Buscar
13:07h. lunes, 12 de abril de 2021

Peras imposuit Iuppiter nobis duas

La aparente confusión entre opiniones y etiquetas - por Nicolás Guerra Aguiar

 

frase aguiar

 

periódicos nicolás guerra

La aparente confusión entre opiniones y etiquetas - por Nicolás Guerra Aguiar *

cou preuCuando en la década de los 80 el Ministerio de Educación y Ciencia revolucionó la programación oficial, impuso como meta el aprendizaje crítico del alumnado de COU -Curso de Orientación Universitaria-, sustituto del anterior Preuniversitario. Pretendió que los alumnos (ciencias o letras) fueran capaces de enfrentarse ideológicamente a un texto y, tras la comprensión y resumen del mismo, expresaran libremente su opinión crítica (no valía el fácil recurso de “Coincido plenamente con el autor”, por ejemplo, pues interesaban los porqués razonados).

lengua española cou  El programa de Lengua Española, materia común a las tres variantes couísticas, centraba sus preferencias fundamentalmente en lenguaje y comunicación. De ahí que se trabajaran textos técnicos, científicos, jurídicos, administrativos, periodísticos, publicitarios y de materias humanísticas para conocer, además, el uso literario del lenguaje. Inclúyanse, también, las estructuras de los mismos y la conformación argumentativa: tesis y razonamientos para probar o demostrar un juicio. 

 

 Así, no solo practicarían la llamada “redacción coherente”; también se acostumbrarían al manejo de argumentos. Sirven estos para aplicar conocimientos adquiridos en otras materias e interrelacionarlas (Literatura, Arte,  Filosofía… debían estudiarse como variadas manifestaciones de un nuevo pensamiento, renovadas maneras de ver la vida). El Modernismo, por ejemplo, no fue un movimiento literario exclusivamente: afectó a la arquitectura, a la decoración, a los dogmas (el movimiento religioso pretendió reducir el abismo entre la doctrina cristiana, la filosofía y la ciencia. Fue condenado por la Iglesia católica y algunas protestantes).  

MODERNISMO

  Pero, claro: era imprescindible la correcta lectura del documento. Y a tales edades resultaba fundamental el continuo manejo del diccionario, pues solo la disección del texto a través de la lengua como bisturí permite entrar en espacios escondidos o disimulados intencionadamente por el autor (no siempre es así en textos rigurosamente técnicos, científicos…, pero sí ideológicos. Sin duda alguna, las ideas  definen pensamientos en sus más amplias variantes referidas, por ejemplo, a personas, sociedades, momentos epocales, actuaciones culturales, religiosas, políticas…). 

DICCIONARIO MARÍA MOLINER

RAMÓN PÉREZ DE AYALA  Y eso es, precisamente, lo que pretendía tal aventura, reto o desafío al profesor de Lengua Española: debía convencer al alumno de que no se trataba de un principio de acción – reacción, las más de las veces dominado por sensibilidades pasionales ajenas, por tanto, a razones, razonamientos, coherencia argumental. Algo así como la advertencia de Ramón Pérez de Ayala (quizás el más reconocido novelista del Novecentismo español):  cuando decimos “Tengo una idea, vamos al cine”, ¿esa idea es conocimiento puro, racionalidad? (En la propuesta anterior quizás la palabra sugerencia sea la apropiada.) Los nuevos planteamientos pedagógicos, en fin, pretendieron formar a una generación con espíritu crítico y, a la vez, demostrarle que su opinión interesaba.

