Buscar
22:14h. viernes, 03 de diciembre de 2021

«Paz, pan y tierra» «Todo el poder para los sóviets»

El 7 de noviembre de 1947 fue la Revolución Soviética de Octubre- por Emilio Diaz Miranda

 

frase díaz octubre

El 7 de noviembre de 1947 fue la Revolución Soviética de Octubre- por Emilio Diaz Miranda *

 

asalto a trincheras enemigas

 Asalto a trincheras enemigas

La Primera Guerra Mundial comenzó entre las potencias imperiales de principios del siglo XX, entonces: Alemania y Austria por un lado;  Francia, el Imperio Británico y la Rusia zarista del otro lado. Más adelante entrarían también los Estados Unidos en el conflicto imperialista por el reparto del mundo y sus colonias.  

Muchas cosas cambiaron a causa de la Guerra. Y una de ellas fueron los calendarios rusos.

La fecha “occidental“ del 7 de noviembre de 1917 correspondía al 25 de Octubre de ese mismo año, según el calendario juliano vigente en la Rusia zarista. En su afán modernizador el nuevo Gobierno bolchevique presidido por Lenin declaró abolido el viejo calendario zarista adoptando el calendario gregoriano, llamado así por haber sido instaurado bajo el papado de Gregorio XIII  en el 1582.

La Revolución bolchevique de Octubre se siguió llamando así pese al cambio de calendario. El calendario juliano, correspondía al introducido por Julio César en el año 46 a. C. Entró en vigor en el 45 a. C.  poco antes de la conquista Romana de Egipto y se impuso en toda Europa paulatinamente, hasta ser anulado por el Calendario promulgado por el papa Gregorio XIII. La divisón de los calendarios reflejaba también la división de las Iglesias cristianas, la Católico-Romana y la Ortodoxa-Rusa.

El Octubre Rojo, o Revolución Bolchevique, fue una sucesión de acontecimientos que sin duda cambiaron la historia. La Revolución de Octubre fue la primera revolución socialista, y dio lugar al Estado socialista más grande del mundo, permitiendo durante un largo periodo pasar del socialismo teórico planteado en los escritos de Karl Marx y Federico Engels al “experimento“ que se dio en llamar “socialismo real“.

 

king-Jorge-v-of-england-

El Rey Jorge V, King of United Kingdom

El viejo orden imperante e imperial en Europa estaba encabezado por tres hombres, que gobernaban media Europa e Imperios que se extendían por todos los Continentes, podríamos decir de la misma familia: eran primos. Tenían como abuela común a la reina Victoria del Reino Unido, el rey Jorge V del Reino Unido, Nicolás II, último zar ruso y el kaiser Guillermo II que fue también el último emperador alemán y el último rey de Prusia.

La reina Victoria era abuela directa de Guillermo II y de Jorge V. El Zar ruso Nicolás II debía a su madre el lazo familiar con los otros dos. Era hijo de Dagmar de Dinamarca, que era a su vez hermana de Alejandra, esposa de Eduardo VII y madre de Jorge V. Como se puede comprobar en fotos de la época el rey Jorge V y el zar Nicolás II, hijos de dos hermanas, no podían negar su indiscutible parecido.

 

Nicolas II, Zar de Rusia

Nicolás II, de la familia Romanov  Zar de todas las Rusias

Los desastres militares que sufrían los ejércitos zaristas dirigidos por generales de la aristocracia feudalista y terrateniente pusieron las cosas en tal estado que condujeron a la abdicación del Zar y a la instauración de un Gobierno Provisional burgués con Kerensky como Presidente. Pero junto a lo militar estaba la situación económica y la falta de abastecimiento de alimentos, todo lo cual creaba un gran malestar y fomentaba el espíritu revolucionario entre las amplias masas rusas, tanto obreras como campesinas y de las clases medias; fue la última etapa del amplio período que comprende a la Revolución rusa.

KERENSKI

Aleksandr Kérenski

El Gobierno provisional de Kerensky, presionado por las potencias imperiales británica y francesa, se niega a pactar la Paz con el Imperio alemán, un tratado que pusiera fín a la guerra e instaurase la Paz. Paz que era el más manifiesto anhelo de las multitudes descontentas. Y ello dió la oportunidad a los revolucionarios, especialmente a los bolcheviques, de ganar influencia.

