Buscar
18:49h. miércoles, 20 de octubre de 2021

un momento caliente del debate sobre el macroproyecto de Chira-Soria

Chira Soria. Indignación, aprendizaje, respeto - por Antonio González Viéitez

 

frase vieitez

Chira Soria. Indignación, aprendizaje, respeto - por Antonio González Viéitez *

Estamos en un momento caliente del debate sobre el macroproyecto de Chira-Soria. Se está anegando a la ciudadanía de forma descarada con publicidad institucional y crece la polarización. Y, como creo que la Transición al Nuevo Modelo Energético Limpio y Renovable es uno de los temas de mayor envergadura con el que tendrá que enfrentarse la ciudadanía canaria en las próximas décadas, me parece adecuado intentar abordar la cuestión global de forma comprensible.

Aunque, en esta ocasión, lo haga desde el tema y la perspectiva más importante y urgente que está sobre la mesa: Chira-Soria

Creo que podemos resumirla en tres ámbitos estratégicos

I).- SOBERANÍA ENERGÉTICA

Canarias constituye un espacio energético autónomo e independiente de cualquier Continente. Por tanto ninguna relación ajena le afecta y podemos organizarnos como queramos.

Por otra parte, desde los inicios del capitalismo moderno, el archipiélago siempre tuvo que importar la energía que necesitaba el sistema. En la época de la esterlina, incluso se constituyó en una estación de carboneo con implicaciones globales. Posteriormente, en la época de los petróleos, su dependencia energética se mantuvo en valores absolutos. Como no teníamos recursos, había que importarlo TODO. Era la época del petróleo abundante, barato y “sin problemas” y la sociedad mundial y canaria se hicieron adictas.

Pero, al inicio del siglo xxi, la situación se viró por completo. Porque como todos sabemos, el archipiélago se encontró con que era un emporio de energías limpias y renovables. Y se abrieron enormes expectativas reales de transitar hacia una Soberanía Energética. 

Un cuarto de siglo después ¿dónde estamos? Y la respuesta nos deja perplejos, pero sobre todo indignados. Porque, sin entrar ahora en el cómo ni en el porqué, la realidad actual es que la inmensa mayoría de energías renovables instaladas está en manos de empresas trasnacionales

 Centrándonos en Gran Canaria y según datos del Gobierno Canario, del total de energías renovables instaladas hasta ahora (abril, 2021), el 95% son de titularidad privada, fundamentalmente trasnacionales, y solo el 5% son públicas. Y esto está en las antípodas de la proclamada Soberanía Energética, porque en la práctica, el dinero que antes pagábamos a los dueños del petróleo, ahora se lo tenemos que pagar a esas empresas a las que hemos concedido la instalación de parques. Además, esas trasnacionales no producen energía. Lo que hacen es aprovechar nuestros recursos energéticos primarios (viento, sol, luz…) transformarlos en electricidad y vendérnoslos a nosotros aquí, directamente y en nuestra tierra. 

El caso de Gran Canaria es el más escandaloso  del archipiélago (Gomera excluida). En otras islas, nada que ver. Por ejemplo Lanzarote está en otra galaxia. Allí, de todas las renovables instaladas, el 60% (12 veces más que en Gran Canaria) son de titularidad pública. Porque su Cabildo se ha preocupado y ocupado en este reto y ha conseguido alcanzar ese importante porcentaje de renovables.

En ese desdichado escenario de Gran Canaria, Chira-Soria ¿qué representa? ¿va a reequilibrar las cosas? ¿Va por fin a apostar por la Soberanía Energética?

Y aquí aparece la indignación. Porque la gestión y el control del macroproyecto se ha entregado a otra poderosa trasnacional “Red Eléctrica de España” que, durante ¡medio siglo prorrogable!, va a 

conseguir que el conjunto de trasnacionales en la isla monopolicen de facto no solo la producción de renovables, sino también de su almacenamiento, que es la clave de bóveda de todo el sistema.

Es decir Dependencia Energética monopolizada durante medio siglo prorrogable. Con el inri de que se trata de las mismas empresas que están machacándonos con las subidas de precios de la electricidad más desaforados de la historia. Mostrando su tremendo poder y su obscena intransigencia.

Todos conocemos el hilo histórico de nuestros sucesivos monocultivos, acabando con el del turismo. Ello suponía una economía extrovertida y muy frágil que fue labrando nuestra histórica situación de dependencia estructural. El pueblo canario nunca fue dueño de su destino y siempre acabó asumiendo esa situación, mientras se creaba una pequeña clase social que era la que gestionaba el carácter de subalterno del pueblo canario.

