Buscar
15:24h. Miércoles, 18 de Julio de 2018

Tazacorte, un puerto, dos puertos, tres puertos, ningún barco. 100 metros más para el jediondo negocio – por Chema Tante

 

frase chema t

Tazacorte, un puerto, dos puertos, tres puertos, ningún barco. 100 metros más para el jediondo negocio – por Chema Tante

puertos de tazacorte

Hicieron un puerto comercial en Tazacorte, a pesar de que se les dijo que em islas de dimensiones reducidas, como son las nuestras, no se justifican ni se necesitan dos puertos, ni para manejar mercancías, ni para recibir cruceros. Y, mucho menos, cuando, es el caso del Puerto de Tazacorte, se encuentra alejada de toda ruta lógica de tráfico marítimo. Para arribar a la costa oeste de La Palma, es necesario darle toda la vuelta a la isla. Porque, frente a Tazacorte, no hay más nada que el sonoro Atlántico.

No les sirvió de nada la experiencia. Ni un solo buque operó en ese primer puerto. Tanto es así, que, delante de la rampa, se situó durante varios años una jaula de piscicultura.

Pero, como la codicia no tiene límites, construyeron una ampliación, que el simplón Paulino inauguró en 2015, con gran alborozo de Castro Cordobez y demás coleguillas. Ya saben, el 20 por ciento de 50 millones, supone mal contados, 10 millones. Una pasta sabrosa…

De la misma manera que por la punta del primer muelle no entraron barcos, por la del segundo, tampoco. La tremenda explanada dispuesta, con sus rayitas pintadas, han servido para dotar a bagañetas, bagañetes y visitantes, de una tan enorme como ridícula pista de patinaje y caminatas. Es que, en su inagotable avidez, no les bastaba con el presupuesto de cemento, farolas o norays, tenían que meterle pintura a la cosa, que todo suma...

Lo que ha pasado en Fuerteventura, con Gran Tarajal; en Gran Canaria, con Arinaga: o lo que parecía el colmo del esperpento, la animalada brutal de Granadilla, en Tenerife, se queda corto, cuando se contempla la hazaña de los puertos de Tazacorte. No uno, sino dos. Y ahora no les basta, quieren uno más.

Alguien ha explicado, con mucho acierto, que las nefandas siglas CC, que tanto daño le han hecho a Canarias, corresponden en realidad a los términos Corrupción Canaria. Una denominación que cuadra perfectamente con ese gang mafioso que se presenta como opción política.

La Corrupción Canaria pretende ampliar en cien metros un  puerto en el que, en sus dos versiones anteriores, no se han visto ni portacontenedores ni barcos de cruceros. Ni se han visto, ni se verán, porque no se necesitan. La Palma cuenta con un magnífico y capaz puerto en Tedote, en la costa este, en el lugar adecuado, frente a las líneas marítimas, en el punto más próximo a las restantes islas canarias.

De esta manera, este puerto de Tazacorte, como ya le ha venido pasando, como les ha pasado a Gran Tarajal, a Arinaga y a Granadilla, no será la puerta de entrada o salida de mercancías, porque las líneas con los puertos principales de cada isla ya están consolidadas. Y lo de los cruceros, tampoco. No hay armador dispuesto a que sus barcos consuman combustible rodeando una isla, cuando tienen un estupendo puerto, con todos los servicios necesarios, en la costa del otro lado.

Pero todas estas argumentaciones chocan con la estúpida codicia de la Corrupción Canaria palmera. No pueden ni siquiera aplicar un pizco de imaginación y planear otras infraestructuras en las que arbitrar el peaje correspondiente. Otro puerto en Tazacorte, y serán tres.

* Lo escribe, con bastante asco, Chema Tante

CHEMA TANTE