Buscar
09:25h. sábado, 27 de febrero de 2021

Cuando las heridas se abren - por Ana Vega

"De repente mi mente viajaba al pasado para refrescarme los momentos duros e injustos que aquí en Tenerife sufrimos compañeras y compañeros de la Ejecutiva Insular tinerfeña, así como la Ejecutiva local santacrucera."

Cuando las heridas se abren - por Ana Vega *

Este miércoles saltaba por los aires una noticia que para muchas y muchos era inesperada, y sin embargo otras y otros, se estaban preparando para recibirla.

Mi reacción no fue otra que echarme las manos a la cabeza y empezar a entrarme unos calores extremos, y no precisamente de problemas hormonales, que también están en mi cuerpo.

De repente mi mente viajaba al pasado para refrescarme los momentos duros e injustos que aquí en Tenerife sufrimos compañeras y compañeros de la Ejecutiva Insular tinerfeña, así como la Ejecutiva local santacrucera.

Sí, muchas y muchos pensarán que no lo he superado.Evidentemente cuando te hacen semejante cafrada, es difícil de superar. Simplemente se aprende la lección. O al menos se intenta.

Pero vamos a Madrid.

Como cambian las cosas. De ser Tomás Gómez el frescor que necesitaba Madrid, a ser un peligro para los que están dentro de su propio partido.

Y antes de que nadie se me adelante, dejo constancia para quien no lo sepa, que yo le apoyé, y así lo hice saber, porque si de algo no me pueden acusar, es de guardarme lo que siento.

El apoyo estuvo, y así lo hice saber ayer, hasta que familiares míos y amig@s de Madrid que le conocían por vivir en su entorno, me advertían que él no era lo que aparanteaba y que muchos temas oscuros teñían Parla. Pero no voy a acribillarlo ni mucho menos. Mi reflexión va encaminada a otro lado.

Lo sucedido ayer, a lo que yo llamo " golpe de estado ", conseguía anular una noticia que a mí me puso los pelos de punta, y era la muerte de trescientos seres humanos en aguas mediterráneas. Peero claro, eso ni nos va ni nos viene.

Siento rabia una vez más. El poder no tiene límites, y de nuevo las bases eran quienes se agolpaban en la sede de Ferraz ( seguidores de Tomás ), para protestar y apoyar a su secretario general. Triste era como se enfrentaban seguidores de uno, contra seguidores de otro. Era una auténtica " guerra civil de partido ".

Me asombra como se ponen manos a la obra los que intentan que no se note mucho lo sucedido, que ya es difícil hacerlo, y se ponen a sacar encuestas que ponen al PSOE como primera fuerza política, eso sí, imagino que realizadas antes del estallido en sus filas.

Otros siguen erre que errre mencionando a Monedero, para ver si de esta forma, también tapan las vergüenzas de sus propios dirigentes.

Es curioso como se destituye con machete en mano al que era secretario general de l@s madrileñ@s, pero sin embargo en Andalucía se blinda a consejeros imputados, y aquí en Tenerife según de la cuerda que sean, o los favores que hayan ofrecido así se actúa.

Se mantiene a un Casimiro Curbelo, famoso por sus cacicadas, y su debilidad por los locales de alterne. Sí, esos locales que mueven a mujeres y niñas para saciar el apetito de babosos sin escrúpulos, y haciendo de ellas auténticas monstruosidades. Pero claro, es que él, hasta paga el entierro de todo gomero y gomera.

O personajes que se saben están imputados e imputadas, pero que como no tienen juicios orales abiertos pues se hace la vista gorda.

Pero ojo, que no arremeto contra nadie, excepto por Casimiro,evidentemente porque soy de esas mujeres que lucha contra la prostitución y arremete contra quienes supuestamente están en contra de ella, pero que a la vez aprovecha sus viajes ( y no es el único ), para divertirse.

Las heridas se abren sí. Si no fuera socialista quizás no me dolería. Pero lo soy a mucha honra y lo que pasa en este país me está empezando a desbordar.

Dejen de mirar por sus puñeteros puestos. Dejen de ser desleales hacia quienes lo dan todo por sus principios.

Ya está bien acusar a los de enfrente y no mirarse a ustedes mismo.

Aquellas personas que somos de izquierdas no nos merecemos esto ni un minuto más.

Y por favor, basta ya de anular los gravísimos problemas de los que somos víctimas, unos más y otros menos, y pongan soluciones.

Ayer de nuevo la izquierda era la burla de la derecha.

Corten la mala hierba y dejen que salga la hierba nueva y fortalecida.

Las heridas se abren, pero aún así acelero su cicatrización para que no se vuelvan a abrir, aunque cueste.

* Publicado con autorización de la autora