesante. Este tipo, Frederic Pierucci, anteriormente fue ejecutivo de la empresa de transporte francesa Alstom. Y el gobierno de Estados Unidos lo acusó de la supuesta corrupción. Y fue el primer caso de como un Meng Wanzhou, antes de Meng Wanzhou, unos años antes que ella.

En realidad, fue arrestado en los Estados Unidos y fue retenido como lo que afirmó ser un "rehén económico". Y este es el comienzo de esta campaña que ahora vemos contra Alex Saab de Venezuela, Meng Wanzhou de China, y también hay un empresario norcoreano a quien Estados Unidos está tratando de encarcelar.

Y lo interesante es que el Washington Post hizo una historia sobre este libro. Aquí está el artículo del Washington Post; se titula "Un ganador improbable en la guerra comercial de Estados Unidos: el libro de un empresario francés sobre su batalla con el Departamento de Justicia". Y aquí está la traducción de The American Trap.

Entonces no he leído este libro; Quiero obtener una copia. Pero en esencia, de los resúmenes que he leído sobre este libro, The American Trap, sostiene que Estados Unidos ha estado llevando a cabo una especie de guerra económica contra las empresas francesas, de la misma manera que llevó a cabo esas políticas que explicaste contra las japonesas. empresas en la década de 1980.

MICHAEL HUDSON : Probablemente sea cierto. No he oído hablar del libro; nadie me envió una copia. No lo sé.

Pero parece que ese es el modus operandi estadounidense. Intenta evitar cualquier competencia real.

La gente habla del problema de Tucídides como si hubiera una competencia. Estados Unidos quiere evitar cualquier competencia. Y la verdadera competencia no es entre países; son los sistemas económicos.

Y el sistema económico, como dije, es uno de oligarquía centrada en las finanzas, a diferencia de un gobierno que promueve el aumento de los niveles de vida y la tecnología, y aumenta nuestra productividad.

Y creo que Estados Unidos se ha unido al lado equivocado de la historia. Y es el resultado de la combinación del neoliberalismo y el plan militar neoconservador que de alguna manera piensa que la fuerza militar

puede obligar a otros países a someterse a lo que usted llamó neofeudalismo, que de hecho lo es.

Y la pregunta es: eso nunca ha funcionado con el tiempo. Es muy corto plazo. Pero luego estas personas piensan, bueno, probablemente ahora tengan entre 50 y 60 años; solo les quedan 20 años de vida.

Todo lo que les importa es hacerse ricos durante los próximos 20 años. No les importa si dejan a un Estados Unidos en bancarrota en su lugar. Ese es su plan de negocios.

El plan de negocios es cargar al país con deudas, contraer la economía, pero tomarán su dinero y huirán.

Y la pregunta es, ¿hacia dónde van a correr? Si el resto del mundo sigue su propio camino, ellos están impulsando al mundo a crecer a su manera. Esa es la dinámica que está en funcionamiento.

MAX BLUMENTHAL : Ben, tal vez podamos poner el libro del profesor Hudson en la pantalla ahora y decirles a todos dónde pueden encontrarlo, la nueva edición.

MICHAEL HUDSON : Creo que ahora es más fácil comprar libros en Amazon que en las librerías. Entonces está ahí arriba ahora.

BEN NORTON : ¿Y sabes si habrá una versión de libro electrónico? Porque solo he visto copias físicas.

MICHAEL HUDSON : No sé cómo hacer libros electrónicos. No sé si lo habrá.

Creo que el libro de bolsillo saldrá el [18 o 19 de octubre].

BEN NORTON : Oh, genial, ¿va a salir un libro de bolsillo?

MICHAEL HUDSON : Sí, pero no sé de libros electrónicos.

BEN NORTON : Excelente, bueno, recomendaría encarecidamente leer este libro. Afortunadamente, nos envió una copia a Max y a mí.

