Buscar
09:52h. martes, 22 de septiembre de 2020

¿De qué vamos a vivir? La locura irresponsable, en el Gobierno de Canarias - por Chema Tante

 

frase tante covid  19

¿De qué vamos a vivir? La locura irresponsable, en el Gobierno de Canarias - por Chema Tante *

Cuando se plantea algún debate sobre las posibilidades de independencia para Canarias, de entre quienes  están en  contra, siempre  sale algún enterado a soltar lo que se pretende argumento definitivo: ¿De qué vamos a vivir? Niegan las posibilidades económicas de Canarias.

Y el caso es que, sin saberlo, a esa gente no le faltaba un pizco de razón. Porque el sistema  económico impuesto en cada etapa histórica por la oligarquía, solamente ha permitido que viviera con holgura la propia oligarquía, manteniendo en la miseria al resto de canarias y canarios. Por eso había que emigrar. Y claro, queremos la independencia para acabar con esa injusticia.

Ahora, el sistema económico impuesto por la oligarquía ha sido el del antisocial y perjudicial para el planeta, turismo masivo. Con esa actividad económica, Canarias ha perpetuado su desgracia secular, con los peores registros en miseria, en paro, en desamparo de la gente.

Pero ahora hay una diferencia notable con toda la historia anterior. Canarias podría desarrollar muchas actividades productivas distintas al turismo masivo.

Con el advenimiento de la pandemia, Canarias escapó relativamente bien de los estragos de la covid-19. Por las medidas estrictas del estado de alarma pero, en buena parte, gracias a su condición aislada. 

Con una insensatez increíble, el gobierno de Canarias consideró que  se había solventado el tremendo problema, levantó las medidas de precaución y se dispuso a abrir las fronteras al turismo. El gobierno en pleno, con su presidente y su consejera de Turismo a la cabeza, recorrieron los medios y pagaron campañas publicitarias, gritando que Canarias era un "destino sanitariamente seguro". Y en el colmo de la incoherencia, al mismo tiempo, ese mismo gobierno lanzó otra aplaudida campaña, exhortando a tomar precauciones. 

campaña   covid canarias abuelo

Con esa campaña, y manteniendo férreamente cerradas las residencias de mayores, el gobierno de Ángel Víctor Torres reconoció explícitamente que sus bravatas de seguridad sanitaria eran una mentira temeraria motivada por el deseo irracional de hacer creer al turismo que no hay peligro de infección por covid-19 en Canarias.

La insensatez llegó a límites de esperpento. El desquiciado tinerfeño que preside la patronal hotelera, sugirió que la liga de fútbol celebrara los partidos pendientes en Canarias y otro chiflado, presidente de un club, pidió permiso para celebrar partidos con público. Era la obsesión por negar la evidencia y considerar que todo estaba arreglado, que podía recomenzar la actividad. 

De hecho, diseñaron un llamado Plan de Reconstrucción que es un sarcasmo trágico. Ese Plan solamente contiene estrategias para estallarse en el mismo modelo inconveniente e imposible  de turismo masivo todos los recursos disponibles. Y Ángel Víctor llama incoherentes a quienes no lo aprobamos. Fuerte cinismo.

La tradicional orgía de destrucción.

Hubo voces -entre ellas, muy airada, la mía- que advirtieron de que eso era una barbaridad. Que si se dice que la pandemia está contenida, la gente, lógicamente, bajará la guardia. Que si entra gente de fuera, sin posibilidad de control, algunas personas vendrán infectadas y contagiarán, sin remedio.

Ahora, las lógicas admoniciones se han cumplido. Aunque les cueste admitirlo, Johnson tenía razón. Yo,  Chema Tante, tenía razón. La covid-19 sigue en Canarias. Este no es un destino sanitariamente seguro. Y no lo será mientras no se disponga de una vacuna universalmente administrada. Y, en estas condiciones, por mucho que rabie Marichal, no habrá turismo masivo. No puede haberlo. Si Canarias no es segura sanitariamente,  que no lo será sin medidas de precaución, el turismo no vendrá. Es un círculo vicioso imposible de romper. Impones precauciones, bajan los contagios. Suprimes las precauciones para que el turismo venga, suben los contagios y el turismo deja de venir. Cosas de la vida.

DATOS COVID 26 08

Vean y comparen la curva de contagios de ahora y la de marzo. Está mucho más empinada la actual. No hay posibilidad de turismo masivo, con covid-19. Lo dije yo, y lo dicen los hechos.

Y ahora viene otra vez lo de se lo dije:  El turismo masivo  ha muerto. Entonces ¿de qué vamos a vivir? Es preciso poner en marcha inmediatamente otras actividades económicas. No tienen otra salida. Yaiza Castilla es consejera de  Industria y Comercio, además de Turismo. Tiene que poner su demostrada capacidad de gestión al servicio de las otras competencias de su departamento. Lo siento. Se terminaron los tenderetes en las Ferias de Turismo. 

 

Lo escribe y lo sostiene Chema Tante

CHEMA TANTE

 

 

  

mancheta 24