Buscar
10:11h. Domingo, 17 de Diciembre de 2017

Ben Magec, es que el rejo se te ve - por isidro Santana León

isidro santana leónSi, ustedes como colectivo ecologista se han plegado al poder de una forma diáfana e interesada y, en asuntos de enjundia –que eran para denunciar por delito contra el medio ambiente– han hecho, por la cuenta que les trae, la vista gorda o ciega. Resulta que ahora se escandalizan y ponen en el candelero la destrucción del paisaje de Tamadaba –cuando les toca aparecen ante la opinión pública como Superman– mientras en otros sitios han claudicado y silenciado gravísimos actos contra la naturaleza, pues, donde hay subvenciones, esto es, quien paga la orquesta es quien decide la música que se pone y hay que bailar.

Ben Magec, es que el rejo se te ve - por isidro Santana León *

Si, ustedes como colectivo ecologista se han plegado al poder de una forma diáfana e interesada y, en asuntos de enjundia –que eran para denunciar por delito contra el medio ambiente– han hecho, por la cuenta que les trae, la vista gorda o ciega. Resulta que ahora se escandalizan y ponen en el candelero la destrucción del paisaje de Tamadaba –cuando les toca aparecen ante la opinión pública como Superman– mientras en otros sitios han claudicado y silenciado gravísimos actos contra la naturaleza, pues, donde hay subvenciones, esto es, quien paga la orquesta es quien decide la música que se pone y hay que bailar.

A mí esa plañidera tardía con el asunto del Pinar de Tamadaba no me conmueve ni me coge de sorpresa en lo más mínimo, máxime, cuanto sólo se dedican ustedes a nombrar la acción y no a los responsables, dejando caer la ilegalidad, de forma superflua, sobre administraciones determinada –denuncia pública ambigua– para no mojarse contra de sus dirigentes directos y jefes… [Instamos a las Consejerías de Medio Ambiente y Política Territorial del Cabildo de Gran Canaria a publicar en los medios las licencias que permiten ambas actuaciones y las declaraciones de impacto, calificaciones territoriales o informes técnicos que las avalan]

¿Pero es que no les da vergüenza publicar esto cuando los técnicos de Medio Ambiente y Política Territorial son sus dirigentes de Ben Magec… colocados en el Cabildo y a las órdenes de su alcalde Antonio Morales…? ¿Es que van ustedes a seguir jugando, engañando y manipulando a la opinión pública, tal y como lo hicieron en las Jornadas de la Biodiversidad, celebrada en Las Palmas por el Cabildo, sus técnicos y acólitos…? Añadiendo que, además, tienen como aliada a toda la prensa amarilla del sistema para distorsionar cualquier realidad.

Debo refrescarles la memoria de cuando otrora se oponían radicalmente a la actual autopista de La Aldea de San Nicolás, requiriendo, en aquella época, al grupo político que gobernaba –y que no llevó la obra a cabo–, otra alternativa menos lesiva para el medio ambiente y nuestro acervo.

Todo hasta que Antonio Morales llega al Cabildo de Gran Canaria, de la mano de Román Rodríguez –aldeano éste y toda su familia–, eligiendo como técnicos y asesores a algunos dirigentes de la organización ecolojeta de marras… (Eugenio Reyes, José León –Pepe el Uruguayo– y otros más, también en otras administraciones del color), quienes, en la nueva legislatura con Antonio Morales, se tragaron todas sus feroces reivindicaciones justificando dicha vía. Sin embargo, muchísimimos sabemos de sobra –igual que ustedes–, que esa autopista es para beneficiar la especulación, a algún amigo cercano que tiene tierras por allí, para terminar el Parque Temático en que quieren convertir nuestra Isla, y no para bien de los aldeanos, sino de algunos aldeanos privilegiados que piensan hacerse el agosto con las tierras, muchos extranjeros que invertirán en sus negocios turísticos, incluyendo el agua pública de las presas que pondrán al servicio de la nueva casta empresarial: ésta ha sido la gran excusa que beneficia a la gente de La Aldea.

¿Por qué no sacan el plástico negro gigante que desplegaron en contra de la autopista de La Aldea, antes de que Antonio llegara al Cabildo de la Isla y hacen lo mismo en Tamadaba…?

No, ya Eugenio Reyes y sus dirigentes “ecologistas” sólo están por acatar los dictados de su jefe en el consistorio Gran Canario –para eso le pagan– y ahora aparecen ustedes con esta plañidera para lavar la mancilla que no se les quita ni con aguarrás.

No se atreven ustedes a nombrar al cabildo de Gran Canaria, a su presidente ni a sus técnicos responsables en Medio Ambiente, todo por una cuestión de amiguismo e intereses y porque, timoratos, tratan de disparar al aire ante lo que, una vez más, es una aberración y atentado contra nuestra tierra. Tampoco les veo alzar la voz contra la otra carretera que va de La Aldea a Mogán y que va a destruir gran parte de nuestro paisaje, además de los ramales que sacarán para urbanizar Tazarte, Tazartico, Beneguera y cuantos barrancos vírgenes cojan por su paso.

Militantes de Ben Magec, tras la consigna del Cabildo y directamente de sus técnicos, no sólo callaron ustedes la matanza de cabras guaniles de Gran Canaria, sino que la dieron por imprescindible, todo en contra del clamor popular y los amantes de la naturaleza.

Han tragado ustedes con las subvenciones europeas recibidas por el Cabildo, para plantar pinos y robles –forestando hasta en zonas agrícolas– y ahí tienen la paradoja de las grandes mentiras que, más temprano que tarde, salen a la luz: plantando pinos por un lado y talando pinos centenarios por otro, para hacer una avenida en una reserva natural.

Han perseguido ustedes, incansables, Ben Magec, a cualquier agricultor o pastor por hacer un cuarto de aperos para sus tareas, pero se sumen sobornados ante el poder que acogieron con los brazos abiertos, creyendo que era la panacea para nuestra tierra y, ya ven, la película sólo acaba de comenzar.

¿A qué se dedicarán ahora, Ecologistas en Sumisión?, pues no tienen credibilidad alguna… Ya a muchos los veo de corbata y con un maletín lleno de papeles, indumentaria idónea para andar por los barrancos de nuestra Isla y mirar en el estado que están los árboles reforestados en las zonas de laurisilva con los planes dinerarios europeos y canarios –la mayoría secos– y el Rabo de Gato, cada vez más invasor matando nuestra flora endémicas… Las cabras guaniles no: el Rabo de Gato es el depredador y ustedes los colaboradores.

* En La casa de mi tía por gentileza de Isidro Santana León

isidro santana león reserña