Buscar
09:58h. Miércoles, 26 de Junio de 2019

El negocio del agua (2) - por Pedro Fernández Arcila

En el anterior artículo afirmaba que las multinacionales que intervenían en la gestión del servicio público del agua no estaban pendientes de obtener beneficios al final del año, más bien su interés radicaba en desviar los ingresos que durante el año fuera generando la actividad hacia empresas de su grupo.

El negocio del agua (2) - por Pedro Fernández Arcila

En el anterior artículo afirmaba que las multinacionales que intervenían en la gestión del servicio público del agua no estaban pendientes de obtener beneficios al final del año, más bien su interés radicaba en desviar los ingresos que durante el año fuera generando la actividad hacia empresas de su grupo. En esto, la gestión privada de EMMASA es bastante significativa, porque Sacyr Vallehermoso tiene una enorme vocación por mandar el dinero que obtiene de nuestros recibos del agua a su sede central, ahogando en pérdidas a la que fue la empresa pública señera de nuestro municipio. El primer maletín que se lleva Sacyr ascendió en 2012 a la cantidad de 1.864.201, 20 euros (más de 310 millones de las antiguas pesetas). Esta cantidad se la lleva anualmente en concepto de know how, es decir, una retribución por el conocimiento y experiencia que se le supone en el sector.

Lo curioso del caso es que Sacyr es una multinacional puntera en el mundo de la construcción pero ignorante en materia de gestión de aguas y que, “gracias a su destreza”, ha logrado que EMMASA tenga, actualmente, unas pérdidas acumuladas de 11 millones de euros (1.830.246.000 pesetas). Además, como la vergüenza no forma parte del activo de esa empresa, con una mano cobran el llamado know how y con la otra mano se llevan 483.652 euros anuales (80.472.922 de pesetas) para pagar a dos altos cargos de una empresa de su grupo a los que condecoran como especialistas en gestión del agua. Otro maletín contiene la cantidad de 1.468.825,03 euros anuales (244.391.916 de pesetas) producto de los intereses que genera un crédito ficticio, inventado por Sacyr para poder seguir chupando la yugular de los santacruceros. Como les decía en el artículo anterior, EMMASA prevé para el 2013 unas pérdidas de más de tres millones de euros, una cantidad cercana a la que se lleva Sacyr Vallehermoso anualmente en estos maletines. Por eso es correcto decir que sus beneficios son nuestras pérdidas. Pero hay más.

*Pedro Fernández Arcila. CONCEJAL DE SÍ SE PUEDE EN EL AYUNTAMIENTO DE SANTA CRUZ