Lenin proclama el poder soviéticot

Lenin proclama el Poder Soviético

Durante aquellos días, los Bolcheviques y los Socialistas Revolucionarios darán un incruento golpe de Estado contra el gobierno provisional que había sido instaurado tras la llamada Revolución antizarista de febrero. Los insurgentes armados ocuparon sin problemas edificios gubernamentales, estaciones telegráficas y los puntos estratégicos militares y económicos con casi ninguna resistencia. No se disparó un tiro, no hubo cristales rotos y no hubo ningún muerto, fue una revolución armada, pero en sus primeros momentos se pudo decir que fue pacífica.

imperio de la muerte

El otro imperio : el imperio de la Muerte

El programa bolchevique, reflejado en sus consignas de «Paz, pan y tierra» y «Todo el poder para los sóviets» (consejos formados por obreros en las fábricas y soldados en el ejercito), conquistó simpatías y partidarios rápidamente en el otoño de 1917. La alta burguesía que había sostenido el Poder y creado el Gobierno Kerensky no había sido capaz de hacer frente a la crisis económica, que se había agravado desde el verano, ni tranquilizar a los soldados amenazados en el frente por mal equipamento, falta de alimentos y una altiva oficialidad de aristócratas, la desilusión con la falta de reformas gubernamentales y el respaldo al Gobierno provisional de la mayoría de los partidos favoreció a los bolcheviques, a los mencheviques de izquierda y a los social-revolucionarios, que desencadenaron una intensa campaña de propaganda en la capital, que entonces se llamaba Petrogrado.

soviets

Soviets

Prácticamente toda la población estaba por la Paz inmediata, el rechazo a los sacrificios para continuar la guerra y se negaban a seguir a Gobiernos de coalición con los kadetes y después del fracasado intento restaurador zarista del golpe del general Kornílov era evidente que los bolcheviques era la estrella ascendente.

kornilov

Kornilov

Vladimir Lenin proclamó el Poder soviético dirigiéndose al II Congreso de los Sóviets en Petrogrado, entonces la capital, en octubre de 1917 según el antiguo calendario, o noviembre según el actual calendario gregoriano. La Revolución de octubre había triunfado, los días que sacudieron al mundo. Las secuelas más visibles de la guerra fueron la desaparición de cuatro imperios: el alemán, el austrohúngaro, el ruso y el otomano.

John-Reed-550x628

El escritor John Reed

Una noche que estremeció al mundo

El periodista y escritor estadounidense John Reed (1887-1920) fue testigo directo de los momentos históricos que dieron el triunfo a la Revolución de Octubre y contó en primera persona, en su inmortal obra Diez días que estremecieron al mundo, la experiencia del Instituto Smolny durante la madrugada del 7 al 8 de noviembre de 1917, el ambiente que se respiraba y la resolución del Soviet de Petrogrado, reunido en sesión extraordinaria, que proclamaba el poder de los soviets y llamaba a consolidar la revolución en toda Rusia:

diez días estremeciern al mundo

«Llegamos al Smolny, cuya sólida fachada estaba completamente iluminada; de todas las calles, sumidas en la oscuridad, afluían oleadas de formas vagas que se desplazaban con prisa. Pasaban automóviles y motocicletas; un enorme automóvil blindado, color elefante, avanzaba pesadamente con dos banderas rojas en la torreta y tocando la sirena. Hacía frío y en la parte exterior de la verja los guardias rojos habían encendido una fogata. En la puerta interior, a la luz de otra fogata, los centinelas descifraron a duras penas nuestros pasaportes y nos examinaron. Las fundas de lona de los cañones y las ametralladoras instaladas a cada lado de la puerta habían sido retiradas y las cintas de munición colgaban, como serpientes, de las culatas. Los automóviles blindados, con los motores en marcha, estaban alineados en el patio, bajo los arboles. Los largos pasillos desnudos, débilmente iluminados, retemblaban bajo el ruido ensordecedor de los pasos, los gritos, las llamadas. Reinaba una atmósfera de febril agitación. Una verdadera multitud se precipitaba por las escaleras: obreros ataviados con blusas y gorras de pelo negro, muchos con el fusil al hombro; soldados con burdos capotes color de barro y la chapka gris de plato; algunos jefes, Lunacharski, Kaménev, corrían, rodeados de grupos en los que todo el mundo hablaba a la vez, con el rostro fatigado y angustiado y llevando bajo el brazo una cartera repleta de documentos. La sesión extraordinaria del Soviet de Petrogrado acababa de terminar. Detuve a Kaménev, hombre pequeño, de movimientos vivos, cara ancha y animada, casi sin cuello. Sin otro preámbulo nos leyó en francés una rápida traducción de la resolución que se acababa de aprobar:

