Buscar
09:40h. domingo, 23 de enero de 2022

ESTADO, INQUISICIÓN Y UNITARIFORMISMO

Año nuevo, ¿vida nueva con historias viejas? - por Emilio Díaz Miranda

 

FRASE DÍAZ MIRANDA

ESTADO, INQUISICIÓN Y UNITARIFORMISMO

 

Año nuevo, ¿vida nueva con historias viejas? - por Emilio Díaz Miranda *-

 

simbolo de inquisición

Símbolo de la Inquisición

 

El saludo de “año nuevo, vida nueva“ debería estar anclado en novelas de ciencia-ficción porque todos sabemos que la vida anterior sigue. Sólo si los cambios son muchos y grandes nos parece  la vida otra y nueva, bien sea por el improbable éxito de haber comprado el número de Lotería del Gordo navideño o por haber ascendido en nuestra carrera, pero esa vida no es “nueva“, bien sea por los hábitos que arrastramos, bien sea porque el ambiente que nos cerca se convierte en cadena.

décimo

Y no es que la “nueva“ entrada en un tiempo desconocido no pueda significar  mejora. Siempre es posible cambiar algo para mejorar.

El Año Nuevo se abre a mil posibilidades  y siempre vendrá algo inesperado que nos puede hacer más felices (o todo lo contrario). Puede ser una nueva vacuna prodigiosa, pero puede ser la extensión de los conflictos bélicos del Oriente Medio o un agravamiento entre Ucrania y Rusia. En cualquier caso en la vida cotidiana y familiar puede mejorar el ritmo y superar problemas que creíamos insolubles. A veces basta una reconsideración, una nueva mirada e interpretación.

En el caso de la vida política, que es siempre colectiva, nuevas miradas e interpretaciones serían convenientes porque suele ser indispensable borrar las “historias viejas“ que se nos han impuesto tradicional e ideológicamente. Historias que en gran parte se siguen inculcando en Escuelas y Universidades. Lo cual es como ir por caminos nuevos del mundo con una gafas oscuras y de falsa graduación óptica, usando un mapa antiguo que ignora los cambios políticos y geográficos, bien sea por nuevas fronteras, por cambios de régimen o por erupciones volcánicas o tsunamis que modificaron la geografía.

Las sociedades no pueden vivir amarradas a mitologías ya sin significación, ni a fantasmas o a pesadillas del pasado. Es preciso desatar lo que ata conjuntamente a víctimas y a delincuentes, no hay que repetir lo viejo ni temerlo pasivamente, hay que actuar desmadejando el entramado de rencores, remordimientos, miedos y falsedades. Es decir, hay que iniciar con actos y acciones nuevas la vida que se nos ofrece.

FERNAND BRAUDELComo afirmaba Fernand Braudel en su Lección Inaugural, del 1º de Diciembre de 1950 en el Collège de France, de la Cátedra de Historia de la civilización moderna, “las grandes catástrofes no son necesariamente artífices pero sí, con toda seguridad, los pregoneros infalibles de revoluciones reales; en todo caso, constituyen siempre una incitación a pensar, o más bien a replantearse, el universo“

Es cierto que grandes catástrofes han sido ocasión de renovación y nuevos impulsos históricos, para los sobrevivientes, siempre que sean capaces de hacer cosas nuevas. No basta repetir formulas pasadas. Hay que aprender de lo experimentado y, al mismo tiempo, intentar algo nuevo, inédito.

Claro está que me estoy refiriendo a nuestro país, a nuestro Estado y a lo que me parece necesario, especialmente en plena pandemia mundial y con dificultades económicas: En el campo sanitario hacer caso de los conocimientos de la Ciencia y de los consejos de la Medicina; en el campo económico siendo más solidarios personal, nacional e internacionalmente. Todo ello no sólo es posible, también es necesario y yo creo que imprescindible. Las revoluciones son necesarias, pero no siempre posibles.

PANDEMIA VOLCÁN

La catástrofe mundial de la pandemia y la canaria con la terrible erupción volcánica de La Palma, nos brindan la ocasión de aprender la necesidad de la solidaridad, de la colaboración y del saber dejar a un lado las rencillas políticas por un tiempo en aras del bien común.

 

cuadro de torturas inquisición

Torturas de la InquIsición

ESTADO “CATÓLICO“(?) , INQUISICIÓN Y POLICÍA TALIBÁN

Una de las concepciones pseudohistóricas que venimos arrastrando secularmente es que España, como estado, es eterna o, por lo menos, que Geografía y Estado formaron una unidad indisoluble desde los Reyes Católicos o incluso antes.

