Buscar
02:27h. Sábado, 03 de Diciembre de 2016

También hay empresarios inteligentes que no mienten, como Antonio Catalán - por Chema Tante

 

CHEMA TANTEEl incontenible verborreíco Jorge Marichal y el desfachatado intelectual Agustín Manrique, representantes patronales canarios y paradigma del cinismo empresarial en estas islas, y toda la tropa de tipos que esconden su incompetencia de gestión y su estupidez en la descarada mentira, deberían atender a un empresario como ellos, pero que demuestra su preparación profesional, su buen criterio y, sobre todo, su dignidad personal, Antonio Catalán, presidente de AC Hoteles.

 

antonio catalán

Antonio Catalán. La inteligencia triunfa sin mentir

También hay empresarios que no mienten, como Antonio Catalán - por Chema Tante

El incontenible verborreíco Jorge Marichal y el desfachatado intelectual Agustín Manrique, representantes patronales canarios y paradigma del cinismo empresarial en estas islas, y toda la tropa de tipos que esconden su incompetencia de gestión y su estupidez en la descarada mentira, deberían atender a un empresario como ellos, pero que demuestra su preparación profesional, su buen criterio y, sobre todo, su dignidad personal, Antonio Catalán, presidente de AC Hoteles.

Catalán ha salido a reconocer las brutales condiciones de abuso que una buena parte de las empresas está perpetrando, al socaire de la reforma laboral que, en la más pura línea neoliberal, beneficia a las empresas poniendo a la fuerza del trabajo en una situación de indefensión.

Contra lo que dice esa legión de empresarios a los que representan el embuste andante, Marichal y Manrique, en las empresas en general y, muy en especial, en las del sector turístico, las empleadas y los empleados sufren condiciones de trabajo abusivas, en circunstancias precarias y con retribuciones miserables. Eso es lo que explica que, cuando la principal actividad económica del estado español, y la única, prácticamente, en Canarias, se desborda por una afluencia de clientes nunca vista, en cambio las tasas de paro siguen allá arriba y crece lamentablemente el volumen de gente que trabaja pero es pobre.

Y yo, Chema Tante, digo que lo que proclama Antonio Catalán ni siquiera es una queja por un agravio comparativo. Las empresas que respetan a sus plantillas laborales, en sus condiciones de trabajo y en su retribución justa, no soportan una competencia desleal por parte de las empresas desaprensivas que maltratan a sus trabajadoras y trabajadores. Porque las primeras son las dirigidas por la gente inteligente, la que sabe que pagando bien y consiguiendo que su personal trabaje con comodidad y seguridad, la productividad se multiplica. 

Es que, una vez más, el neoliberalismo es un error que solamente sirve para ocultar la ineptitud. Véanse, como muestra de ello, a ese par de velillos, Marichal y Manrique. Un tonto que miente, fuerte peligro.

 

http://economia.elpais.com/economia/2016/11/24/actualidad/1479975576_031277.html

http://www.lne.es/economia/2016/11/25/hotelero-antonio-catalan-denuncia-explotacion/2018645.html

http://www.expansion.com/empresas/transporte/2016/11/23/5835c33fca4741b0198b4664.html