Buscar
16:16h. Lunes, 22 de Abril de 2019

Y Diego derramó sus lágrimas - por Francisco González Tejera

 

FRANCISCO GONZÁLEZ TEJERAEl pobre Diego no pudo contener sus lágrimas cuando se enteró que el concejal Sergio Millares Cantero y su "Consejo Asesor" decidieran recomendar que los restos de su padre no fueran exhumados, que siguieran hasta después de su muerte en la fosa común del cementerio de Las Palmas.

Y Diego derramó sus lágrimas - por Francisco González Tejera *

 
El pobre Diego no pudo contener sus lágrimas cuando se enteró que el concejal Sergio Millares Cantero y su "Consejo Asesor" decidieran recomendar que los restos de su padre no fueran exhumados, que siguieran hasta después de su muerte en la fosa común del cementerio de Las Palmas.
 
Yo trato de evitar que mi padre con sus 91 años se entere de noticias tan desgarradoras para quienes sufrieron el genocidio franquista en Canarias, más de 5.000 antifascistas asesinados, desaparecidos, fusilados.
 
El me pregunta cada día si por fin va a poder enterrar dignamente a su padre, mi abuelo Francisco González Santana, enterrado en esa fosa común tras ser acribillado a balazos el 29 de marzo de 1937, con sus 91 años no es fácil explicarle que un Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria gobernado por el PSOE-Podemos-Nueva Canarias y el concejal Millares, expulsado de Izquierda Unida, una especie de tránsfuga del encubrimiento de lo que como familiares de víctimas del terror fascista atraviesa nuestros corazones como una daga de odio, repulsa y asco.
 
El viejo sale con mi madre a pasear, ella casi lo obliga, el quiere quedarse en casa, no se siente con fuerzas, ve como su memoria se degrada cada día que pasa, pero salen, bajan a la Playa de Las Canteras en Las Palmas y siempre encuentran a alguna persona que le dice lo que está pasando con la fosa.
 
Hoy una de esas personas, un compañero antiguo preso franquista, le dijo a mi padre que Millares y su parafernalico “Consejo” piden al gobierno municipal que la fosa común no se abra, que no se exhume, que no se puedan recuperar los restos de mi abuelo asesinado.
 
El viejo derramó sus lágrimas de nuevo, ese dolor no lo puede entender el concejal Millares, su “Consejo”, jamás han sentido esa pena porque no tienen a nadie enterrado en esa fosa acribillado a balazos por defender la democracia y la libertad.
 
Este domingo 15 de enero de 2017 es un día de inmenso dolor para mi familia, para las miles de familias de víctimas del franquismo en Canarias, en todo el estado español. 
 
familiares fusilados ssan lorenzo
* En La casa de mi tía por gentileza de Francisco González Tejera