Buscar
03:03h. Miércoles, 18 de septiembre de 2019

¿El despropósito de la metroguagua, o guaguas eléctricas y articuladas? - por Antonio Aguado

 

FRASE AGUADO

¿El despropósito de la metroguagua, o guaguas eléctricas y articuladas? - por Antonio Aguado, coherente veterano militante socialista *

Como transporte con energía no contaminante del presente y futuro, la puesta en marcha de la primera guagua eléctrica en Las Palmas de Gran Canaria, desmonta aun más, el despropósito del megalómano, ostentoso, aparatoso y muy costoso proyecto de la metroguagua, que en principio tiene un coste de mas de 140 millones de euros. Con mucho menos del 10 por ciento de ese presupuesto se podrían adquirir guaguas eléctricas para   perfectamente cubrir el trayecto de la Zona Baja de la Ciudad entre la Plaza Manuel Becerra y Hoya de la Plata saliendo desde ambos sentidos con una frecuencia de cinco minutos. Por supuesto, con la tecnología actual podría tener igualmente garantizada su preferencia en el tráfico y a diferencia de la metroguagua que solo puede circular por mediación y en el interior de una plataforma, su carácter versátil le posibilita más maniobrabilidad por la ciudad. 

Los aspectos de mejoras urbanísticas que nos están vendiendo con la metroguagua, con este tipo de guagua eléctrica o las actuales guaguas articuladas se podrían ampliar y mejorar, como por ejemplo, haciendo de verdad peatonal la Avenida Mesa y López, por donde si no se pone remedio pasará en una dirección u otra cada dos minutos y medio una metroguagua. Con las guaguas eléctricas o articuladas y porque el trafico lo permite, se podrían aprovechar las calles traseras paralelas de Juan Manuel Durán y Néstor de la Torre. Su longitud es de 18 metros igual que las referidas guaguas articuladas y éstas, circulan por todo el municipio, Zona Alta de la Ciudad y Universidad incluida. Además, a diferencia por su imposibilidad de la metroguagua,  también pueden en momentos puntuales cubrir el transporte de viajeros para asistir a grandes eventos deportivos o musicales, como los que se celebran en el Estadio de Gran Canaria y el Gran Canaria Arena en 7 Palmas.

Hay políticos de todos los signos que “disparando con pólvora ajena” sin ningunas connotaciones, pero si tratan de pasar a la posterioridad con éste tipo de proyectos. A otros, aparte de la egolatría les mueven intereses espurios personales y/o a favor de sus respectivas organizaciones políticas, como se ha demostrado en tantas ocasiones, siendo de las más graves y significativas, el inútil e inservible aeropuerto construido en Castellón, con un coste de 150 millones de euros, por quien era en su momento presidente de la Diputación el indecente Carlos Fabra, que para lograrlo tuvo “que convencer” a los castellonenses acerca de "las bondades” del mismo. 

En la misma comunidad gobernada por el Partido Popular ha ocurrido otro tanto con el circuito de formula uno que sin ninguna utilidad, les ha costado a los valencianos 308 millones y de tantos otros proyectos inútiles e inservibles está también el de la Ciudad de la Justicia en Madrid, promovido por la expresidenta de esa comunidad igualmente del Partido Popular Esperanza Aguirre y sus gobiernos, con el que hasta ahora se ha despilfarrado 130 millones.

En el tema de la metroguagua que nos afecta muy directamente, es evidente el empecinamiento del Ayuntamiento para sacar éste proyecto adelante, aunque eso signifique no poner remedio ni mucho menos a la alta congestión de trafico que venimos diariamente soportando y es que los tantos desplazamientos de los vecinos de municipios limítrofes y fundamentalmente  de la Zona Alta, en sus viajes sobre todo en horas puntas, para acudir a sus puestos de trabajo en el Sur de la Isla o Zona Baja de la Ciudad y regreso a sus entornos o domicilios, seguirán produciéndose. 

La solución que podría disuadir a éstos automovilistas a dejar en las referidas horas punta sus vehículos en sus domicilios o entornos próximos, sería contando con un buen transporte publico municipal, recogerles en sus puntos de origen y destino. Este supone más del 70 por ciento del trafico que soporta el municipio y sin embargo, se pretende emplear el grueso de los recursos en mejorar el menor trafico que diariamente se produce en la Zona Baja de la capital, que perfectamente podría hacerse con el refuerzo de las líneas existentes, fundamentalmente la 12,1, 2 y 17. Se puede complementar con grandes zonas de aparcamientos y conectividad con el transporte publico en las entradas de la ciudad.

Lo malo de todo esto es sentir la impotencia comprobando como al margen de toda consideración nos imponen el proyecto de la metroguagua, máxime cuando tenemos tantas carencias y necesidades más graves y urgentes, tal y como se está demostrando entre otras muchas, con la pobreza y exclusión social, asistencia sociosanitaria etc., que podrían cubrirse perfectamente  con el presupuesto destinado a este desproporcionado e inútil proyecto.

De otra parte, es ridículo rozando el esperpento, lo que al respecto sin argumentos y menos no ofreciendo alternativas, hacen con sus críticas los grupos municipales de la oposición y algunos interesados colectivos.

Cuando defendiendo el transporte publico y fundamentalmente las guaguas municipales, le planteé hace unos nueve meses a un concejal del gobierno municipal, los argumentos expuestos anteriormente con relación a la imposición de la metroguagua, la respuesta que taxativamente me dio fue la siguiente: ¡Antonio! ¿y tu que quieres que hagamos ahora, paralizar las obras que ya han empezado?. A lo que le respondí: si hay que paralizarlas, cuanto antes mejor y que no nos pase como el fracking en las Costas de Levante, que por no hacerlo en su momento, costó pagarle una indemnización a Florentino Pérez de 2.600 millones de euros. Los hay peores, pues no teniendo argumentos para rebatir, utilizan reaccionariamente la descalificación personal.

https://www.canarias7.es/siete-islas/gran-canaria/las-palmas-de-gran-canaria/la-primera-guagua-100-electrica-en-las-palmas-de-gran-canaria-DD7225713

* La casa de mi tía agradece la gentileza de Antonio Aguado Suárez

ANTONIO AGUADO RESEÑA           

 

   

 

mancheta 10