Buscar
10:10h. jueves, 22 de octubre de 2020

Comité Nacional del Partido Comunista de Canarias paralizado desde hace veintidós meses - por Arturo Borges Álamo

 

FRASE BORGES ÁLAMO

Comité Nacional del Partido Comunista de Canarias paralizado desde hace veintidós meses - por Arturo Borges Álamo, miembro del Comité Nacional del PCC *

 

Frente a la inactividad del Comité Nacional del Partido Comunista de Canarias, la militancia marxista-leninista debe tomar la iniciativa conforme a la legalidad partidaria y al mandato congresual. 

En el XIII Congreso del Partido Comunista de Canarias celebrado el 17 de marzo de 2018, se eligió a los miembros de su Comité Nacional. Este órgano de dirección funcionó –a trompicones- hasta su reunión del 6 de noviembre de ese año. Desde entonces ha estado paralizado por la negativa del Secretario General del Partido Comunista de Canarias, Abel Fernández Acosta, a convocar las reuniones reglamentarias de este órgano de dirección. 

Es de resaltar que incluso en ese periodo de 17 de marzo de 2018 a 6 de noviembre siguiente, de precario funcionamiento, ni siquiera fueron publicados los documentos del XIII Congreso con las enmiendas y aportaciones aprobadas. 

Componíamos este órgano de dirección cinco camaradas por elección del Congreso, más 2 suplentes, a los que se les sumaban los Secretarios Insulares de Gran Canaria y Tenerife más la representación de la Juventud Comunista. En total diez camaradas de los que, tras sucesivas dimisiones e incluso bajas en el Partido, quedamos cinco más un nuevo Secretario Insular de Gran Canaria elegido en su Conferencia Insular. Queda vacante por dimisión la correspondiente a la  Secretaría Insular de Tenerife. 

En la actualidad y tras el archivo del expediente disciplinario que me abrieron en enero pasado, continúo siendo miembro del Comité Nacional, ahora de pleno derecho. Pese a notificarle esta circunstancia al Secretario General del PCC, me niega incorporarme al grupo de Telegram de Comité Nacional del PCC que sigue sin reunirse desde hace más de veintidós meses. Es decir, en la práctica, por decisión de Abel Fernández Acosta se me impide a mí y al resto de mis camaradas poder ejercer las funciones propias de la dirección del Partido en Canarias.

En este sentido, debo resaltar que el artículo 37 de los Estatutos del PCE determinan que todos los Comités del Partido, incluido por tanto el Comité Nacional del PCC, tienen la obligación de «coordinar y orientar las propuestas del Partido. . . y a desarrollar y poner en práctica las resoluciones propuestas que mayoritariamente se hayan decidido en los núcleos comunistas y órganos correspondientes a su ámbito y superiores».

A principios de marzo de 2019, tras plantear en el Telegram la inactividad de dicho órgano y sobre lo que no recibí respuesta, envié un informe titulado «Sobre la Confluencia y el Partido Comunista»a los núcleos comunistas de Tenerife y de Gran Canaria, firmando como miembro del Comité Nacional del PCC y en base a lo establecido en el artículo 18 de nuestros Estatutos.

En este informe denunciaba la situación penosa en la que se encontraba el Comité Nacional del PCC y la necesidad de que este órgano de dirección cumpliera de manera urgente con las funciones encomendadas por los Estatutos en sus artículos 37 y 47, el primero de ellos antes citado, reactivando la organización comunista en todo el archipiélago.

Tuvo lugar por esas fechas de principios de marzo de 2019 la dimisión del responsable del Área Interna del PCC. Mantuvimos entonces en mi núcleo comunista de Tenerife diversas reuniones valorando la situación de inactividad en la que se encontraba el Comité Nacional del PCC mandatando a una de nuestras camaradas para que contactase con Abel Fernández y buscar soluciones al respecto. El resultado fue infructuoso.

La última de estas reuniones tuvo lugar el pasado 12 de agosto de 2020, a la que se pidió asistiera el Secretario General del PCC, quien declinó su participación delegando en una camarada que forma parte tanto del Comité Nacional del PCC como del Comité Central del PCE. En este encuentro se analizó la situación interna del Partido Comunista de Canarias y se reclamó de forma expresa que el Comité Nacional cumpliera con sus deberes estatutarios de dirección de la organización comunista.

Al mismo tiempo advertimos que si el Secretario General continuaba negándose a reactivar la actividad regular del Comité Nacional, que se apartase o dimitiera de sus responsabilidades hasta ahora siempre incumplidas. De igual forma, interesamos se me incorporase al grupo del Telegram del Comité Nacional. 

Tras el análisis de la situación política y de crisis en que se encuentra el país con motivo de la pandemia, la camarada delegada por el Secretario General se limitó a contemporizar, a «echar balones fuera» pues consideraba que desbordaban sus atribuciones remitiéndonos a las de su mandante el Secretario General.

Tras la reunión de la Comisión Política del PCE del 5 de septiembre nos hemos enterado de la celebración durante el fin de semana, en el marco general de la Conferencia Política del PCE, de diferentes conferencias políticas territoriales (Madrid, Andalucía, Euskadi, etc.). Sin embargo, aunque parezca inaudito no sabemos nada en cuanto a la Conferencia Política del Partido en Canarias. 

La misma preocupación y requerimientos se constatan en el núcleo comunista de Gran Canaria, según nos informa su Secretario Insular. 

Ante todo lo señalado procede que conforme a nuestros principios ideológicos y estatutarios actuemos en Canarias concertando una actuación conjunta de los núcleos de Gran Canaria y Tenerife para poner en marcha una convocatoria del Comité Nacional del PCC acabando con su «secuestro» por parte del Secretario General Abel Fernández.

El artículo 47 de los Estatutos determina las competencias de los Comités de organizaciones de nación o región. Es por tanto de plena aplicación a nuestro territorio. Una de estas competencias hace referencia a «concretar la política general del Partido y sus acuerdos y resoluciones en sus proyectos de convergencia política, el movimiento sindical y los movimientos sociales». Además, también es competente para «aplicar los acuerdos de los órganos de la dirección central teniendo en cuenta las características sociales, políticas y culturales» del territorio.

Pues bien, estas competencias no son del Secretario General, sino del conjunto de los Comités de organizaciones de nación o región. Por consiguiente, si el Secretario General se niega a cumplimentar sus obligaciones estatutarias, no por esta causa, los demás miembros del Comité Nacional del PCC debemos permanecer también inactivos frente a las irresponsabilidades del Secretario General. Nuestra obligación es reactivar el Comité Nacional del PCC, con el Secretario General o sin él. El artículo 20 de los Estatutos nos obliga a ello cuando indica que «todos los órganos dirigentes del Partido han de desarrollar su actividad de acuerdo con el principio de la dirección colectiva». Todo ello sin perjuicio de que en su momento ejercitemos el derecho a revocatorio del Secretario General que regula el artículo 19.3 de los Estatutos.

* La casa de mi tía agradece la gentileza de Arturo Borges Álamo

arturo borges álamo

 

mancheta 24El