Buscar
09:02h. lunes, 25 de octubre de 2021

23 de agosto de 1939: el tratado de no agresión entre la Unión Soviética y Alemania - por Ramón Francisco González Hernández

 

FRASE RFGH

23 de agosto de 1939: el tratado de no agresión entre la Unión Soviética y Alemania - por Ramón Francisco González Hernández *

Este Tratado ha sido tergiversado y utilizado en la guerra fría por las potencias occidentales para desinformar acerca de la política de la Unión Soviética, tratando con ello los desinformadores de transformar este país en un aliado de la Alemania nazi.

NOTA SIN MARGEN: y es hoy, entre el 8 y 9 de agosto, pero en 1945- cuando la URSS “declara la guerra” al imperialismo japonés liberando de sus fauces y en pocas semanas a Mongolia, Manchurria, las islas Kuriles, Karafuto y Corea. El ejército ROJO JAMÁS ATACÓ POBLACIONES CIVILES, como lo hicieron “los aliados” gringos y británicos en Hiroshima, Nagasaki, Dresde, etc.; actuando tan criminalmente como los nazi/fascistas e imperialistas.

Despejando incógnitas y en Agosto:

Un 23 de agosto de 1939 se llevó a cabo una de las acciones de guerra más inteligentes en cuanto a estrategia y visión por parte de la URSS encabezada por Stalin; a raíz de la muerte de este dirigente, precipitaron sus adversarios a todas las Rusias a un capitalismo de Estado monopolista y a fases imperialistas sin precedentes. Es un tratado, una fecha, que ha soportado todo tipo de calumnias. Y es normal, por parte de los enemigos de la emancipación social. 

MOLOTOF RIBENTROPP

 Fue ese llamado “tratado de no agresión” y por medio del cual “nos hizo libres del nazismo” y por ello todos los oportunistas de cualquier pelaje tratan de distorsionar los hechos y todos los acontecimientos previos.

Los que se han “aupado” y usurpado como “vencedores” han seguido manteniendo que Stalin pactó con los nazis para repartirse Polonia. Que Hitler y Stalin se aliaron.

Pero lo cierto es que ni la mitad de los esfuerzos que han utilizado las potencias que no pudieron acabar con la URSS utilizando el eje Nazi/fascista; ni una mínima parte a esclarecer, informar y colocar como hechos históricos que antes, ya habían firmado Francia o Inglaterra, entre otros, pacto con la Alemania nazi. 

El caso es historia no “emancipada” como el acuerdo de Munich en 1938 entre Francia y Gran Bretaña con la Alemania nazi y la Italia fascista. Y no se quedaron así, pues su objetivo estratégico real era tratar de utilizar el poderío totalitario contra la URSS y la construcción del socialismo. Un poco antes, en 1933 ambos países del “capitalismo/liberalismo” trataron y firmaron un acuerdo con Alemania e Italia y que de “cooperación”.

MUNICH

Es más, en 1934 Polonia, el país “decisivo”, firmó un tratado con el régimen nazi “de no agresión”, por supuesto teledirigido por la Gran Bretaña. Pero el pacto de 1935 entre la Gran Bretaña y la Alemania nazi, permitió a esta última un rearme naval sin precedentes y que los británicos auspiciaban como un apoyo contra la URSS.

Claro que, la mayoría de nosotros, sostenemos tanto cognitivamente como inmutable, el relato creado por las llamadas potencias occidentales, cuando constantemente apoyaron al nazismo en sus entramadas, y que realmente la URSS fue la única potencia que les hizo frente, colateralmente hizo frente a las potencias del “eje capitalista” que, sorprendidas, cuando el ejército rojo aplastó al ejercito japonés, que había iniciado una ofensiva en Mongolia. Sólo en ese momento, trataban de acomodarse con la URSS. 

Con el “acuerdo” de septiembre de 1938 entre los cuatro países, se entregaba Checoslovaquia a los nazis… mientras la URSS no participaba de tal infamia, las supuestas dos potencias de eje: “Francia y la Gran Bretaña”: rechazaron la construcción de un frente europeo antifascista que frenase la amenaza nazi.