Pero eso se podía acabar en nuestros tiempos. Y, por primera vez en nuestra historia se daban las condiciones estructurales, tecnológicas, financieras y profesionales para hacernos independientes y soberanos, nada menos que en el sistema energético del archipiélago. Pero el Gobierno de Canarias y, en nuestro caso el Cabildo Insular, en vez de liderar esta excepcional y sobrevenida posibilidad, se acobardan de nuevo, se hacen subalternos otra vez y desaparecen ante las trasnacionales. De esta forma se desperdicia la posibilidad de autoconstruir un Sistema Energético Limpio, Renovable, con un mix cercano al óptimo y con Soberanía Canaria.

No olvidemos que, en las sociedades modernas, el sistema energético supone el núcleo de poder más significativo

Por eso surge la indignación. Por primera vez en nuestra historia podíamos ser soberanos. Pero nos acobardamos pensando que es como siempre, sin valorar que esta vez es distinto y ahora, sí que podemos... si queremos.

II).- MODELO CENTRALIZADO – DESCENTRALIZADO

El sistema energético de la era del petróleo que organizó el capitalismo fue Centralizado y, en su desarrollo fue adquiriendo características de concentración, alcanzando tremendo poderío (creador de guerras y hasta de países como Kuwait). En las últimas décadas, la concentración empresarial y el Gigantismo fueron sus principales formas de crecimiento.

Todo era inmenso, desde los grandes petroleros hasta las grandes refinerías; desde las inmensas tuberías y cañerías hasta las inmensas centrales eléctricas, acabando en las poderosísimas empresas petroleras y energéticas. Nos acostumbramos a un sistema lleno de gigantes, algunos de físico imponente , otros solo financieros. En cualquier caso, sistemas Centralizados y Monopolísticos.

Pero en la Era actual, en la Era de la Biosfera, en la que continuar con la estrategia del Crecimiento Continuo es imposible y resulta imprescindible superarlo, las cosas también tienen que ser diferentes en el ámbito energético. Sobre todo porque esos comportamientos están llevando a la Humanidad al borde del Colapso Climático

La Sostenibilidad es la única estrategia que nos va a permitir restablecer todos los equilibrios rotos. Teniendo especial atención, desde la perspectiva energética, a los equilibrios de la Naturaleza. 

Para cuidarlos y mantenerlos. 

En este aspecto, creo instructivo observar y analizar cómo se crea la energía y la vida en nuestro Planeta. Aquí no existe ningún macrocentro energético aprovechable directamente, como estamos comprobando con el terrible volcán de La Palma. El macrocentro energético del que nos alimentamos no está aquí en La Tierra. Está en una estrella enorme y lejana: el Sol. Porque sabemos que la vida y la energía en nuestro planeta se ha venido organizando a través de un asombroso sistema de transformación de la luz en energía.Y la clorofila está dispersa en infinitas y pequeñas “placas” donde funciona la fotosíntesis. Se trata de un modelo descentralizado hasta el infinito y “democratizado”, en el sentido que se trata de Bienes Públicos de “imposible” apropiación privada.

Todo esto viene a cuento porque el Nuevo Modelo Energético, que tiene que nutrirse de los recursos energéticos primarios, como se hace en la Biosfera para la vida, ha de intentar aprender cuál es la forma más eficiente de aprovechamiento de esos recursos. y resulta que esa forma ya está inventada...

En ese sentido, el Modelo de Transición deberá inspirarse en la propia Naturaleza. Y la apropiación de las energías primarias debería realizarse por medio de series de infinitos artilugios. Los paneles y las placas solares son la expresión más acabada de esta idea Y en esa  escala micro, los autoconsumos, especialmente los familiares, los cooperativos y los de las pymes, serían las fórmulas más adecuadas.

A partir de ahí, hacia mayores niveles de dimensión y potencia energética, aparecen necesidades más complejas como, por ejemplo la seguridad y continuidad energética, más allá de cada placa o panel. Y aquí surge la necesidad de las redes, de las mallas y del almacenamiento. Y hablar de la red de mallas y la malla de redes no es un trabalenguas sino la confirmación de su complejidad.

Es obvio que este planteamiento es insuficiente. El conjunto del sistema requiere centros y parques de producción y almacenamiento de mayor dimensión, para garantizar la estabilidad y la continuidad del sistema. Que tendrán que ser planificados y no dejarlo al albedrío de las trasnacionales. Además, a partir de determinada dimensión, deberían ser públicos y proporcionar recursos económicos soberanos al Tesoro Público canario y no dejarlo en ninguna cuenta de beneficios privados como se hace ahora.

III).- LA BIOSFERA Y EL MEDIO AMBIENTE.

