Buscar
09:05h. domingo, 23 de enero de 2022

La Atención Primaria ha visto minada su estructura, sus capacidades y su prestigio

Continuar la movilización en defensa de la Salud y la Sanidad Pública - por Arturo Borges Álamo

FRASE BORGES

atención primaria

Salvemos la Atención Primaria. Fuente: FADSP

 

Continuar la movilización en defensa de la Salud y la Sanidad Pública - por Arturo Borges Álamo *

Con la iniciativa “Salvemos la Atención Primaria” el movimiento en defensa de la Salud y la Sanidad Pública le dio un impulso a la movilización en la calle y en los centros sanitarios, medida clave para afrontar las causas estructurales que determinan su deterioro.

Son éstas, sin duda, las políticas neoliberales que se han venido aplicando desde hace más de tres décadas a favor de los sectores con intereses lucrativos en el terreno sanitario, como mutuas patronales, compañías de seguros privados,  colegios de médicos, patronal de las clínicas privadas y la industria farmacéutica y de tecnologías sanitarias.

Entre el pasado 12 de diciembre y días cercanos al mismo tuvieron lugar importantes acciones reivindicativas apoyadas hasta por 114 entidades y organizaciones, profesionales, sindicales y sociales de todo el Estado español. Miles de personas se movilizaron en las distintas comunidades autónomas con el objetivo más inmediato de lograr el incremento de las partidas presupuestarias destinadas a la Atención Primaria por el Gobierno central y los gobiernos autonómicos.

La Atención Primaria ha visto minada su estructura, sus capacidades y su prestigio, precisándose una actuación urgente para superar su actual declive antes de que se hunda definitivamente. La Atención Primaria está derivando hacia un proceso de destrucción que se escenifica claramente en las dificultades de la población para acceder a una cita, en las demoras para citas telefónicas y no digamos presenciales, dificultándose sobremanera la accesibilidad y la calidad asistencial y que arroja a la población a las urgencias hospitalarias y/o a la medicina privada. Por eso es necesario y urgente incrementar los recursos, acabar con las limitaciones e inequidades de acceso, la medicalización, la masificación y las malas condiciones laborales del personal.

Concentración en Canarias ante un Centro de Salud. Fuente: propia

Concentración en Canarias ante un Centro de Salud. Fuente: propia

En otro orden de cosas, además de lo urgente está lo necesario, acabar con las políticas neoliberales, para lo cual se precisan una táctica y una estrategia correctas, indispensables para la defensa y mejora de la sanidad pública y para la transformación sanitaria en sentido anticapitalista o socialista.

Insistiendo en lo apuntado en otro momento, la defensa de la agresión neoliberal pasa por la movilización más masiva posible de trabajadores y población en defensa de la salud y la sanidad pública y eso se debe y se puede llevar adelante conjuntamente, mediante la unidad en la acción de los distintos colectivos que estando sincera y honestamente comprometidos con dicho objetivo subordinen determinadas discrepancias a la lucha unitaria por objetivos básicos comunes e irrenunciables. Tal cosa llevará a la capacidad movilizadora cuantitativa a dar un salto cualitativo hacia la posible derrota de las políticas neoliberales, abriendo una nueva fase en la lucha por transformaciones más profundas.

En el acuerdo básico ya está, además de la potenciación del sistema público de salud, la lucha contra las privatizaciones y su ley facilitadora, Ley 15/97 que el Gobierno de coalición quiere realmente no derogar sino garantizar su continuidad, con otras formas legales, incorporando literalmente sus preceptos en cuanto al papel de las empresas privadas así como otros añadidos, sobre los llamados consorcios sanitarios (colaboración pública-privada), a la Ley General de Sanidad de 1986 (ley básica de sanidad), todo ello mediante una nueva ley cuyo anteproyecto de “Ley por la que se modifican diversas normas para consolidar la equidad, universalidad y cohesión del Sistema Nacional de Salud” no tiene desperdicio.

Los fondos Next Generation de la UE distribuirán 750.000 millones de euros entre préstamos y créditos, según dicen “con la finalidad de reducir el impacto económico y social directo de la pandemia” y  “hacer que Europa sea más sostenible, más digital, más resistente y más adaptada a los desafíos actuales y futuros”, estos fondos se añadirán a los presupuestos ordinarios de la UE, que forman el denominado “Marco Financiero Plurianual 2021-2027” valorado en casi 1,1 billones de euros. La suma de ambos genera un presupuesto total para los próximos años de 1,8 billones de euros.