Los hechos previos a la II Guerra Mundial y su desarrollo, son acontecimientos que llevaron al estratégico “pacto de no agresión entre la Alemania nazi y la Unión Soviética”.

La situación extrema que se vivía en Europa que venía provocada por las continuas agresiones militares y las ocupaciones por parte de los países nazi/fascistas era terrible y el clima de tensión se hacía irreconciliable. Entendamos que ya en 1935 Italia fascista invade Etiopía y que tras crueles masacres es ocupada en 1936. Justo ese año da comienzo la guerra contra el fascismo en España tras el levamiento contra la república. Y ese mismo año, la Alemania nazi y Japón imperial firmaron el pacto Antikominten contra la URSS y que luego Italia se sumó. Austria deja de existir como país al ser anexionado en marzo de 1938 por la Alemania nazi; lo que llamaron el  “Anschluss”.

Y no queda ahí “el tablero”, en mayo, Alemania nazi exige que se entreguen a su país todos los territorios checoslovacos de habla alemana, los famosos Sudetes, y los nazis concentran sus tropas en la frontera checoeslovaca. Y claro, en esos territorios se concentraban las defensas contra una más que posible agresión nazi al país. La URSS en virtud de acuerdo previos con Checoeslovaquia movilizó tropas y exigió a Francia que respondiera en virtud de los tratados. Pero nuevamente Francia rompe su tratado y deja libre a los nazis el frente fronterizo con Alemania. Y es el 29 de septiembre y en Munich donde nuevamente las dos potencias capitalistas con las dos nazi y fascista, donde reconocen el derecho a los nazis a ocupar los Sudetes y, La ocupación fue realizada al cabo de unos días, sin resistencia militar en Checoslovaquia. Al poco ocuparon partes de Checoslovaquia en Teschen y en Eslovaquia.

            El llamado como acuerdo de “paz en nuestro tiempo” y que se ha tratado de vender como un acuerdo de paz en toda Europa, no hizo más que gala del histórico comportamiento del imperio británico y dejando nuevamente los problemas para los demás, soñando con que ellos estarán en paz y acabarían con “el comunismo”. Pero esa "Paz" no era más que una declaración de no agresión, un tratado de no agresión entre Alemania e Inglaterra, el 30 de septiembre de 1938. La declaración estipula que "los dos pueblos (alemán e inglés) nunca más entrarían en estado de guerra" y que "todos los problemas entre los dos países se resolverían a través de conversaciones".

Si ya de por sí fue humillante el comportamiento del Imperio Británico, no menos el de Francia y su ninguneo a Checoslovaquia a pesar de sus acuerdos, y eso sí, ambos “a la lid” contra la URSS que seguía insistiendo en un frente antifascista, al que se negaban los países capitalistas cuyo terror al socialismo superaba las barbaridades del nazi/fascismo.

Pero como no podía ser menos, en diciembre, Francia acuerda mutuamente la no agresión con Alemania: y de esta forma dejan aislada a la URSS como única y, consecuentemente luchadora contra el nazi / fascismo. Ante las “ilusiones” de los dos países del eje capitalista, que soñaron que con los Sudetes todos quedaba entre amigos, ignorando, siendo cómplices, pedir una parte o vayamos a saber, de que el plan nazi era “dominar el mundo”: el 15 de marzo de 1939, los alemanes rompieron los acuerdos de Múnich, invadiendo y ocupando Checoslovaquia, dividiendo el país en dos protectorados alemanes, Bohemia y Moravia, y un estado a sus órdenes, Eslovaquia. Así pues, Checoslovaquia dejó de existir. Una semana después Alemania ocupó la región de la ciudad de Klaipeda (Memel) en Lituania e introdujo nuevas demandas territoriales, esta vez con respecto a Polonia. Los nazis exigieron que el llamado "corredor polaco", una región entre Prusia Oriental y el resto de Alemania (la única salida polaca al mar), fuese integrado en Alemania.

