Buscar
20:11h. miércoles, 25 de mayo de 2022

El capitalismo surgido de la globalización - por Juan Manuel Betancor León


Publico este texto que me parece trascendental, de Juan Manuel Betancor León. Es importante la sugerencia que le hace Juan Manuel a los sindicatos, que yo extiendo a los partidos de izxquierda. Es preciso recuperar el trabajo de masas que permitió avanzar en la democracia, hasta que el "capitalismo surgido de la globalización" descubrió la manera de neutralizarnos. El rescate es el que tenemos que hacer nosotros.

El capitalismo surgido de la globalización, ha sido determinante en el crack actual. Este capitalismo no nace de las nevas patentes y tecnología, pues el dinero que ganan las grandes empresas no tiene que ver directamente con la Innovación y mejora de los productos. Hacia el último tercio del siglo XX, las empresas se esforzaban en sacar al mercado el producto más competititvo, por tanto les preocupaba su integración enla sociedad. 

Hoy, actúan al margen del interés o necesidad social: todo lo que no sea rentable desaparece, aunque sea una medicina. La estrategia es el dinero puro y duro: instalándose donde los costes son más baratos, moviendo capitales de forma especulativa, usando paraisos fiscales, comprando Deuda pública... Esto ha llevado a que nada es posible de regular, salvo excepciones.

Una multinacional, por ejemplo, se instala en un país, más por los beneficios y exenciones que le aportan que por otra cosa. Los trabajadores deben someterse y el Estado también o, caso contrario se iran a otra parte. El Eurovegas es un ejemplo o las declaraciones de Donld Trumpp.

¿Donde estamos? En una sociedad de "precariados" ( como dice Gabilondo), de neuróticos que han perdido su lugar en la sociedad, gracias a unas corporaciones fnancieras internacionales más fuertes y poderosas que nunca (¿Por qué les llamamos "los mercados"?). En España, si los ciudadanos no lo remedian vamos a quedar huérfanos, sin instituciones públicas fuertes, sin fuerza sindical, sin sector público (el engaño de recortar todo sin medir las consecuencias).

Yo pienso que hay que crear un contrapoder. Empezando desde abajo: lo sindicatos deben ir puerta a puerta, hablar con parados, gente con escasos recursos, reunirse con vecinos por los barrios...Explicar con pedagogía, aglutinar a toda esa gente desencantada. Deben recuperar la fuerza sindical volviendo a la fórmula de las primeras organizaciones. El poder político mayoritario se aleja de la ciudadanía, mientras ésta entra en estado de shock y creyendo en el sávese quien pueda. La realidad nos tumba poco a poco.