El marco de un artículo es muy pequeño y estrecho para rebatir tal idea y menos aún para desarrollar la idea de la Otra España Posible. Así que me conformaré con presentar algunos hechos históricos sin la pretensión de emular o rebatir a un Oswald Spengler con su concepto de Kultur milenario (La Decadencia de Occidente) ni a un Karl Jaspers con su concepto de tiempo-eje o Era Axial (Achsenzeit en Vom Ursprung und Ziel der Geschichte).

Oswald SpenglerKarl Jaspers

Cuando Julian Marías, orteguiano y cristiano, escribe que „La historia es ante todo la historia de la emergencia, desarrollo y desaparición de las vigencias sociales“ nos recuerda al “eje temporal o Achsenzeit“ de Jaspers cuya característica central desde el 800 al 250 a.C. es que Jaspers cree ver la emergencia casi simultánea de nuevos “modos de pensar“ en China. Persia, India y Occidente.

JULIÁN MARÍAS

En todo caso, los hechos históricos tienen un sentido que no es ni el pretendido por sus actores ni el interpretado por teóricos con una concepción preconcebida  a la que hacen ajustar los hechos fácticos. Y que la historia es la historia de la lucha de clases es sólo una parte, sociológico-política de la verdad histórica.

La gran parte de la Historia escrita que hemos recibido no es otra cosa que la lectura de textos escritos en las distintas épocas, refiriéndose casi siempre a reyes, dinastías y a los conflictos y alianzas entre ellos, pero ignorando a los pueblos y sus condiciones y modos de vida.

Juan G. Atienza

Juan G. Atienza, en su libro Regina Beatissima sobre Isabel la Católica,  escribe acertadamente que :“Los españoles no somos los únicos en el mundo occidental, pero tanto nuestros gobernantes como quienes en realidad gobiernan y pretenden marcar las líneas maestras de nuestro comportamiento siguen una línea de conducta y de obediencia debidas que aún bebe del esquema establecido hace quinientos años por los Reyes Católicos y, sobre todo, por el espíritu de Isabel la Católica“.

REYES CATÓLICOSALEJANDRO VI

El título de Isabel la Católica le fue otorgado a ella y a su marido por el papa Alejandro VI mediante la bula Si convenit, el 19 de diciembre de 1496. Port al bula se conoce a la pareja real con el nombre de Reyes Católicos, título que usarían prácticamente todos los reyes de España posteriores.

Una Isabel Católica que llegó a reprochar personalmente al Papa Alejandro VI, el Borgia, su vida disoluta; los propósitos isabelinos eran buenos pero impregnados de una beatería enfermiza que la hacía no lavarse ni cambiar de ropas por promesas hechas a Dios o a los santos para obtener favores. Si esos favores se hicieron visibles no lo ponen las crónicas, pero el olor de su majestad delataba a los visitantes cuan grande había sido la promesa. Su deseo de santificar al pueblo llano y al corrupto clero castellano la hacían creer en la necesidad de llevarles por el buen camino hacia el Cielo prometido aunque fuera a garrotazos.

retrato isabel la católica

Isabel la Católica

El fanatismo religioso de Isabel la hacía practicar ayunos, penitencias y oraciones continuas, cosa que el rey Fernando, su esposo, no compartía, pero aceptaba.

La Santa Hermandad fue promulgada en las Cortes celebradas en Madrigal (1476) con un Cuaderno de Ordenanzas cuidadosamente preparado.  Las Hermandades  eran federaciones de carácter policiaco aparecidas a finales del siglo XII que, al principio, tenían carácter local o comarca rural para defenderse de malhechores. La nobleza no veía con buenos ojos a las Hermandades porque „perturbaban“ sus intereses que, en no pocas ocasions, eran complices de robos perpetrados por “golfines y bandoleros“. 

santa hermandad

La nueva “Santa“ Hermandad que seguía siendo financiada por los municipios, tenía poderes para lanzar a sus guardias o cuadrilleros contra quienes les pagaban, quedando bajo el mando de la Corona.

La “santidad“ de la Hermandad monárquica inspiraba tanto temor como el Santo Oficio o Inquisición, también implantada a petición de Isabel al Papa romano. 

Isabel de Castilla y Fernando de Aragón se casaron el 19 de octubre de 1469. Por ser primos segundos necesitaban una bula papal de dispensa que solo consiguieron de Sixto IV, después de casados, o sea ilegalmente según el Derecho Canónico, a través de su enviado el cardenal Rodrigo Borgia (más tarde Papa con el nombre de Alejandro VI) en 1472. Ella y su esposo Fernando conquistaron el Reino nazarí de Granada y tejieron una red de alianzas matrimoniales que harían que su nieto Carlos heredase las coronas de Castilla y de Aragón, así como otros territorios europeos, y comprase el título de emperador del Sacro Imperio Romano Germánico.

