Buscar
15:20h. Miércoles, 11 de diciembre de 2019

 Mitología: espejo de la incertidumbre humana - por Erasmo Quintana

erasmo quintana dibujo rapto

erasmo quintanaComo resultado de una fijación casi enfermiza, desde siempre me he sentido inclinado, y fascinado, por las mitologías griega y romana. Un dibujo a lápiz que hice, raya los cuarenta años, de una bella composición en mármol representando el Rapto de Prosérpina por el dios Plutón, es fiel testimonio de lo que afirmo. A la mitología hay que respetarla. Yo lo hago. Porque dicha creencia no es más ni menos que el producto de una necesidad vital del hombre en un momento determinado de la historia de la Humanidad.

 Mitología: espejo de la incertidumbre humana - por Erasmo Quintana *

Como resultado de una fijación casi enfermiza, desde siempre me he sentido inclinado, y fascinado, por las mitologías griega y romana. Un dibujo a lápiz que hice, raya los cuarenta años, de una bella composición en mármol representando el Rapto de Prosérpina por el dios Plutón, es fiel testimonio de lo que afirmo. A la mitología hay que respetarla. Yo lo hago. Porque dicha creencia no es más ni menos que el producto de una necesidad vital del hombre en un momento determinado de la historia de la Humanidad.

erasmo quintana dibujo rapto

Desde los orígenes de la mitología clásica romana, Prosérpina es una  divinidad de tipo agrario, que se la relacionaba con la germinación de los cereales. Muy pronto se la identifica con Perséfone, de la mitología griega, adquiriendo aquella por tanto un carácter infernal, lo que la convierte en pareja femenina del dios Plutón, tras éste haberla raptado. A la dicha divinidad: Prosérpina, se asimiló también desde poco después el culto de la deidad en el campo funerario: Libitina, antigua diosa igualmente romana, la cual carecía de mitos propios, y cuya única función era presidir los funerales. Ésta, con posterioridad, debido a una falsa etimología que hacía coincidir su nombre con libido –la pasión- finalmente terminó convertida en un epíteto (calificativo elogioso o insultante) en este caso, elogioso de Venus la diosa del amor.

libitinavenus

Volvemos aquí a plantearnos que el hombre, en su afán de escudriñar el misterio de la Creación y su “estar” en la vida, busque cualquier (¿muleta?) para así poder caminar dando respuesta humana a su propio destino y el origen de las estructuras fundamentales de su existencia. Esa muleta a la que me refiero, que los humanos necesitamos para dar sentido a la vida, puede ser de origen mitológico, como lo comentado, o de procedencia religiosa. El ser humano, desde la más remota noche de los tiempos tuvo la necesidad de darse respuestas a los misterios naturales (la propia muerte, tempestades, el día y la noche, el Sol y la Luna), incomprendidos para su infinita incapacidad de discernimiento y asimilación, además de la manifiesta pequeñez raquítica de raciocinio que impide abarcar el Todo. 

teide desde gran canaria

                                                        

* En La casa de mi tíua por gentileza de Erasmo Quintana

ERASMO QUINTANA RESEÑA