Buscar
12:46h. Jueves, 29 de Junio de 2017

El difícil pacto entre PSOE y Unidos Podemos - por Nicolás Guerra Aguiar

 

ábalos iglesias

nicolás guerra aguiar   Tras el triunfo del señor Sánchez sobre el todopoderoso entramado de la Gestora psocialista bendecida por sus barones y el mea culpa entonado por el señor Iglesias anteayer en el Congreso, acaso en un futuro podrían recuperarse alentadores caminos de entendimientos hasta hoy clausurados por monolíticas actitudes. Reverdecen esperanzas de pactos desde perspectivas con sedimento social, recuperación de derechos, riguroso funcionamiento de la Justicia, mayores cotas de poder democrático...

 

El difícil pacto entre PSOE y Unidos Podemos - por Nicolás Guerra Aguiar *

 

 

PEDRO SÁNCHEZpablo iglesias   Tras el triunfo del señor Sánchez sobre el todopoderoso entramado de la Gestora psocialista bendecida por sus barones y el mea culpa entonado por el señor Iglesias anteayer en el Congreso, acaso en un futuro podrían recuperarse alentadores caminos de entendimientos hasta hoy clausurados por monolíticas actitudes. Reverdecen esperanzas de pactos desde perspectivas con sedimento social, recuperación de derechos, riguroso funcionamiento de la Justicia, mayores cotas de poder democrático...

page susana

   Sin embargo, la realidad del contradictorio PSOE y de Unidos Podemos (UP) impide la confluencia entre ambos por el momento: en el primero, los barones conservadores mantienen y ejercen el poder gracias a la estructura piramidal; y acaso los segundos andan algo radicalizados en una sociedad ancha y plural.

   Bien es cierto que el señor Sánchez venció desde abajo a la candidata oficial del sector proclive a la abstención y así permitir la continuidad del PP en el Gobierno. Pero esta victoria no significa, ni mucho menos, el final de la contienda ideológica pues, a fin de cuentas, la gran diferencia viene también marcada por opuestos posicionamientos hacia Podemos: el señor Sánchez podría tenderle la mano; barones y princesa mora lo ven como a Plutón, señor de la profundidad infernal en palabras de Celestina. 

PLUTÓN

   Y como fue derrotado en el campo de batalla, al sector conservador le queda la guerra de guerrillas desde sus feudos inviolables. La aparente pacificación en las filas del psocialismo es, sospecho, simple táctica, pura estrategia, tregua necesaria para evitar la descomposición del PSOE. Pero el señor Sánchez no puede fiarse de quienes se la tienen jurada: la princesa mora reclama venganza (la noche de su derrota no felicitó al vencedor, ni MARGARITA ROBLESANTONIO TREVINtan siquiera lo nombró) y, a la vez, los barones fueron ridiculizados por las bases. Nadie ha entregado alfanjes, cimitarras, espadas, puñales… Se envainaron, sí.  Pero fundas o vainas permanecen en la cintura de sus propietarios, muy al alcance de la mano. (Para muestra un botón: el enfrentamiento dialéctico entre dos diputados del PSOE, la señora Robles –“sanchista”- y el señor Trevín -“susanista”- en el interior del Congreso.)

   Así, será muy difícil el entendimiento con UP a pesar de buenas intenciones. La señora Díaz, por ejemplo, los rechaza (“Solo quieren hacer daño a los socialistas”; son “una izquierda inútil "). Por tanto, tras las elecciones autonómicas andaluzas -el PSOE perdió 120 000 votos- hubo pacto para formar Gobierno. Pero no lo hizo con Podemos (15 diputados): tendió la mano a Ciudadanos (9), y con ellos gobierna en diestro entendimiento. 

PSOE MOMIAS

   Tal sucede en Castilla – La Mancha, feudo medieval del señor García – Page. El PSOE perdió la votación sobre los Presupuestos: UP le negó su apoyo a pesar de que en 2015 habían llegado a un acuerdo para la investidura del candidato psocialista. García – Page habla de “puñal por la espalda”, pero el 26 de septiembre de 2016 UP dio por “muerto” el pacto por “desaliento y vergüenza” frente al oficial PSOE castellanomanchego, " Más ocupado de decapitar a Sánchez que dar vida a Castilla-La Mancha".

   Por lo que se refiere a UP, acaso por su muy temprana edad (a fin de cuentas nació hace muy pocos años); tal vez debido al desajuste que significa pasar en tan poco tiempo de la nada a la representatividad popular con tanta fuerza (y esperanza ajena, claro) o quizás por la propia imperfección humana, hay algo palpable: manifiesta, de cuando en cuando, ciertos gestos de autosuficiencia incompatibles con su originario origen.

   Por esa razón me acuerdo de que en las ya derruidas paredes del bodegón La Oficina (La Laguna) varios poetas dejaron escritas composiciones relacionadas con tal séptimo cielo (“El lugar es sagrado y a más acogedor”). Entre ellas una de Emeterio Gutiérrez Albelo, representante del Surrealismo en Tenerife y, por tanto, represaliado político durante la Guerra Civil, pues el movimiento antirracionalista francés fue considerado subversivo y de izquierdas. En un poema mural (cuyo nombre se me escapa), Gutiérrez Albelo explica en la primera estrofa que se había negado a escribir versos “para las paredes”, pues son “mis versos para los libros”. Sin embargo rectifica en la segunda: “A mi soberbia de entonces / hoy me opongo humildemente. / Lo que importa es escribirlos / sin pensar en donde fuere”.

emeterio gutiérrez arbelo

   Me vinieron a la memoria los 14 versos no por el poema en sí, sino por la segunda estrofa de la cual acabo de reproducir los cuatro primeros, estimado lector. Frente a la soberbia de ayer, la humildad de hoy. Ante la supuesta inmortalidad que da un libro (siempre alguien guarda un ejemplar) la humildad del poeta viene a ser, sencillamente, lo contrario a la hiperbólica exaltación de uno mismo. (Humildad -conocimiento de las propias limitaciones- ya recomendada a los demás por la Iglesia como “contra” al primero de los siete pecados capitales, tal nos pregonaban con trituración psicológica en la asignatura de Religión Católica desde nuestros iniciales añitos prepubertad, angelitos de Dios.)

   Pues bien. Esa misma soberbia (localizada también en ciertas edades juveniles, acaso disculpable por su concepción del mundo) se manifiesta con demasiada asiduidad en Podemos o, al menos, en ciertos dirigentes. Algunas veces lleva a la pura fantasmada, como cuando el señor Iglesias presentó su Gobierno a la espera del apoyo psocialista, por ejemplo. Y como sus cargos orgánicos y políticos son gente intelectualmente muy preparada, por suerte, las oportunidades para justificar tales sanacadas se reducen al máximo.

   El compromiso de UP con la sociedad y la pacífica revolución social es, a todas todas, una de las pocas vías de escape -con el PSOE- para extirpar en la medida de lo posible las podridas bases en que actualmente se asienta el poder en España. Mas si UP pretende llegar a pactos, debe ser consciente de sus grandes limitaciones (externas e internas). Además, mares arboladas caseras tiene el señor Sánchez, y muy peligrosas, como para forzadas precipitaciones.

ábalos iglesias

Ábalos (PSOE) e Iglesias (UP) en el Congreso

 

 

* En La casa de mi tía por gentileza de Nicolás Guerra Aguiar

NICOLÁS GUERRA AGUIAR RESEÑA