Buscar
martes, 09 de agosto de 2022 16:11h.

A la Cementera de Arguineguín la llaman “escudo” de El Pajar - por Erasmo Quintana

 

F E QTNA

Nota de Chema Tante: Sábado a sábado, yo me quedo privado viendo aparecer en La casa de mi tía, con permiso de tanta gente insigne que nos honra con su presencia, las firmas de dos tipos que, sin ponerse de acuerdo, sin siquiera conocerse previamente, coinciden en lo que significa ser personas de fundamento. de sensibilidad y de cariño a la tierra; a la nuestra que es de todos, a las de todos que son nuestras. Erasmo y Nicolas, Guerra y Quintana, con el resto de puntales de La casa de mi tía, me dan ánimos para seguir en esta brega, que, lo confieso, no siempre es dulce. Exhorto a leer estos dos cacho de artículos que Nicolas y Erasmo nos brindan, otra vez, el día de hoy. Benditos sean.

 

A la Cementera de Arguineguín la llaman “escudo” de El Pajar - por Erasmo Quintana *

Es muy del sistema socializar los efectos negativos de las crisis económicas y privatizar las bondades crematísticas. Pendientes de lo que tenga que decir el Gobierno de Canarias sobre la continuidad de explotación industrial de la cementera de Arguineguín, vencida su concesión desde marzo de 2020, aquí estamos con lo puesto en un sinvivir, pues se trata de una industria estratégica de Gran Canaria, produciendo desde 1957, tiempo de posguerra y de hambruna, el tan preciado cemento que ha servido a todo el Archipiélago en la producción de tantísima actividad constructora.

CEMENTERA ARGUINEGUÍN
CEMENTERA ARGUINEGUÍN
FERNANDO DEL CASTILLO
FERNANDO DEL CASTILLO

Como siempre sucede, la historia de intereses económicos pone en peligro algo que funcionó perfectamente, dando de comer a muchas personas con todas las bendiciones, hasta ahora, que la actividad turística quiere engullir, pues un puerto de mar construido por la Cementera, así como su mantenimiento, en  solar propio, se ha convertido en una golosina para Fernando del Castillo, hijo del IX Conde de la Vega Grande, pues aquello lo quiere como zona turística, y el puerto, que no es suyo, un muelle deportivo o de cruceros.

No conviene, según el recto sentido común, poner todos los huevos en el mismo cesto. En la  pandemia coronavírica el sector turístico se vio directamente afectado: cerró todo, mientras la cementera del Puerto de Santa Águeda no interrumpió su actividad en ningún momento. Es más, sorpresivamente, creó muchos puestos de trabajo durante la crisis. ¿Por qué no se tiene en cuenta esta circunstancia para valorar, y ponderar, que “todo” no puede, no debe ser turismo?

Según la Universidad de Las Palmas de G.C. (ULPGC), la actividad de la cementera de Santa Águeda, ha sido compatible con el ecosistema de toda la zona. La alcaldesa de San Bartolomé de Tirajana, Concepción Narváez, defiende la continuidad de la Cementera (a la fábrica la llaman “el escudo” de El Pajar), no solamente porque dio origen a un barrio muy querido e histórico, sino por su convencimiento de que la actividad industrial es perfectamente compatible con el sector turístico tan cercano. ¿Que no gusta el impacto que a algunos le produce aquellos grandes contenedores metálicos, qué le vamos a hacer? Nada es perfecto. Hay una plataforma de vecinos “Salvar la Bahía” que se desgañita en su lucha para que no toquen algo que consideran su emblema como barrio. Éste no se entiende sin la fábrica de cemento, bajo cuyo calor nació, y cuyo producto llega a todas las islas del Archipiélago.