Entre Hitler y la Unión Soviética estaba Polonia, un estado con una alianza de defensa con Francia e Inglaterra.

Ya las dos potencias del eje capitalista, no podían seguir “sin más y ante sus pueblos” entregando países a los nazis; si los gobernantes en Francia e Inglaterra pudiesen transformar los acontecimientos en una situación en que la Unión Soviética fuese obligada, como única potencia, a defender Polonia y a enfrentarse a la Alemania nazi, los políticos de Occidente podrían evitar las críticas de sus pueblos diciendo que el conflicto era un ajuste de cuentas entre "dos países no democráticos". Esta fue la estrategia utilizada por los gobiernos de Francia y Reino Unido, con la intención de conseguir que la Alemania nazi atacara a la Unión Soviética.

Paralelamente a los acontecimientos, y previos sucesos de ocupación por parte de Japón, aliada del eje nazi/fascista, que ya desde 1910 colonizan Corea, es en 1937 cuando se produce la invasión del imperio japonés contra el norte de China y al poco, en 1939 invaden Mongolia, donde la URSS en virtud de sus tratados SI RESPONDE propiciando en pocos meses una total derrota y retirada a las menguadas y mínimas tropas supervivientes de Japón. La batalla de Jaljin Gol, le costó al invasor ejército japonés 60.000 bajas y más de 3.000 prisioneros: “nunca Japón reconocerá cuantos de sus oficiales se hicieron el Harakiri, ante lo que consideraron la gran humillación y trataron de restar importancia denominándolo como “incidente”.

Dos días después de la toma de Praga por los alemanes, el 17 de abril de 1939, cuando la cruel realidad había demostrado la inutilidad de los tratados con el eje que pretendía dominar el mundo, la Unión Soviética propuso nuevamente un acuerdo militar a Francia e Inglaterra para una alianza contra Alemania. En una encuesta realizada en el verano de 1939 en Francia, se encontró que el 76% de los franceses estaban a favor del uso de la fuerza contra Alemania si este país invadía Polonia, y el 81% apoyaba una alianza entre Francia, Gran Bretaña y la Unión Soviética. En Inglaterra, la opinión pública en este caso era todavía mucho más favorable, estando el 87% a favor de una alianza con Francia y la Unión Soviética. Ya los gobernantes de las traidoras Francia y la Gran Bretaña no podrían seguir engañando a sus pueblos y el 25 de julio 1939, los gobiernos francés y británico fueron obligados a aceptar una propuesta soviética para mantener conversaciones sobre una alianza militar entre los tres países. En ese momento, el ejército alemán ya había concentrado una gran parte de sus tropas en la frontera polaca y la amenaza de guerra crecía de manera constante. Pero surge un nuevo acontecer imperdonable:  los coroneles polacos en el gobierno respondían a estos preparativos diciendo que el ejército polaco podría derrotar a cualquier invasión, viniese del lado occidental o de la Unión Soviética. La Unión Soviética nunca había amenazado a Polonia; la declaración de los coroneles polacos era para los oídos nazis. Los coroneles querían mostrar de qué lado estaban, esperando así que fuese posible llegar a un acuerdo con Hitler.

Pero, entre tratantes y deshonestos, el 26 de julio de 1939 /AL DIA SIGUIENTE/ DE HABER TRATADO UN ACUERDO ENTRE LA URSS Y las dos POTENCIAS TRAIDORAS, el gobierno soviético es contactado de manera extra/rápida con una propuesta de conversaciones y acuerdo entre los dos países, y a la que lógicamente la URSS no respondió, pero si recibió propuestas casi a diario y cada vez más a su favor.  Eran propuestas de que Alemania no entraría en los territorios bálticos al considerarlos parte de la URSS; pues sabían que la Unión Soviética consideraba una amenaza a su seguridad la anterior ocupación de Memel, ciudad portuaria de Lituania, la que anteriormente he señalado. 

