Buscar
04:14h. martes, 20 de octubre de 2020

Después de la pandemia es necesario repensar esta Sociedad - por Antonio Aguado Suárez

 

FRASE AGUADO

Después de la pandemia es necesario repensar esta Sociedad - por Antonio Aguado Suárez, coherente veterano militante socialista *

 Aprovechando la gran crisis desatada con la pandemia del coronavirus, las experiencias que estamos viviendo deberían reflejarse en cambios sustanciales y positivos en la Sociedad.  

 Lo más negativo ha sido su carácter impredecible desde la aparición del virus y su rápida expansión y graves daños producidos, que sin duda le acompañará una profunda crisis económica. Se agrava por los intereses políticos y económicos que afloran en todas las crisis. De la última del 2008 aún sufrimos sus consecuencias. No tuvo como ésta connotaciones sanitarias que lo agrava mucho más, pero el crack económico producido, llevó a la desesperación e indigencia a millones de personas, abandonadas a su suerte o sometidas a mayor extorsión y explotación. La  pobreza y exclusión social se incremento considerablemente en todo el mundo. En contraposición también injustamente crecieron las grandes fortunas.

 Sobre esta pandemia hay infinidad de información y opiniones, la mayoría en redes sociales. Son muchas las incógnitas no debidamente o suficientemente aclaradas, o manifiestamente falsas y manipuladas. Las más graves cuestionando como pudo originarse esta pandemia y por qué. No existen evidencias para avalar que los enfrentamientos de las grandes potencias mundiales sobre todo Estados Unidos y China, tratando de controlar la economía mundial pudo haber sido su causa. El dominio del mundo hoy en día es a través de su economía y esperemos que para su consecución no se llegue a ningún enfrentamiento incluidos los bacteriológicos. 

 Éstos y los químicos, ya han sido utilizados desde la Primera Guerra Mundial por Alemania, pero ya en la Segunda se le unió otras naciones como Japón, China y  sobre todo los EE.UU., que continuó en  conflictos bélicos posteriores por diferentes zonas del mundo. Fueron muy impactantes y dramáticos los bombardeos de 1965 en Vietnam, con bombas incendiarias de napalm que indiscriminadamente efectuaba contra la indefensa población civil en sus aldeas. 

 De ocurrir estaríamos perdidos, pues la guerra bacteriológica puede ser tan destructiva o más que la convencional. Los adelantos científicos probablemente sino en la actualidad, pero en un tiempo más o menos cercano, posibilitará la creación de virus que formando pandemias, podrían ser dirigidos contra países o territorios concretos o sectores de la población determinados. No nos debe de extrañar y es que la crueldad del ser humano no tiene límites.

 La prueba más evidente fue protagonizada en la Segunda Guerra Mundial por el nazi Adolf Hitler y sus seguidores. No fue por mediación de una pandemia vírica y si a través del holocausto practicado en campos de concentración con el exterminio de 17 millones de personas entre judíos, gitanos y otras etnias, homosexuales, comunistas, socialistas, sindicalistas etc. Las victimas fueron gaseadas e incineradas en hornos crematorios. Al final de la contienda se había producido más de 60 millones de muertos entre todos los bandos.   

 El enfoque positivo de la actual pandemia sanitaria derivada por el coronavirus, es que el tratamiento que se le está dando con relación a la anterior de 2008 es bastante diferente. Lo mas grave y urgente era tomar medidas de contención  y preventivas para controlar la pandemia e impedirle causar un mayor número de victimas. En un caso como éste por ser impredecible y muy complejo, se hacia difícil tomar decisiones que, aun siendo las adecuadas pudieran verse de inmediato sus efectos. Las medidas sanitarias adoptadas por el Gobierno han sido reconocidas como positivas por la OMS (Organización Mundial de la Salud).

 En el plano económico y social, igualmente el Gobierno ha aprobado un paquete de medidas tendentes a paliar los efectos económicos sobre todo en las pequeñas y medianas empresas y autónomos. Y sociales para proteger a las familias y personas más humildes y vulnerables. La oposición tan nefasta que tenemos a diferencia de otras de diversos países europeos, empezando por la vecina Portugal que han hecho causa común con los respectivos gobiernos para afrontar conjuntamente este gravísimo problema, está haciendo justo lo contrario, con mucha intoxicación y crispación manipulando y alterando la realidad, para tratar de erosionar al Gobierno con el mezquino interés de obtener réditos políticos.

 También dentro de las lecturas positivas están las respuestas del Pueblo Español, que aún siendo muy sociable y en consecuencia dado a los encuentros en espacios públicos con gran contenido de ocio, cultural y deportivo, salvo en casos aislados, su comportamiento ha sido realmente ejemplar, respetando en todo momento las instrucciones emanadas por las autoridades competentes. Siendo la más relevante el confinamiento en los hogares. La solidaridad intergeneracional de jóvenes ayudando a las personas mayores, para evitarles la salida de sus hogares con el consiguiente peligro de contagio, han sido acciones ejemplares y encomiables.

 Por supuesto, la labor de las y los profesionales de la Sanidad en sus diferentes sectores y categorías, pero especialmente quienes están en contacto directo con las personas enfermas: médicos, enfermeras, auxiliares y celadores, ha sido determinante para frenar la pandemia y empezar a aminorar sus efectos. Las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, que  para una mayor eficacia han sido coordinadas desde el Ministerio del Interior. Los profesionales de servicios esenciales igualmente han jugado un gran papel: transporte, limpieza, supermercados, farmacias etc. Gracias a todos con sus excelentes y sacrificados servicios, la vida ha sido más llevadera.. 

 Aunque para llegar de nuevo a la normalidad tendrá que pasar algún tiempo, pero por lo pronto las medidas económicas adoptadas por la Unión Europea que en un principio ha inyectado 540 mil millones de euros para hacerle frente a la gravísima crisis originada, aunque mejorables (se está negociando la cifra de hasta un billón y medio de euros), pero parecen van en la buena dirección y es que a diferencia de la crisis del 2008 donde hubieron una serie de naciones victimas de los recortes, fundamentalmente las del Sur de Europa y sobre todo Grecia. En ésta ocasión, si desde las instancias europeas: Consejo, Parlamento y BCE, se continua dando las respuestas adecuadas, las consecuencias se amortiguaran y  no afectaran tanto al conjunto de la ciudadanía europea. Pero es evidente la necesidad de repensar ésta Sociedad.

 

* La  casa de mi tía agradece la gentileza de Antonio Aguado Suárez  

ANTONIO AGUADO RESEÑA

 

 


MANCHETA 21