smolny guardia

Guardia del Smolny

  • El Soviet de Diputados obreros y soldados de Petrogrado, al saludar a la revolución victoriosa llevada a cabo por el proletariado y la guarnición de Petrogrado, señala de manera particular la unión, la organización, la disciplina y la cooperación perfecta de las masas en el curso del levantamiento; raramente se vertió menos sangre y raramente hubo insurrección que conociera tal éxito.
  • El Soviet expresa su firme convicción de que el Gobierno soviético obrero y campesino que será creado por la revolución asegurará al proletariado de las ciudades el apoyo de toda la masa de campesinos pobres y marchará con firmeza hacia el socialismo, único medio de evitar las miserias y los horrores inauditos de la guerra.
  • El nuevo gobierno obrero y campesino presentará inmediatamente a todos los países beligerantes proposiciones con vistas a lograr una paz democrática y justa.
  • Suprimirá inmediatamente la gran propiedad de la tierra y devolverá las tierras a los campesinos. Implantará el control de los obreros sobre la producción y el reparto de los productos manufacturados e instaurará un control general de los bancos, que pasarán a ser un monopolio del Estado.
  • El Soviet de Diputados obreros y soldados de Petrogrado exhorta a los obreros y campesinos de Rusia a que pongan toda su energía y abnegación al servicio de la Revolución obrera y campesina. El Soviet expresa la convicción de que los obreros de las ciudades, aliados a los campesinos pobres, sabrán mantener entre ellos una disciplina inflexible y asegurar un orden revolucionario perfecto, indispensable para la victoria del socialismo. El Soviet está convencido de que el proletariado de los países occidentales nos ayudará a conducir la causa del socialismo hacia una victoria completa y duradera».

John Reed, Diez días que estremecieron al mundo (Capítulo IV. La caída del Gobierno Provisional).

diez dias que cambian

Caricatura soviética: diez días que cambian el mundo

 

A continuación una reproducción del discurso de Lenin grabado en disco fonográfico:

 

¿Qué es el Poder soviético?  LENIN

 

LENIN¿Qué es el Poder soviético? ¿En qué consiste la esencia de este nuevo poder, que no quieren o no pueden comprender aún en la mayoría de los países? Su esencia, que atrae cada día más a los obreros de todas las naciones, consiste en que el Estado era gobernado antes, de uno u otro modo, por los ricos o los capitalistas, mientras que ahora lo gobiernan por primera vez (y, además, en masa) precisamente las clases que estaban oprimidas por el capitalismo. Mientras exista la dominación del capital, mientras la tierra siga siendo propiedad privada, el Estado lo gobernará siempre, incluso en la república más democrática y más libre, una pequeña minoría, integrada en sus nueve décimas partes por capitalistas o ricos.

Por primera vez en el mundo, el poder del Estado ha sido organizado en Rusia de manera que únicamente los obreros y los campesinos trabajadores, excluidos los explotadores, constituyen los Soviets, organizaciones de masas a las que se transfiere todo el poder público. Esa es la causa de que, por más que calumnien a Rusia los representantes de la burguesía de todos los países, la palabra “Soviet” no sólo se ha hecho comprensible en todo el mundo, sino popular, entrañable para los obreros, para todos los trabajadores. Y precisamente por eso, el Poder soviético, cualesquiera que sean las persecuciones de que se haga objeto a los partidarios del comunismo en los distintos países, triunfará en todo el mundo de modo ineludible o indefectible en un futuro próximo.

Sabemos muy bien que tenemos todavía muchos defectos en la organización del Poder soviético. Este poder no es un talismán prodigioso. No cura de golpe las lacras del pasado, el analfabetismo, la incultura, la herencia de la brutal guerra, la herencia del capitalismo rapaz. En cambio, permite pasar al socialismo. Ofrece a los oprimidos de ayer la posibilidad de elevarse y de tomar cada vez más en sus manos toda la gobernación del Estado, toda la administración de la economía, toda la dirección de la producción.

El Poder soviético es el camino al socialismo, hallado por las masas trabajadoras y, por eso, un camino acertado e invencible.

FIRMADO: VLADIMIRO ILITCH ULIANOV (LENIN)

# - #

Aquellos momentos cambiaron el orden mundial y originaron tanto a la Unión Soviética como a los procesos emancipadores y anticolonialistas que acabarían por derrumbar el poder omnimodo de las elites aristocráticas de las monarquías y las finanzas. Luego vendrían la subida del fascismo y del nazismo, la Segunda Guerra Mundial, el stalinismo, la Guerra Fría, los procesos descolonizadores, la Revolución China, las guerras de Corea y Vietnam, la Revolución Cubana y también el derrumbe del llamado „campo socialista“ y, finalmente, el desmoronamiento de la Unión Soviética.

Las cosas están ahora como están con nuevos Poderes mundiales y complicadas situaciones políticas y económicas que se ensombrecen por efecto de la Pandemia mundial. Pero, sea como sea, este 7 de Noviembre es sin duda una fecha digna de conmemorarse, unos con lágrimas en los ojos, otros son sonrisas escepticas, pero todos con la atención que reclaman los hechos de trascendencia histórica universal.

* La casa de mi tía agradece la gentileza Emilio Díaz Miranda

emilio díaz miranda

 

mancheta 33