Buscar
05:41h. Martes, 13 de Noviembre de 2018

Yo, Camille Saint-Saëns - por Erasmo Quintana

 

FRASE QUINTANA

Yo, Camille Saint-Saëns - por Erasmo Quintana *

Yo, Camille Saint-Saëns, fui un compositor de música clásica, pianista y escritor francés, que me enamoré de Guía de Gran Canaria. Recibí las primeras lecciones musicales de mi madre (una maravillosa profesora) y me convirtió en un excelente pianista, estudiando más tarde en el Conservatorio de París. Di mi primer concierto en la sala Pleyel, contando tan solo con 10 años de edad. Fui Organista en la Iglesia parisina de la Madeleine. Fundé la Sociedad Nacional de Música, en la que se daban a conocer los nuevos valores de la joven escuela francesa, como Fauré, Ravel y Gigout. Me llamaban “el Beethoven francés”, y mi música, a veces excesivamente academicista, la superaba por calidad de mi inspiración y magistral factura.

 

saint-saëns 11 años

saint-saëns pleyel

 

Nací en París (Francia) el 9 octubre 1835 y mi último día en este mundo sucedió en Argel un 16 diciembre 1927. En toda mi vida tuve problemas de salud, padeciendo de los pulmones, por lo que en las épocas invernales prefería el clima templado del Norte de África y de Gran Canaria. La Isla Afortunada de Gran Canaria la visité en siete ocasiones, y fue Guía, después de Las Palmas capital mi lugar preferido para el descanso, inspirándome en aquel pueblo tranquilo y acogedor de finales del siglo XIX y principios del XX.

saint-saëns LPGC

En las primeras visitas logré pasar por completo desapercibido de la gente, la que me veía como un ser raro, extraño para las viejas costumbres lugareñas. Así, un buen día, mientras paseaba por la plaza de Santa Ana, de fama y sabor colonial, me tropecé con un comerciante de la calle Triana, que a la primera vista me reconoció, pues él era también francés. Me paró y me dijo “Usted es el afamado músico Saint- Saëns, no tengo duda”. No me quedó otro remedio que darle la razón, y en pocos minutos toda la ciudad de Las Palmas sabía que el estrafalario personaje que yo era, correspondía a un importante compositor y concertista de fama internacional, nacido en Francia.

A partir de ese momento se acabó mi tranquilidad, pues toda la sociedad cultural de la ciudad me requería para que interpretara mi música y diera conferencias en los más encopetados círculos culturales. No había día que no tuviera que hacer vida social con la gran cantidad de amigos que me aparecieron de debajo de las piedras. Dondequiera que había un festejo o una celebración de amigos, allí tenía que estar yo, tocando si era preciso incluso una guitarra o un timple.

saint-saëns filarmónica

En 1900 me tocó inaugurar, con un magistral concierto, el órgano de la Iglesia Matriz de Guía. El instrumento aconsejé a las autoridades comprarlo en una fábrica  de Turín (Italia), donde se hacían los mejores órganos románticos, con mucha diferencia de los fabricados en los principales países europeos. El acto se desarrolló en presencia del obispo Padre Cueto, las principales autoridades de la capital, las del municipio guíense y todo el pueblo.

IGLESIA MATRIZ DE GUÍA

ÓRGANO GUÍA

CALLE SAINT-SAËNSDurante siete años, siempre vine, recibiendo el afecto entrañable de los lugareños. Me hice amigo y confidente de los guíenses de la época, haciendo mías sus preocupaciones e inquietudes, sobre las que daba mi opinión para conseguir solucionarlos con la mejor voluntad. Por esto, conseguí muy buenos amigos allí, sin nunca tener en cuenta quién era el rico y quién el pobre. Solía sentarme en un largo asiento de cantería que había a todo lo largo del muro del Callejón del Molino -hoy lleva mi nombre- para disfrutar, junto con mis amigos mayores, de las bellas puestas del sol de la tarde.

VILLA MELPOMENEMi lugar de residencia fue la Villa Melpómene, de Llano de Parras, donde compuse varias de mis obras, entre ellas una que se hizo muy famosa, “Déjanner”, y “El vals Canariote”, que dediqué a una señorita de Las Palmas, gran pianista que interpretaba muchas de mis composiciones de forma depurada y magistralmente. Así un día, caminando por la calle oí un piano con una de mis composiciones, y tanto fue lo que me agradó, sobre todo por el primor de la interpretación, que me decidí conocer a quien estaba tocando el piano. Logré que me abrieran la puerta, y departí con la bella joven durante un largo tiempo, tanto que se me hizo tarde para solucionar lo que me llevó a coger la calle. Esto sería el comienzo de una gran amistad del compositor de piano que era yo, con mi admiradora, y de ahí la dedicatoria que le hice.

valse canariote

 

calle saint-saëns 2Guía me consideró con prodigalidad uno de sus mejores hijos, y para corresponder el gran amor que yo le prodigaba, el Ayuntamiento rotuló una calle con mi nombre en lo que era el lugar de mi mejor asueto y donde mantenía largas conversaciones con aquellos ancianos y humildes lugareños, el Callejón del Molino, para que yo permaneciera por siempre en la memoria de los guíenses. Un agravamiento de mi dolencia imposibilitó más visitas al bonito pueblo de Guía en las épocas invernales de mi país, Francia, y adonde me resultó posible ir fue a esa parte del Norte de África, la enigmática ciudad de Argel, lugar en el que me tocó despedirme de este * *mundo en 1927.

Mis composiciones más conocidas y que gozaron del favor del gran público son: “Sansón y Dalila”, La Danza Macabra”, “La juventud de Hércules” y “El carnaval de los animales”. Cinco conciertos para piano, tres para violín; la “Tercera sinfonía” para orquesta, órgano y dos pianos. También soy autor de obras de ensayo y escribí un libro de “Memorias”. Mi obra, formalista y ecléctica, interesa siempre por su excelente factura y por el humor que se filtra en ella salvándola de su evidente academicismo.  

camille saint-saëns

 

* La casa de mi tía agradece la gentileza de Erasmo Quintana

ERASMO QUINTANA RESEÑA

 

 

MANCHETA 8