CARLOS V SIRG

Con todo la unificación política de España habría de tener sus limitaciones; no se anulaban ni borraban por completo los efectos y consecuencias de la peculiar Edad Media peninsular. La sociedad que empezaba a ser “española“ se hallaba todavía dominada por el espíritu medieval de la Edad que moría, lo que explica que Isabel y Fernando pusieran más de una vez en peligro su propia obra con palabras y actos incomprensibles de otro modo. Isabel era esencialmente una mujer de la Edad Media, como lo fueron sus directores espirituales; Torquemada y el cardenal Cisneros. En la bicéfala monarquía Fernando personificó la razón de Estado y el escepticismo del Renacimiento, mientras que Isabel personificó los ideales medievales.

TORQUEMADACISNEROS

Isabel y Fernando se apoderaron del trono tras una larga lucha, primero contra el rey Enrique IV (recuérdese el Conflicto por la sucesión de Enrique IV de Castilla, ya que en 1462 nació Juana, hija de Enrique IV de Castilla y de Juana de Portugal. La recién nacida fue nombrada heredera del trono, con el título de Princesa de Asturias, pero en septiembre de 1464 el rey ante la presión de gran parte de la nobleza castellana nombró Príncipe de Asturias a su medio hermano Alfonso.) De 1475 a 1479 en la guerra de Sucesión castellana contra los partidarios de Juana, falsa pretendiente al trono, según unos, o reina legítima, según otros,  Isabel – que era medio hermana del difunto Enrique, se hizo con el poder y reorganizó el sistema de gobierno y la administración, centralizando competencias que antes ostentaban los nobles; reformó el sistema de seguridad ciudadana con las Hermandades y llevó a cabo una reforma económica para reducir la deuda que el reino había heredado de su hermanastro y predecesor en el trono, Enrique IV. Para ganar la guerra de Granada acudieron todo tipo de fuerzas, desde las tradicionales, reunidas por los nobles, los concejos, las órdenes militares, los señoríos eclesiásticos; hasta la recientemente organizada Santa Hermandad, así como mercenarios profesionales provenientes de toda Europa incluyendo un grupo de arqueros ingleses bajo el mando de Lord Scales.

 

reino nazari de Granada 

En verde el territorio del reino nazarí durante el siglo XV. En azul claro, los territorios

conquistados por los reinos cristianos desde el siglo XIII incluyendo Ceuta.

(Mapa de Wikipedia)

Esta Conquista que se nos ha presentado como esfuerzo patriótico español fue una guerra de tipo político-religiosa. A quienes extrañe la presencia de arqueros ingleses hay que decir que no era extraño la presencia inglesa durante la toma de Granada ya que los Reyes Católicos habían conseguido después de años que el papa Inocencio VIII declarara la guerra por la conquista de Granada como una Cruzada, con el fin de acceder a las riquezas y bienes de todos los monasterios europeos para su empresa. Al decretarse la Cruzada, reyes de toda Europa mandaron tropas para reforzar el ejército de los Reyes Católicos. De Inglaterra vino un tío de la mujer del rey de Inglaterra, Edward Woodville (Lord Scales, fallecido en 1488)), con un buen destacamento de soldados para ayudar al ejército castellano-aragones, así como el Duque de Bristol, natural de la ciudad galesa de Cardiff y primo de Enrique VII Tudor que llegó en 1489 y que estaría presente en el momento de la capitulación de la ciudad, pues se casó con Concepción  Carazo, una noble española.

Edward Woodville (Lord Scales

Lord Scales

La muy cristiana Cruzada no pasó de ser un pillaje y saqueo en la que los reyes de España “en el año del Señor 1491, permitieron “a cada sarraceno tener tantos de sus propios bienes como pudiera llevar a su espalda, excepto arneses, oro, plata y armas“.

Una vez conquistada la Península Ibérica y con la Inquisición en marcha, se firma el decreto de expulsión de los judios, el 31 de marzo de 1492. Algún comentarista lo atribuye al deseo de homogeneización religiosa del reino y, nada menos que al sentido providencialista de Isabel, que siempre pensó que extendiendo el cristianismo estaba haciendo a judíos, conversos o paganos un favor y un espléndido regalo, pues según los teólogos cortesanos la verdadera fe (que debía ser, sin duda, la cristiana) llevaba aparejada la Vida Eterna.

judios y moriscos

Isabel creía firmemente en estas ideas, y como buena cristiana procuró hacer todo el proselitismo posible, pero sin caer en ninguna violenta tiranía, sólo tenían que convertirse voluntariamente al cristianismo, comer carne de cerdo y olvidar los ritos judaicos. Y para controlar la vida “cristiana“ se encargaba a la Inquisición de interrogar, torturar y mandar a la hoguera a aquellos que violasen los preceptos de la Santa Madre Iglesia.