En una situación de guerra inminente, y de gran peligro para la humanidad, las delegaciones de Francia e Inglaterra se toman su tiempo y sus “trucos” para retrasar las conversaciones de Moscú. Es interesante conocer la vileza de la actuación programada de sus “delegaciones”, pero se haría cuasi interminable su narración y, de cómo sus “representantes” no tenían ni rango ni capacidad ni autorización siquiera, para firmar acuerdos, aparte del tiempo que se tomaron en llegar a Moscú (tres largas semanas). Aún así, ante la histórica y grave irresponsabilidad de estos países el 12 de agosto de 1939 se inician las conversaciones “sólo hablaban de una hipótesis” pues salvo los soviéticos, el resto como decía, no contaban con rango para poder firmar nada de nada. Sin dudarlo, el Estado Mayor Soviético entiende la “maniobra de distracción de estas infames delegaciones”, cuya misión era retrasar ese supuesto acuerdo al que se vieron obligados y, que los nazis atacaran a la URSS antes de tener un acuerdo de colaboración, dejando sola a la Unión Soviética enfrentarse con los nazis y, esperar que estos derrotaban al socialismo y luego, o bien acabar con los restos de los nazis, o seguir compartiendo “campo y vino”. En realidad, hicieron de bufones de los nazis.  

Ni las rigurosas pruebas, números, efectivos; propuestos por los soviéticos inmutaban a sus “diplomáticos”. Pero a la vez, los telegramas y mensajes enviados directamente por la URSS a los respectivos gobiernos tenían ninguna, ni la más mínima respuesta ni consideración. Toda Europa estaba prácticamente tomada en los puntos estratégicos por la mayor fuerza militar de la historia que era el ejercito nazi, con el que tanto colaboraron las potencias del eje europeo, y sin ninguna duda y pruebas, con el beneplácito, orientación, asesoramiento, financiación de los EEUU de Norteamérica,  que jugaban igual a acabar con el “socialismo”, pero tenían a su propio frente con el poderoso ejército japonés, algo más menguado después de sus bravuconadas contra el ejército rojo.

Y nuevamente podemos valorar ese “arrojo”, esa “gran traición” histórica de Francia cuando al saber de “la gran derrota que sufre el ejercito Japonés por parte de la URSS”, es oportunistamente, cuando el 22 de agosto da plenos poderes a su representante para firmar acuerdo militar, pero justo ese día se dan por finalizadas las conversaciones (que no eran más que amagos de paralización para tratar de que la URSS se enfrentara sola al ejercito nazi) pues igualmente no tenían poderes de sus aliados como Hungría o Polonia, y esta última amenazaba declarar la guerra a la URSS si atravesaba su territorio camino de enfrentar a los nazis situados en su frontera. Cabe destacar para la historia, como tantas mentiras más, que el diplomático del Imperio Británico jamás recibió poderes para acuerdos de ningún tipo.

La falta de interés de estos países/sus gobernantes/ para formar una potencia conjunta contra los planes de guerra alemanes, lanzó al mundo a una catástrofe terrible.

Lo que el gobierno británico quería y estaba planificando, era una alianza de todas las potencias imperialistas europeas contra la Unión Soviética. Las declaraciones hechas por el embajador de Estados Unidos en Londres, Joseph P. Kennedy (Padre del que sería Presidente en EEUU), según las cuales Estados Unidos "debe tener las manos libres en cuestiones económicas en el Este y Sudeste", indica que Estados Unidos estaba al tanto de la conspiración británica contra la Unión Soviética y de las conversaciones entre el Reino Unido y Alemania. La política soviética con las potencias imperialistas desarticuló completamente los planes de Inglaterra.

Pero si, Inglaterra preparaba su gran traición, y las últimas investigaciones han demostrado, qué tras la paralización y retraso de las alianzas, justo el día 23 de agosto, al día siguiente de dar por terminado el teatro que se montaron para retrasar el frente antifascista, la mano derecha de Hitler viajaría a Londres a la firma del tratado entre ambas naciones, una vez dejada sola a la URSS y no intervendrían la Gran Bretaña en su mínima defensas. Sin olvidar que los británicos estaban nutridos por los EEUU de Norteamérica.

