Buscar
01:37h. miércoles, 25 de noviembre de 2020

#Coronavirus, desigualdad, corrupción, cultura neoliberal y falta de un plan sanitario  - por Carlos Martínez

 

FRASE MARTÍNEZ

 

#Coronavirus, desigualdad, corrupción, cultura neoliberal y falta de un plan sanitario  - por Carlos Martínez, politólogo, miembro del consejo científico de Attac y secretario general del PSLF

La reproducción y avance de la pandemia es innegable, es destructiva y deja al descubierto los males sociales que nos aquejan. En primer lugar las autoridades autonómicas no han puesto los medios que debieran y los centros de atención primaria, la medicina de familia está bajo mínimos, es decir peor que en Febrero de 2020 y con menos personal. Es sencillamente criminal. Luego ¿Dónde está el dinero que ha transferido el gobierno central?

El gobierno de España dice y es cierto que las CCAA son las competentes pero se echa de menos más energía, compromiso real y la implementación de un plan estatal concreto contra la pandemia y menos pensar en ciertos sectores económicos ligados al ocio y el turismo, a los que todo el espectro monárquico del arco parlamentario protege más que a la salud de las personas. La crisis económica que vivimos será terrible, aunque no se debe solo al confinamiento. Hay miedo a los contagios, alarma y mucho paro sea este real o retardado vía EREs. Las reuniones familiares señalan precariedad e incremento de la pobreza, es más barato e inteligente para una familia obrera ir a un supermercado y comprar cerveza barata y hamburguesas industriales que acudir a un restaurante e incluso la terraza de un bar o un chiringuito playero.

Los jóvenes de las clases populares llevan años haciendo botellones porque no se pueden pagar una discoteca o un bar de copas. Solo siguen haciendo lo que pueden permitirse.

A esto hay que añadir la cultura neoliberal y procedente de la influencia de los EE.UU que como todo imperio que se precie impone su cultura y moda estilo Oeste profundo. Esto nos es nuevo, pensemos en el imperio romano, el latín y el derecho, también el cristianismo o las togas. La cultura neoliberal tiene como base la desigualdad, el clasismo más profundo, la ausencia de cultura y unos planes de estudio de mierda para las clases populares, que permiten a los vástagos de las clases altas perpetuar su poder a base de educación elitista de pago y la adoración generalizada del dinero que hace superior a quienes lo poseen. La cultura neoliberal crea personas jóvenes incultas, analfabetos funcionales y brutos; violentos y “pringaos” en los barrios populares que serán carne de cañón y ahora reúsan la imposición de la mascarilla y las medidas de distanciamiento porque nadie les ha transmitido los valores de la solidaridad y menos los de la lucha social o la lucha de clases. Son víctimas de un sistema generalizado y muy pensado e impuesto por las fuerzas que realmente mandan en el sistema capitalista. La ausencia de empleo y/o de expectativas hace el resto. Campo de Gibraltar y ahora varios pueblos y barrios de Granada son un claro ejemplo: la solución es sembrar marihuana y traficar, de esta forma amasar dinero para dilapidar e imitar burdamente los comportamientos que ven en las series de narcos de Nexflix o HBO, incluida la más absoluta impunidad o torpeza policial. La solución, es legalizar la marihuana. 

Esa es la cultura neoliberal, esclavos incultos y violentos que se envenenen o maten entre ellos y mientras los ricos más ricos y las clases trabajadores en la pura y dura supervivencia, encima sufriendo violencia ambiental. Algunos se preguntarán, que tiene esto que ver con el coronavirus, pues todo. El Covid19 está más que demostrado afecta más a las clases más humildes y con peores viviendas.

Y finalmente la corrupción. La principal fuente de corrupción en el reino de España (No solo aquí) son las privatizaciones y en la sanidad son sangrantes. Los negocios y fortunas amasadas por políticos y partidos dinásticos, provienen de las privatizaciones y contratos de prestación de servicios e incluso las encomiendas de gestión a negocios privados. Las comisiones por privatizar, promover o desarrollar ladrillo y asfalto, de las que en este reino se ha lucrado desde el rey hasta muchas y muchos consejeros, concejales o funcionarios con poder hurtando miles de millones en recursos públicos en beneficio de la familia real y las familias de los beneficiados por las recalificaciones, las privatizaciones o introducir a cientos de empresas privadas en la administración y los servicios sociales, culturales, sanitarios y de cuidados, de obras o de servicios sociales incluso, al objeto de hacer dinero a costa de lo público son el escupitajo que ahora nos cae a la cara. 

Esta también es la razón de una sociedad injusta e inculta sin defensas ante el Covid19. Los socialistas iniciales sabían que la educación y la cultura eran clave para cambiar el mundo de base. Por eso el capitalismo y sus defensores nos quieren incultos. Por eso el coronavirus avanza imparable. Es una cuestión de sistema y también de régimen, por eso el coronavirus también va por barrios o se ceba en las zonas agrícolas y rurales donde tiene lugar la recogida de las cosechas y las condiciones de vida de los jornaleros. También en las jornaleras y jornaleros urbanos que deben ir a sus puestos de trabajo en metros y buses atestados. Por lo pronto es de exigir la nacionalización total de la sanidad y los cuidados y evitar así la especulación y el nacimiento de un nuevo negocio privado, el de los tratamientos y las vacunas, por eso las farmacéuticas que son punteras en corrupción y especulación también deber ser nacionalizadas. 

El sistema es injusto, pero para sobrevivir necesita la injusticia y la pobreza de muchas y muchos, por eso el socialismo que significa cambio radical y no gestión monárquica es imprescindible.

* La casa de mi tía agradece la gentileza de Carlos Martínez

CARLOS MARTÍNEZ PSLF 

 

mancheta 24