Plan de recuperación, transformación y resiliencia. Foto: Gobierno de España

Plan de recuperación, transformación y resiliencia. Foto: Gobierno de España

Para su cumplimentación, el gobierno español presentó el 7 de octubre de 2020 el Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia “España puede”. Este guiará la aplicación de unos 72.000 millones de euros en los próximos tres años. El citado Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia expresa una posición del Gobierno de España que no contradice para nada las políticas neoliberales de la UE, el tratamiento presupuestario para la sanidad es claramente insuficiente (el 1,53% de la inversión total) lo que demuestra que, una vez más, el sistema sanitario público queda postergado. Los expertos consideran que la inversión destinada a este sistema sanitario no debería ser inferior al 5% del total.

Sobre todo hay que poner más recursos humanos en la Atención Primaria, mejorar considerablemente los dispositivos de Salud Pública e incrementar el número de camas hospitalarias, especialmente de larga y media estancia, que son notoriamente insuficientes y que se precisarán para abordar con éxito las otras necesidades de atención sanitaria descuidadas durante la pandemia.

En el marco del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia los PERTE o proyectos estratégicos para la recuperación y transformación económica, fomentan las colaboraciones público-privadas (privatización de la salud). Se señala que: “Este proyecto estratégico engloba y coordina dos agendas de inversión específicas: una, dirigida al tejido científico; otra, dirigida al tejido empresarial, fomentando, de forma particular, las alianzas científico-empresariales. Estas agendas de inversión se articulan a través de los siguientes instrumentos:

Creación de un vehículo de inversión público-privada en terapias avanzadas (sociedad mercantil público-privada) con participación de empresas con capacidad de producción en España. Iniciativas privadas y proyectos co-programados en el seno de la Alianza Salud de Vanguardia con el liderazgo del sector industrial.

La colaboración público- privada será una herramienta de uso cotidiano en el desarrollo de I+D+I procedente del Sistema Nacional de Salud, reflejado en el desarrollo de medicamentos de terapia avanzada y otras terapias emergentes».

Y sobre las empresas (farmacéuticas y biotecnológicas) que se mencionan se señala que: «Empresas: El proyecto se dirige prioritariamente a empresas, con capacidades industriales en España. Para identificar correctamente a estas empresas, ya se han realizado diferentes contactos con dos patronales del sector farmacéutico y biotecnológico: Farmaindustria y ASEBIO (Asociación Española de Bioempresas), que han mostrado su interés a colaborar en el PERTE a través de sus empresas.”

«Por ello, la gobernanza del PERTE debe reflejar la colaboración público-privada, y contar con la participación de todos los actores relevantes para garantizar un dialogo permanente. A tal fin, se crea la Alianza Salud de Vanguardia. Esta Alianza, copresidida por la Ministra de Ciencia e Innovación y por la Ministra de Sanidad, integrará al Grupo de trabajo interministerial, a los representantes del sector privado, así como de las Comunidades Autónomas. También estará abierta a la participación de representantes de los ciudadanos y los pacientes.

En una primera fase, la representación privada se realizará a través de las principales patronales y asociaciones empresariales, incluyendo, al menos, a representantes de Farmaindustria, ASEBIO y FENIN (Federación Española de Empresas de Tecnología Sanitaria), entre otras.»

Privatización sanidad pública

Privatización sanidad pública

Todo indica que el famoso Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia se queda en “solo resiliencia para la privatización” por lo que tenemos ante nosotros toda una agenda neoliberal a combatir. Ese tendrá que ser el acuerdo de lucha esencial con el que avanzar, si lo respaldan importantes movilizaciones estatales.

Está claro que al depender buena parte de la gestión sanitaria de los gobiernos de las CCAA, se cruzan e influyen contradicciones específicas en las mismas, en cuanto a las características de las políticas que aplican dichos gobiernos y respecto de las cuales se requerirá una respuesta movilizadora también específica, lo que no quita para que los enormes condicionantes que suponen tanto la UE como el Gobierno estatal deban a su vez recibir una respuesta acorde a sus políticas, de modo coordinado y unitario en el conjunto no solo del Estado español sino también, si fuera posible, de la UE.

* Gracias a Arturo Borges Álamo y a HOJAS DE DEBATE

arturo borges álamo

 

https://hojasdebate.es/sanidad/continuar-movilizacion-defensa-salud-y-sanidad-publica/

HOJAS DE DEBATE

mancheta 40