Al día siguiente, el 23 de agosto de 1939, la acertada e incuestionable visión del Mando Soviético ante las terribles deslealtades de los supuestos aliados, hizo que, el ministro alemán de Asuntos Exteriores, Ribbentrop, llegara a Moscú en avión y firmara el tratado de no agresión con el ministro de Asuntos Exteriores soviético, Molotov. Pues la propia Alemania nazi despreciaba las “auto/traiciones” de sus supuestos enemigos: Francia, la Gran Bretaña y la coordinación de los EEUU de Norteamérica.

A pesar de las tergiversaciones históricas de los hechos, potenciada por la industria del cine (en manos del sionismo y recientemente traspasada a Japón) y la televisión; la URSS fue el último de los países en firmar un acuerdo de no agresión con los nazis. Todos los demás lo habían hecho de forma vergonzosa y con el fin de dejar sola a la URSS que era “el comunismo”. Y aún así, sin ninguna duda, el Estado Mayor Soviético y en cuanto a todos los precedentes con los que contaba sabía que Alemania nazi, que tenía a todo su ejercito desplegado y orientado para acabar con su rival para dominar el mundo, que era la URSS, con Stalin a la cabeza, se jugó a un acuerdo que de antemano sabían que incumplirían. Pero sí contaban los soviéticos que, ante las continuas maniobras de sus oponentes, los recientes enfrentamientos en defensa del norte de China contra el Imperio nipón, habían debilitado aún más su potencial bélico, que no era suficiente destacamento ni potencial, para enfrentar a la enorme maquinaria nazi. Pero ese pequeño trecho, permitió a la URSS reforzar de una manera inigualable su ejército en todas sus armas, su crecimiento económico espectacular y una potente reserva y, ante todo, jugar con las estaciones climatológicas que conocían y muy bien en el país más grande del mundo. Sería labor interesante ver los reportes meteorológicos que remitía Moscú a Berlín, que fue uno de los puntos de los acuerdos. Pero claro, el eje supo ocultar su criminal responsabilidad.

En este tratado se establecen ciertas zonas de limitación, y aparece la denominada “línea Curzon” que, si es de interés del lector, puede investigar sobre ella, pues da lugar al nuevo renacer de Polonia una vez desaparecida tras la I guerra mundial y anexionarse parte de Rusia previamente.   Es de destacar las acusaciones de “todas las potencias del mundo capitalista” a que eran tratados secretos, jugando con “la opinión publicada” ¿desde cuando un tratado militar es público? Sólo se conocen algunos aspectos, y el Estado Mayor Soviético tuvo siempre claro que era la mayor pantomima de los nazis, pero que lo pagarían caro por el tiempo concedido.

El apartado más cruel, para situarlo, se antoja por inhumano, ante la denominada “guerra ridícula” en la que sin entrar en más detalles. Hay mucha bibliografía sobre todo esto, sin duda llena de tergiversaciones y sin pruebas, pero consultemos en fuentes fiables; y fue tan inhumanamente ridícula, que a pesar de sus “acuerdos” tanto Francia como Inglaterra se limitaron a observar sin intervenir lo más mínimo, como la Alemania nazi exterminaba a Polonia, eso sí, fue cuando declararon (con la seriedad de estos en declaraciones y acuerdos: ¡ninguna!) la guerra a la Alemania. Ni la propia Alemania nazi entendía, cómo los cobardes gobiernos de estos países “declaraban nada”.  No olvidar, que poco después sí estuvieron muy raudos en enviar contingentes superiores a 150.000 hombres a luchar contra la URSS en el conflicto contra Finlandia.

Y es a mediados de septiembre, cuando ya Polonia había sido invadida por la Alemania nazi “al ojo contemplativo de sus aliados liberales” cuando la URSS entra en Polonia y se detiene justo en la línea aceptada por los acuerdos de Versalles que es parte del territorio Soviético que anteriormente se había apropiado Polonia: “la línea Curzon”.

