Buscar
domingo, 14 de agosto de 2022 21:59h.

¡Qué bueno, lo de mi feligrés de La Breña (Telde)!... por El Padre Báez, presbítero

... que indignado por la matanza de las cabras que lleva sin parar el cabildo, o al menos en la intención de acabar con ellas matándolas todas, que va y me dice: “¡de Sevilla trajeron al verdugo que mató al Corredera, y siguen trayendo de Andalucía (Doñana), a matadores o verdugos de cabras!”

¡Qué bueno, lo de mi feligrés de La Breña (Telde)!... por El Padre Báez, presbítero *

... que indignado por la matanza de las cabras que lleva sin parar el cabildo, o al menos en la intención de acabar con ellas matándolas todas, que va y me dice: “¡de Sevilla trajeron al verdugo que mató al Corredera, y siguen trayendo de Andalucía (Doñana), a matadores o verdugos de cabras!” Y a raíz de esto, se le ocurre a uno pensar y decir, pero ¿y esto va a seguir así? Nos matan a nuestros héroes, nos matan a nuestras cabras, ¿y este pueblo no reacciona masivamente contra los españolistas tabaiberos, que siguen abriendo las puertas de la isla para que matarifes de fuera acaben con lo mejor que tenemos? ¿Es que ordeñaremos después pájaros azules que no existen?, ¿ordeñaremos las tabaibas que ésas sí que dan leche y en abundancia? Pero salidas de tono aparte: ¿Va a permitir este pueblo sigan viniendo de fuera o de dentro verdugos que acaben con las cabras como con el Corredera en su día? ¡Ya es hora de ponernos de pie, y exigir al cabildo cumpla con el mandato de Europa: que no maten las cabras, que les ayudan desde allá afuera, precisamente para que las salvaguarde, y no para que las maten! Ya es hora este pueblo salga del sueño o droga carnavalera donde lo han metido, por si con el fútbol era poco; que la única ganadería que se fomenta es la perruna, precisamente la que apesta en sus mierdas, y la leche de perras no es comestible, salvo que nos obliguen a ello antes de morir de hambre, porque sin agricultura, y sin ganadería y con solo los campos de fútbol, ¿de qué vamos a sobrevivir y trabajar?

El Padre Báez, que para matar el hambre -les dice- siempre tuvimos las cabras, y ello hasta en las azoteas de las casas de la capital, y ahora el cabildo del lugar, nos las matan sin razón, sin ton ni son, y desoyendo las indicaciones de Europa, que se lo prohíbe.

--------------------------

Nota: mañana (día 22 a las 11,00 horas) en el magazine radiofónico “Espejo Canario”, con Chavanel, me pueden oír sobre el tema de las cabras que mata el cabildo.

-------------------------

“...cabras a la matanza...” (salmo 43). / “... cubrían las montañas... se las coman las alimañas...” (salmo 79). / “... planean solo pensando en el daño... las buscan para matarlas...” (salmo 55).

* En La casa de mi tía a petición de El Padre Báez