Buscar
19:55h. Miércoles, 18 de septiembre de 2019

Cuatro camaradas de las Juventudes Comunistas, en el barranco de Soria - por Ramón Armando León Rodríguez

ramón armando león rodríguezCuando se empezó a construir, allá por los años sesenta y tantos en el barranco de Soria, la construcción requería la expropiación de algunas tierras propiedad de unos pocos campesinos y las indemnizaciones eran ridículas.

Cuatro camaradas de las Juventudes Comunistas, en el barranco de Soria - por Ramón Armando León Rodríguez

La presa de Soria está situada entre los municipios de Mogán y San Bartolomé de Tirajana, en Gran Canaria y es la mayor presa de la isla.

Cuando se empezó a construir, allá por los años sesenta y tantos en el barranco de Soria, la construcción requería la expropiación de algunas tierras propiedad de unos pocos campesinos y las indemnizaciones eran ridículas.

No recuerdo exactamente el año y el día, en el que cuatro miembros de las juventudes comunistas, Ana Morales Ruiz, Juan Francisco Morales Ruiz, Agustín Millares Cantero y yo, fuimos al barranco de Soria a entrevistar a los propietarios de las tierras.

Para llegar al barranco tuvimos que subir por una zona montañosa y desconocida para nosotros, esto propició que nos perdiéramos y diéramos vueltas y vueltas como en un laberinto hasta que se nos hizo de noche y no nos quedó otro alternativa que acampar y pasar la noche en la montaña.

Cuando nos despertamos nos llevamos un susto de muerte, nos habíamos instalado al borde de un precipicio, unos cuantos pasos más y nos hubiérmos despeñado.

No acabó aquí la “odisea”. Sin proponérnoslo habíamos llegado al barranco de Soria y había que descender hasta el fondo. Pero no encontramos una vereda para hacerlo y decidimos bajar por unas antiguas cañerías de agua. A Agustín Millares le dio un ataque de vértigo y creo, no lo recuerdo bien, que logró bajar por otro camino.

Después de hablar con los afectados emprendimos el regreso orientados por los campesinos.

Mientras tanto las familias habían dado la voz de alarma y algunos camaradas salieron en nuestra búsqueda, pero nosotros ya habíamos llegado cerca de una carretera y avistamos el coche de un camarada.

Así terminó nuestra pequeña aventura.

Es posible que haya errado en alguna cosa, pero han pasado muchos años y la memoria es frágil.

…¿O no?

*Del muro en FACEBOOK de Ramón Armando León Rodríguez.

ramón armando león rodríguez