Y fue precisamente ese tratado, el que los medios capitalistas denominaron el pacto Molotov-Ribbentrop; tratando de descalificarlo;  quien permitió romper el frente aliado de los capitalistas y los nazis contra la URSS y esos casi dos años (21 meses) permitió a la Unión Soviética modernizarse, elevar sus reservar y potenciar su ejercito con la capacidad suficiente que tuvo para librar a la humanidad del nazismo y la barbarie. Ganar la guerra.

NOTA: ESTA MENCIÓN A UNA GESTA HISTÓRICA NO VALORADA INTERESADAMENTE EN SU TOTALIDAD, me arranca desde siempre, NO PRETENDO SINO ESO, dar una MENCIÓN A ESTOS HECHOS, pues siempre he escuchado a todo tipo de “portentos” hablar y hablar de estos acontecimientos y nunca vi una línea histórica real y sí una línea ideológica total a sus intereses en el establishment. Considero esta “nota” una aportación sobre lo que he podido averiguar en años de las fuentes más fiables de investigadores y, por ser un acontecimiento con el que he logrado reconfirmar ¡qué fue precisamente ese acuerdo forzado la verdadera causa del fin del nazismo!... si no el mayor ejército , sin duda mejor dotado y armado de la humanidad, que además por las circunstancias específicas apoyaba mayoritariamente el pueblo alemán: ¡era prácticamente invencible!... pero gracias a los traidores y bufones del capital en sus respectivos gobiernos y, gracias a que estaba en marcha el primer intento de Estado Socialista de la humanidad, que había sido encabezado por Lenin y posteriormente, quien estuvo al frente: el dirigente Stalin… sólo esa conjunción de fuerzas fue capaz de parar la barbarie a la que hubiese sido condenada la humanidad por siglos. He recurrido a muchas notas de distintas fuentes, pero fundamentalmente al trabajo de Mário Sousa, del escritor/investigador Leonard Mosley, … de otros tantos, pero ante todo de quienes se esfuerzan por y día a día puntualizar y construir lo que ha de venir; al equipo de compañeros de Bitacora M-L … a todos mil gracias por aclararme tantas y tantas dudas en tantas y tantas tergiversaciones. Y poder dar una pista a quienes les interese, por donde van estos acontecimientos históricos. De ellos venimos. Sin conocerlos; más nos costará avanzar. Y lo aquí expuesto no es más que una pequeña nota de acontecimientos muy resumidos.

Fue en la Conferencia de Teherán, noviembre de 1943, cuando Stalin hizo público lo que cumplió en 1945 a “raja tabla” como Mariscal del Ejército Soviético (no admitió el rango que le asignaban de Generalísimo): “la Unión Soviética entrará en guerra contra Japón una vez que el III Reich sea derrotado” – Siendo la URSS la única potencia que cumplió los acuerdos previos.  Por esto no lo perdonarán jamás los imperialistas y sus lacayos.

Aunque su herencia material, la del propio Stalin, fue de un par de botas, un abrigo gastado, su vieja cachimba y poco más… su obra teórica, su práctica, su ejemplaridad y su honestidad será elevada por los vientos de la historia.

La historia siempre debe basarse en hechos y, los hechos sin duda; siempre llevan un marcado “interés interpretativo” de clase.

“En una situación como la actual, PENSAR, es el mayor acto revolucionario”.

De ti depende, tú eliges (o quizás, de ti no dependa). https://lamanoylapluma.blogspot.com/

En un barranco de la Gran Canaria- Islas Canarias a 09 de agosto de 2021.

Ramón Francisco González Hernández de la corriente GANA (Grupo Activo por una Nueva Alternativa)

*  La casa de mi tía agradece la gentileza de Ramón Francisco González Hernández

RAMÓN FRANCISCO GONZÁLEZ HERNÁNDEZ

mancheta 36