Buscar
04:24h. jueves, 24 de junio de 2021

ésa es la lucha: ¿Cuál es el valor del trabajo y cuál su precio?

El Banco Contra España - por Antonio Cabrera de León

 

frase cabrera de león

El Banco Contra España - por Antonio Cabrera de León *

Hay una institución que pagamos todos y cuyo nombre oficial, Banco de España, es un mero eufemismo que tapa su único propósito: proteger a la banca y a la patronal de las aspiraciones de los trabajadores. Eso, para quien no lo supiera, quedó claro con su brillante supervisión de la banca española durante la primera década de este siglo. De 80.000 M€ no baja lo que nos está costando a todos, sin que nadie le haya pedido responsabilidades o se haya planteado su desaparición. Puesto que ésta es una institución contra la mayoría, suelo llamarla el Banco contra España (BcE).

Don Pablo Hdez. es actualmente el gobernador BcE. El prorrateo mensual del sueldo que se le paga a este sujeto con dinero de todos es de 18.119 €. Mensual, insisto: más de 18.000 € al mes. Casi la mitad de los españoles gana menos de 18.000 € al año, pero él los gana en un mes con dinero público.

Si este gobernador no encargara en su BcE la elaboración de informes sobre temas en los que no tiene encomienda ni competencia, no se harían. Pero él ordena los estudios que interesan a quienes realmente sirve. ¿Algún análisis relacionado con quienes ganan más de 120.000 €/año? ¿Alguno sobre los impuestos bancarios y patronales no pagados por elusión fiscal? No. Lo suyo es hacerlos sobre los esclavos, o al menos sobre quienes deberían serlo según la patronal (“Quien se deja explotar es porque quiere”, dijo el delincuente fiscal que preside la patronal hotelera).

Ahora ha dicho el BcE que supone que, aunque no puede demostrar que ésa fuera la causa, quizá subir el salario de los esclavos en 2019 hizo que los patronos contrataran menos carne de cañón. No despidieron a los que ya trabajaban, admite, pero tal vez no contrataron nuevos pobres. Gracias a esa subida, las trabajadoras peor pagadas (son mujeres en su mayoría) pasaron de cobrar 10.500 € al año a cobrar 12.600. Al año, insisto, 12.600 € al año es algo que la banca, la patronal y su BcE consideran que pudo tener repercusiones negativas sobre el empleo.

Según la lógica ultraliberal del BcE, si Hdez. tiene 3 coches caros y pensaba comprar dos utilitarios baratos para el personal de servicio (gran garaje el suyo), tras la tremenda subida salarial tal vez decidiera comprar sólo un coche barato y meter en él a todo el servicio. Pero podría ocurrir que, siguiendo otras lógicas, las trabajadoras dijeran no. NOP: mire usted, Hdez., somos 6 las trabajadoras que usted tiene contratadas y no cabemos en un Seat Panda. Además, para el trabajo que usted quiere se necesitan 2 trabajadoras más. Así que o hay 2 Pandas y contrata 2 trabajadoras más o no se hace el trabajo nuevo.

Gran dilema. Si a Hdez. los 12.600 €/año le parecieron mucho salario y no contrató a las dos trabajadoras nuevas, puede atribuir a la mejoría salarial la falta de contratación. Pero otros podemos atribuirla a la avaricia patronal, cosa que no estudiará el BcE. Lo realmente cierto es que si las 6 trabajadoras no aceptaron volver a la esclavitud, el trabajo quedó sin hacer. Y ésa es la lucha: ¿Cuál es el valor del trabajo y cuál su precio? Espero que los trabajadores no permitan que sea el BcE quien fije cuál es su valor y cuál su precio.

* La casa de mi tía agradece la gentileza de Antonio Cabrera de León

ANTONIO CABRERA DE LEÓN RESEÑA

mancheta 34