SALVAR LA BAHÍA DE SANTA ÁGUEDA
SALVAR LA BAHÍA DE SANTA ÁGUEDA

https://www.salvarlabahiadesantaagueda.com/

CONCEPCIÓN NARVÁEZ
CONCEPCIÓN NARVÁEZ

¿Podemos imaginarnos cuánto costaría un saco de cemento que viniera de pa'fuera? Seguiría necesitando alguna subvención para que estuviera su precio asequible al bolsillo de nuestros paisanos, pero no es lo mismo. Decía más arriba que la alcaldesa de San Bartolomé de Tirajana, Concepción Narváez, hace suya la aspiración del pueblo y Playa de El Pajar en que nadie le quite o modifique su modus vivendi, porque lo aman como algo propio que es: su barrio, junto a la disposición de sus casas y sus fincas de plataneras. Todo aquello es lo que aman: lo mismo que el presidente del CIT, Fernando del Castillo les quiere arrebatar. Y en cuanto a la Cementera, ¿se imaginan cómo pueden desmantelar todas aquellas instalaciones que han estado operativas durante sesenta y cinco años, para instalarlas de nuevo en una parcela de suelo industrial? ¿Quién paga todo ese traslado y nuevo asentamiento en un lugar que no es el suyo? ¿Qué pasará con los vecinos, tan unidos a los quehaceres de la fábrica de cemento, y que están allí porque, precisamente, se levanta la Cementera? ¿Les compensarán con equidad el valor de la propiedad del puerto?

La realidad es que el sector turístico se lo está “comiendo” todo. Allí quieren hacer un puerto a imagen y semejanza del de Pasito Blanco. Esa familia Condal lo que está buscando es un quítate tú para ponerme yo. Lo que no sabe es que la empresa de Santa Águeda está compuesta por gente humana y bondadosa, pues piensa invertir diez millones de euros para hacer un paseo marítimo público y piscinas naturales que enriquezcan el paisaje de toda aquella zona, integrando lo  natural con la humana necesidad del goce placentero.

PROYECTO DE PUERTO SANTA ÁGUEDA
PROYECTO DE PUERTO SANTA ÁGUEDA

No tenemos remedio como sociedad, pues somos incapaces de poner en valor la “diversidad” en el ámbito de la producción económica en nuestras Islas, dando la impresión que lo nuestro es solo turismo y a este monocultivo van dirigidos todos los esfuerzos de particulares y la Administración. Destacar incluso, que en estos momentos se investiga con la ceniza del volcán de La Palma, por si hubiera encadenantes que mejoren la materia que allí se está fabricando. Y nos parece bien la industria turística, pero mejor sería si el esfuerzo estuviera dirigido algo menos a ese turismo barato y masivo, ganando en calidad la oferta. 

TURISMO DE MASAS Y TURISMO SELECTIVO, QUE RESPETA EL AMBIENTE Y LA IDENTIDAD
TURISMO DE MASAS Y TURISMO SELECTIVO, QUE RESPETA EL AMBIENTE Y LA IDENTIDAD

Tampoco valoramos la ejemplar ejecutoria industrial de la Cementera desde su creación de más de sesenta años. Dio lugar a la construcción de un muelle, el Puerto de Santa Águeda, que la empresa construyó para dar salida al cemento fabricado; fue el origen del pueblo El Pajar y revitalizó su playa.

PUERTO DE SANTA ÁGUEDA EN EL PAJAR  LA CEMENTERA DE ARGUINEGUÍN
PUERTO DE SANTA ÁGUEDA EN EL PAJAR LA CEMENTERA DE ARGUINEGUÍN

Allí no hay combustiones, ni expulsión de residuos al ambiente, y no es el caso de Abengoa II, actualmente sumida en un mar de irregularidades administrativas junto a las dos filiales del grupo, Abengoa Solar y Abengoa Bioenergía, las que habrían ocultado artificiosamente su realidad económico-financiera durante los ejercicios de 2014-2016, conteniendo groseras inexactitudes, cuyos efectos perjudiciales para sus socios, accionistas y terceros han quedado más que evidentes. El juez de la Audiencia Nacional, Ismael Moreno, aceptó la petición de la Plataforma de Afectados, decidiendo prorrogar otros seis meses la instrucción de la causa para investigar los supuestos delitos de falsedad contable y estafa a inversores. 

JUEZ ISMAEL MORENO
JUEZ ISMAEL MORENO

* La casa de mi tía agradece la gentileza de  Erasmo Quintana   

ERASMO QUINTANA
ERASMO QUINTANA

 

MANCHETA JULIO 22
MANCHETA JULIO 22