Hace un cuarto de siglo el Parlamento de Canarias aprobó por unanimidad (resalto el hecho), la Ley de Espacios Naturales Protegidos (ENP). Se consideró todo un hito. Después de una larga etapa de crecimiento turístico descontrolado, se llegó a la convicción que no se podía continuar por el mismo camino. Y la Ley fue fiel reflejo de cómo, en aquellos tiempos, se valoraba el territorio, la geografía, la biodiversidad, la arqueología, el paisaje… Al definir los ENP, teníamos la seguridad de estar defendiendo, con una auténtica trinchera, determinados espacios geográficos de un valor especial. Y las rayas y trincheras eran sagradas e inviolables. Es de destacar que en la mayor lucha ecologista que se dio en Gran Canaria en aquel entonces (“Salvar Veneguera”), el objetivo era resguardar todo el espacio del maravilloso barranco dentro del ENP del Nublo. Y cuando se celebró la victoria, lo que se celebraba era haber conseguido incorporarla a un ENP. Y estos Espacios constituyeron entonces el patrimonio colectivo e identitario más emblemático de los canarios.

Pero, con el tiempo, esta valoración fue cambiando a medida que los agentes inversores de siempre se empeñaban en seguir proyectando infraestructuras, construcciones y equipamientos que no estaban permitidos en los ENP. Y comenzaron a percibir que lo que en su día les había parecido una declaración “muy bonita y que fardaba”, de verdad llevaba aparejada limitaciones. Y, poco a poco al principio, pero a galope tendido muy pronto, fueron imponiendo una nueva propuesta: “Cualquier proyecto que genere riqueza y empleo no puede verse limitado por un ridículo freno medioambiental [con la coletilla de], eso sí actuando siempre de forma muy respetuosa”

En el fondo, la dirigencia económica y política, estaba intentando cambiar la valoración que la opinión pública tenía sobre los ENP. Ya no eran aquel patrimonio colectivo intocable. En la práctica se había demostrado que constituían un tremendo ESTORBO que, ahora aquí y mañana allí estaban impidiendo crear riqueza y empleo que era lo verdaderamente importante para seguir creciendo continuamente.

La dirigencia podía haber optado entre dos estrategias. La primera, directamente abolir la Ley y hacer desaparecer los ENP. La segunda, más taimada, hipócrita e inteligente, seguir manteniendo formalmente la Ley de ENP, pero desvalorizarlos, sortearlos, dejarlos fuera de juego. Y eso es lo que se ha venido haciendo sin ningún rubor y sin despeinarse. Sin complejos.

Eso es lo que se viene haciendo, a mi juicio sin escrúpulos, con el macroproyecto de Chira-Soria. Afectando a más de cuatro ENP del Suroeste y Cumbre de Gran Canaria. Como se ha decidido hacer las obras, hay que asumir los terribles atentados que puedan hacerse a todos esos espacios y a los canarios que los habitan. Todo eso no son otra cosa que “efectos colaterales” que, aunque no son queridos, son absolutamente necesarios para alcanzar nuestros fines . 

Así vienen intentando aplastar, debajo de la apisonadora del dichoso crecimiento continuo, la valoración que teníamos de los ENP. Porque “es lo que hay”; “no hay alternativa”; “son los costes del crecimiento”… Todo muy viejuno.

Un último apunte. El posible y generoso lector que haya llegado hasta aquí, seguro que conoce lo que acaba de ocurrir con el Acuerdo sobre el proyecto de ampliación del aeropuerto de El Prat de Barcelona. Para transformarlo en el núcleo de todos los trasiegos aéreos del Mediterráneo, con una inversión de la enormidad de 1.200M€.

Nadie imaginaba que se pudiera torcer. Pero…

Esa ampliación afectaba a un pequeño ENP (la laguna de La Ricarda). Al conocer este hecho con posterioridad, la opinión pública catalana se opuso radicalmente. Y ocurrió algo insólito desde la perspectiva grancanaria. Porque tanto el Ayuntamiento de Barcelona como la Presidencia de la Generalitat se plantaron. Dijeron que lo rechazaban simplemente por un solo hecho. Que afectaba a un ENP y que no hacía falta ninguna otra argumentación. 

Y uno se llena de rabia y desconsuelo comparando cómo valoran los catalanes un pequeño ENP y lo que hacemos los canarios cuando una trasnacional viene a machacarnos hasta cuatro enormes ENP aquí en nuestra tierra. Allí siguen suponiendo un patrimonio esencial del pueblo catalán. Aquí es un estorbo para una trasnacional.

* La casa de mi tía agradece la gentileza de Antonio González Vieitez   

antonio gonzález vieítez reseña

mancheta 37