   Llevo muchos años, estimado lector, leyendo con interesado detenimiento muchos artículos periodísticos relacionados con la información en general y la sección “Opinión”, muy variada y, a la vez, ilustrativa. Mas, por un elemental principio, mantengo prudentes líneas de selección, pues ciertos posicionamientos extremistas ocultan la buscada neutralidad. Ya lo escribió el fabulista Fedro dos milenios atrás: Peras imposuit Iuppiter nobis duas… (‘Júpiter nos puso dos alforjas: una delante, con los vicios ajenos; otra en la espalda, con los vicios propios’). 

fedro peras imposuit iuppiter

 Desde hace tres meses añado una nueva perspectiva: me detengo en comentarios de lectores que aportan sus puntos de vista sobre juicios expuestos por quienes escriben con frecuencia en las páginas de periódicos, a veces antagónicos. Pero esta disparidad enriquece: nadie está en posesión de la verdad absoluta (yo hubiera firmado algún artículo de opinión leído en ABC. Y no habría apoyado otro de Público, por ejemplo).  

abcpúblico

  Pero no todos los periódicos digitales ofrecen la anterior oportunidad. Así, ABC, El Mundo, La Provincia, El Día… exigen la suscripción (tres meses por un euro como primer enganche en algunos); otros (La Razón, El Mundo…) recogen aportaciones de sus lectores (muchos firman como eperlajlz-1614669879;  jav123er; Casillero…); Público, Diario de Avisos, El Plural, Infolibre… no permiten intromisiones ajenas. Y así hasta Canarias7, infonortedigital, Teldeactualidad… donde los comentarios tienen cabida siempre que se disponga de contraseña. (En lacasademitia.es, diario exclusivo de opinión, basta con rellenar un par de recuadros.) (1)

la casa de mi tía

comentario la casa de mi tía

  Tal posibilidad de participación es posible porque algunas empresas lo consideran interesante. A veces permiten trescientos caracteres; otras, dadivosa amplitud. Y los lectores intervienen, lo cual confirma la necesidad social de la comunicación: escriben para ser leídos y expresar pensamientos, derecho al que pocos tienen acceso. (La proliferación actual quizás se deba a la pandemia: cada día nos estamos alejando más de las palabras orales y de las conversaciones cara a cara. ¿Las recuperaremos o su enclaustramiento será una de las secuelas del covid-19?) 

separación covid

anónimo  Varios de los segundos opinadores suelen exponer ordenados puntos de vista, resultan interesantes, invitan a la reflexión. Pero muchos de ellos se ocultan con falsos nombres: ¿por qué? A fin de cuentas la ley protege la libertad de expresión (no es tal la violencia callejera en Cataluña). Y esta excesiva prudencia resta fuerza a sus intervenciones. Porque tras el pseudónimo se manifiestan -aparentemente- quienes desean disfrazar algo frente al autor del artículo, el cual da nombre y apellidos y expone el careto, fotografiado. Los primeros juegan con ventaja. Los segundos, por tanto, no contestan.

  Otros reflejan constreñidos posicionamientos, interesadas lecturas -nada que ver con el Ministerio de los 80- a veces ajenas al tema desarrollado por el articulista. Y algunos pocos se invisten de auras celestiales, dictan sentencias condenatorias y se entrometen, incluso, en la psique del autor: dan por sentadas ciertas tendencias ideológicas y fobias (intento de freudiana actividad condenada al fracaso).

  Es aquí donde concluyo. Los articulistas de opinión ejercen como tales. Y para corroborar ciertos planteamientos a veces recurren a la argumentación ejemplificada cuya finalidad es solo esa: ilustrar con datos. Pero el articulista descubre la  apasionada propensión que algunos irreconocibles manifiestan (pocos, es cierto). No desarrolla crítica argumentada esa minoría, en absoluto: domina el continuado enjuiciamiento con etiquetas de adscripciones políticas, sin más… como si la política fuera el principio y fin de todas las cosas. (No obstante, en general, se aprende. Y el articulista agradece la coherencia.)

* La casa de mi tía agradece la gentileza de Nicolás Guerra Aguiar

nicolás guerra reseña

(1) Nota de Chema Tante En La casa de mi tía se publican todos los comentarios, sin otra excepción que la de un connotado fascista conejero, que está vetado, no por fascista, sino por mentiroso notorio


MANCHETA 9