Es una lectura increíble. Como alguien, ciertamente no soy un experto en economía, este libro para mí es realmente revelador.

Tenía una copia de la segunda edición a la que volvería con regularidad. Lo uso como un libro de texto, porque hay mucha información buena allí. Hay mucha historia.

De hecho, algo de lo que habla el profesor Hudson en su libro es que una de las principales diferencias, bueno, una de las varias diferencias (hay muchas diferencias entre la forma en que enseña economía y otros economistas convencionales) es que en realidad habla de economía. historia.

Y en su libro, profesor Hudson, dice que muy pocos economistas en estos días enseñan historia económica porque, al menos en los departamentos de economía de Estados Unidos, porque si realmente estudiara historia económica, vería cuán diferente es de todos los libros de texto neoliberales.

MICHAEL HUDSON : Eso es correcto. Ha habido una reescritura. Estados Unidos se enriqueció al ser una economía mixta, donde el gobierno asumió un papel activo en el subsidio de la infraestructura básica.

Y todo esto cambió en la década de 1980. Y el neoliberalismo ha pretendido que Adam Smith era un defensor básicamente del neoliberalismo de Ayn Rand, en lugar de ser anti-terrateniente, anti-monopolio y no pensar mucho en la ética de los empresarios.

BEN NORTON : Y luego hay una pregunta final aquí, profesor Hudson: ¿Está pensando en hacer una versión de audiolibro?

MICHAEL HUDSON : No, no conozco a nadie que haga audiolibros.

BEN NORTON : Bueno, tal vez podamos hablar de eso.

MAX BLUMENTHAL : ¿A quién deberíamos llegar para leerlo? ¿Sigue James Earl Jones?

Siempre tengo actores que leen mis libros y no sé quiénes son. Y siempre le pregunto al editor, ¿puedo leer el libro una sola vez? Y no me dejan entrar. Luego traen a estos actores de la lista D.

Y es tan extraño escucharlo. Lo leen de manera tan concisa. Y lo odio.

Así que no lo hagas. A veces quieres evitar un audiolibro. No lo desees, porque es posible que lo consigas.

MICHAEL HUDSON : Tienes que leer, porque a veces quieres mirar la página anterior. Estoy realmente anticuado.

MAX BLUMENTHAL : No, realmente, con este libro, realmente quieres leerlo. Es el tipo de libro que desea leer varias veces.

Como dijo Ben, es como un libro de texto que tiene un arco narrativo rico que recorre cada página. Y luego es posible que desee verificar las citas también.

Quiero decir, cada episodio histórico podría exigir su propio libro. Así que realmente me estoy beneficiando de ello.

Me he beneficiado mucho, supongo que esta es nuestra tercera conversación, así que realmente espero que pueda hacer este tipo de series de carreras.

De hecho, estoy al final de tres horas de transmisión en vivo porque acabo de hacer mi propia transmisión en vivo. Así que estoy alucinando. Realmente no tengo nada más que decir.

BEN NORTON : Y sí, bueno, terminaremos con eso. ¿Tiene algo que agregar, profesor Hudson, antes de que nos vayamos?

MICHAEL HUDSON : Sí. Es un libro de texto en China. Y como dije, me pidieron que lo actualizara.

Entonces, si desea ver cuál es la estrategia de China frente a Estados Unidos, esto explica lo que tienen en mente.

BEN NORTON : Genial, bueno, en esa nota, diría que cualquiera que quiera ver el trabajo del profesor Hudson, puede ir a Michael-Hudson.com. Tiene muchos buenos recursos.

Leo sus columnas con regularidad, porque no soy un experto en economía, por lo que sus columnas son muy digeribles. Y habla de actualidad y de la nueva guerra fría.

Por eso siempre es un placer tenerlo, profesor Hudson, gracias por unirse a nosotros nuevamente.

MICHAEL HUDSON : Muchas gracias por la discusión.

 MICHAEL HUDSON RESEÑA


 

mancheta 37