Buscar
20:24h. Viernes, 20 de septiembre de 2019

El Partido Comunista y el Socialismo del siglo XXI - por Arturo Borges Álamo

Bajo el capitalismo, la conciencia de clase y el conocimiento del papel de la lucha de clases en el desarrollo político y social, por parte de la población trabajadora, así como del conjunto de consideraciones teóricas e intensas experiencias prácticas derivadas del Socialismo Científico  de Marx, Engels, Lenin.....son la base para la lucha que destruya el régimen de clases y así organizar la sociedad socialista.

El Partido Comunista y el Socialismo del siglo XXI -  por Arturo Borges Álamo

Bajo el capitalismo, la conciencia de clase y el conocimiento del papel de la lucha de clases en el desarrollo político y social, por parte de la población trabajadora, así como del conjunto de consideraciones teóricas e intensas experiencias prácticas derivadas del Socialismo Científico  de Marx, Engels, Lenin.....son la base para la lucha que destruya el régimen de clases y así organizar la sociedad socialista.

En ese marco general se desarrollan también las formas concretas de actividad práctica no propiamente socialista, anticapitalista, sino referida a aspectos políticos de la lucha democrática en los que la clase obrera puede converger también con otras capas y clases progresistas de la población frente a las reaccionarias. En esa línea el Partido Comunista puede establecer una política de alianzas con representantes de esas clases sociales contra un enemigo clasista común. También en estos aspectos solo desde posiciones de clase se podrá actuar consecuentemente, solo las clases trabajadoras llevarán la democratización hasta el final lo que pondría el poder en sus manos. Por eso serán las que empujen a las otras clases hacia la ruptura con el régimen político y social de nuestros días. Y en esa posición avanzada tienen que estar l@s comunistas.

Vivimos actualmente una situación muy aguda en las dos vertientes mencionadas, la de la necesidad del socialismo y también en la de la lucha por una auténtica democracia. Y en ambas se precisa de una acción decidida para no ir a remolque de los acontecimientos, como ha venido sucediendo ante fenómenos espontáneos como el 15M. En las condiciones actuales cobra relevancia la actividad independiente de un  Partido Comunista con iniciativa revolucionaria, cuanto más potente es el caudal del movimiento popular interclasista más se precisa de dicha actividad para poner la independencia de la clase obrera a salvo  de concepciones alejadas de sus intereses de clase que pasan por la lucha democrática, sí, pero estrechamente vinculada a la lucha de clases por el socialismo.

Debemos prever estos aspectos y en consecuencia potenciar la organización del partido para estar a la altura y en correspondencia con la movilización popular. La ciencia marxista se basa en la apreciación objetivamente correcta de las fuerzas y tendencias de las distintas clases, y la revolución no es otra cosa que la destrucción de la antigua superestructura y la acción independiente de diferentes clases que tratan de levantar a su modo una superestructura nueva. Hay que tener en cuenta las favorables condiciones para el desarrollo de un potente movimiento popular y este contexto precisa de la creación de organizaciones del partido comunista.

Desde el 15M han surgido, y siguen surgiendo, sin participación comunista, muchísimos colectivos, plataformas, mareas, etc., al calor de los acontecimientos. L@s comunistas deben proponerse como tarea establecer y afianzar relaciones directas con el mayor número posible de ellos para apoyarlos y potenciarlos con criterios revolucionarios.

El momento actual de agudización de las contradicciones de clase, de incorporación a la lucha social y política de amplios sectores de la población, con momentos de reflujo, precisa dejar amplio margen a la iniciativa comunista en el marco de la construcción del instrumento político unitario que materialice la hegemonía del pueblo, de la mayoría social, en forma de cambios efectivos hacia una sociedad alternativa al capitalismo. Esa sociedad alternativa habrá de ser socialista o no será tal y el Partido Comunista deberá comportarse como motor de ésta para merecer dicho nombre.

Arturo Borges Álamo

También en:

http://www.canarias24horas.com/opinion/firmas-de-opinion/item/19477-el-partido-comunista-y-el-socialismo-del-siglo-xxi#.Ud-Fn0E98nQ

http://www.sanborondon.info/content/view/54349/34/