Lo que económica, cultural y políticamente supuso la expulsión y persecución de los judíos conversos o “marranos“ para España ha sido incalculables perdidas. Y en el clima político lo hemos percibido a través de las diversas dinastías fueran de los Austrias o de los Borbones, como por ejemplo, cuando Fernando VII restaura la Inquisición abolida por el rey José Bonaparte y persigue a los liberales fusilándolos. Y remontándose tal clima a un Francisco Franco, Caudillo de España gracias a la Cruzada que nos libró de las libertades republicanas y sus impíos gobiernos y leyes.

FERNANDO VIIFRANCO CORTES

La labor depuradora de la Inquisición tiene un paralelismo de actualidad candente con la situación impuesta por los Talibanes en el poder en un Afganistan abandonado por los Estados Unidos a su suerte, después de haber  estado predicando Derechos Humanos y defensa de los valores de la Libertad y la Democracia para acabar pactando unilateralmente con los Talibanes.

Litografía martires de la libertad

Litografía en Victoriano Ameller (1853) Los mártires de la libertad española

LA REBELIÓN DE LOS COMUNEROS

Hay quienes desdicen de la tradición conservadora que habla de “España“ traída de las manos de sus majestades católicas, y sitúan la unidad nacional en el momento de la rebelión de los Comuneros contra el heredero isabelino, don Carlos, que no sabía hablar castellano cuando vino a España a hacerse cargo de la corona acompañado de una cohorte de aprovechados flamencos que se dieron prisa en apoderarse de puestos y mandos, gozando de privilegios sin respetar a los nativos.

COMUNEROS

El levantamiento se produjo en momentos de la inestabilidad política de la Corona de Castilla, que se arrastraba desde la muerte de Isabel la Católica en 1504. En octubre de 1517, el rey Carlos I llegó a Asturias proveniente de Flandes, donde se había autoproclamado rey de sus herencias hispánicas en 1516. A las Cortes de Valladolid de 1518 llegó sin saber hablar apenas castellano trayendo consigo un gran número de nobles y clérigos flamencos como Corte propia, lo que produjo recelos entre las élites sociales castellanas, que vieron con tales intrusiones una pérdida de poder y estatus social. Este descontento se transmitió a las capas populares y, como primera protesta pública, aparecieron pasquines en las iglesias donde podía leerse:

Tú, tierra de Castilla, muy desgraciada y maldita eres al sufrir que un tan noble reino como eres, sea gobernado por quienes no te tienen amor,

Las exigencia económicas y demandas fiscales, coincidentes con la partida del rey don Carlos para la elección imperial en Alemania (Cortes de Santiago y La Coruña de 1520), produjeron una serie de protestas y revueltas urbanas que se coordinaron e institucionalizaron, buscando y encontrando un candidato alternativo a la corona en la «reina propietaria de Castilla», la madre de Carlos, Juana, cuya incapacidad o locura podía ser objeto de revisión, aunque la propia Juana no parecía interesada.  Juana la Loca quizás no estaba loca, sino que había expresado en su juventud dudas sobre la Iglesia Católica y su clero.

Los destacados líderes comuneros PadillaBravo y Maldonado lucharon hasta ser capturados. Al día siguiente, 24 de abril, los jueces Cornejo, Salmerón y Alcalá los encontraron culpables «en haber sido traidores de la corona real de estos reinos» y los condenaron «a pena de muerte natural y a confiscación de sus bienes y oficios»

ejecución Comuneros de Castilla

 Ejecución de los comuneros de Castilla, del romántico Antonio Gisbert (1860, Palacio de las Cortes ).

Aplaudido por los liberales del xix, fue adquirido por el Congreso

Esta obra representa la ejecución de los comuneros Juan de PadillaJuan Bravo y Francisco Maldonado, que se llevó a cabo en Villalar el día 24 de abril de 1521, y fue adquirida por el Estado español por la cantidad de 80.000 reales, y actualmente se expone en el Congreso de los Diputados de España.

La Historia de España será muy distinta si el levantamiento revolucionario de los Comuneros se tomará como punto primero de partida de la unidad nacional, si se condenase históricamente la persecución y expulsión de judíos, de musulmanes y si frente a la tolerancia y convivencia de distintas religiones no se hubiese impuesto la teoría absolutista y la practica católica represora desde el Poder: inquisición, Hermandades, etc.

Aquella España tiene poco que ver con la actual y menos todavía con la mentalidad popular, y la Iglesia que preside el Papa Francisco trata de reconciliar a las religiones y no de instaurar de nuevo el absolutismo de aquel entonces. Pero sería un gran paso si en este año que se inicia se emprendiese la labor de rectificación histórica y posibilitar la concordia entre los ciudadanos y quizás también en política la ilusión de una vida nueva sin historias viejas.

* La casa de mi tía agradece la gentileza de Emilio Díaz Miranda

emilio díaz miranda

 

mancheta 40