Buscar
20:41h. jueves, 06 de agosto de 2020

Empresarios, gobiernos, expertos y universidades - por Federico Aguilera Klink

 

FRASE FEDERICO AGUILERA K

Empresarios, gobiernos, expertos y universidades - por Federico Aguilera Klink *

Yo no sé muchas cosas, es verdad.

Digo tan sólo lo que he visto.

Y he visto:

Que la cuna del hombre la mecen con cuentos,

Que los gritos de angustia del hombre los ahogan con cuentos,

Que el llanto del hombre lo taponan los cuentos,

Y que el miedo del hombre…

Ha inventado todos los cuentos.

Yo sé muy pocas cosas, es verdad,

Pero me han dormido con todos los cuentos…

Y sé todos los cuentos.

LEÓN FELIPE

 

 

 

 

León Felipe. Sé todos los cuentos. 1950

 

Llevamos tiempo, demasiado, asistiendo a un festival engañoso de palabras vacías propiciado, entre otros actores, por los que aparecen en el título de este texto. Todos esos actores/actrices son intercambiables entre sí pues apenas dicen nada relevante y, de alguna manera, todos dicen lo mismo en un tono de solemnidad hueca e irrelevante. Hoy están en un “escenario” y mañana están, con la misma comodidad y la misma ausencia de dignidad, en otro.

No voy a escribir un largo texto sino a mostrar algunas citas-reflexiones de personas que han prestado atención al papel de estos actores y que, de diferentes maneras, me han ayudado a entender el contexto en el que vivo, más allá de las etiquetas aburridas y sin sentido que suelen repetir los citados actores.

JOSÉ LUIS SAMPEDROEl objetivo de este texto, igual que el de otros que he escrito, es pedagógico. Intento mostrar los cuentos (martillos) con los que nos “educan”, como decía León Felipe, para tratar de evitar que nos sigan engañando aunque soy consciente de que, como hacía decir José Luis Sampedro a un personaje de “El río que nos lleva”, “Conocía a su gente. Sabía cuánto tardan en oÍr algo distinto por haber estado sometidos secularmente al machaqueo del mismo martillo”.

Empiezo por el amigo Adam Smith, uno de mis autores preferidos por su lucidez y valentía al aclarar de manera empírica el marco real de actuación de los empresarios y del Gobierno, para que sepamos dónde estamos…………desde hace tiempo y sepamos que la situación ha ido a peor.

ADAM SMITH

"Nuestros comerciantes e industriales se quejan mucho de los efectos perjudiciales de los altos salarios, porque suben los precios y por ello restringen la venta de sus bienes en el país y en el exterior. Nada dicen de los efectos dañinos de los beneficios elevados. Guardan silencio sobre las consecuencias perniciosas de sus propias ganancias".

"Cualquier propuesta de una nueva ley o regulación comercial que venga de esta categoría de personas (los empresarios) debe siempre ser considerada con la máxima precaución, y nunca debe ser adoptada sino después de una investigación prolongada y cuidadosa, desarrollada no sólo con la atención más escrupulosa, sino también con el máximo recelo. Porque provendrá de una clase de hombres cuyos intereses nunca coinciden exactamente con los de la sociedad, que tienen generalmente un interés en engañar e incluso oprimir a la comunidad, y que de hecho la han engañado y oprimido en numerosas oportunidades".

“Cuando hay grandes propiedades hay grandes desigualdades. Por cada hombre muy rico debe haber al menos quinientos pobres, y la opulencia de unos pocos supone la indigencia de muchos. La abundancia de los ricos aviva la indignación de los pobres, que son conducidos por la necesidad y alentados por la envidia a atropellar sus posesiones”.

“Las leyes y el gobierno se pueden considerar, en todos los casos, como un arreglo de los ricos para oprimir a los pobres y preservar en su favor la desigualdad de bienes.”

“Sólo espero malas consecuencias de las Cámaras de Comerciantes…

En un País donde vociferar siempre intimida y las facciones con frecuencia oprimen al Gobierno…aquellos que tienen el mayor interés en defraudar y en imponerse al público son los que con frecuencia dictan la regulación del comercio”.

MEDIOCRACIA ALAIN DENEAULTLo anterior está escrito en el siglo XVIII, pero la realidad ha cambiado a peor. En un libro de 2019 (Editorial Taurus) escrito por Alain Deneault y titulado “Mediocracia. Cuando los mediocres toman el poder”, podemos leer, refiriéndose a Canadá, “…antiguos parlamentarios,  ministros o incluso primeros ministros, que conocen a quienes toman las grandes decisiones y saben todos los mecanismos de los cuerpos gubernamentales, cuyo objetivo es convertir el aparato del Estado en una máquina de acumulación de capitales al servicio de industriales y oligarcas financieros”.

EL ROTO 5

No insisto mucho, todos los días tenemos ejemplos variados y lacasademitia los muestra habitualmente. Vamos a dar un paseo por la Universidad siguiendo el libro de Deneault, a ver si nos ayuda a entender lo que ocurre en estos momentos en algunos ámbitos de ella y su relación con lo que ocurre fuera de ella.

“Los académicos mediocres no piensan por sí mismos: delegan su poder de pensamiento en una autoridad superior que dictará sus estrategias siempre enfocadas a su evolución profesional. La autocensura es obligatoria y se presenta como una demostración de astucia (…) La figura central de la mediocracia es el experto con el que la mayoría de los académicos actuales se identifican. Su pensamiento nunca es del todo suyo propio, sino que pertenece a un orden de razonamiento que, si bien se encarna en él, está guiado por intereses concretos. El experto trabaja para convertir propuestas ideológicas y sofismas en objetos de conocimiento que parezcan puros: esto es lo que caracteriza su labor. Por este motivo no se puede esperar de él ninguna propuesta potente ni original (…) se le paga por pensar de una determinada manera (…) no le mueve la curiosidad del aficionado: no le importan los asuntos de los que habla sino que actúa dentro de un sistema estrictamente funcionalista”.

      “La amenaza específica….es el profesionalismo….La profesionalización se presenta como un contrato implícito entre los productores de conocimiento y discurso, por un lado, y los dueños del capital, por el otro. Los primeros se encargan de abastecer y dar formato, sin ninguna vinculación espiritual, a los datos prácticos o teóricos que los segundos necesitan para garantizar su propia legitimidad….La mediocracia se revestirá de palabras vacías o, peor aún, será el poder el que se defina con palabras asociadas con aquello que más odia: la innovación, la participación, el mérito y el compromiso. (Un buen ejemplo de lo anterior, en mi opinión, lo constituye, Creatividad Canaria, una de las Agencias de Publicidad que colabora con la Consejería de Transición Ecológica del Gobierno de Canarias, se autodefine en su web como “Especializada en el marketing participativo y el sector social, nuestra agencia fomenta una comunicación y una publicidad con criterios "Common Good" y Responsabilidad Social Corporativa”).

      Por otro lado, aquellos cuyas mentes no participen de semejante farsa serán excluidos…de manera mediocre a través del rechazo, la negación y el resentimiento…”.

EL ROTO 6

 

     “Las universidades son un instrumento clave para las firmas que constituyen los lobbies…Como especialistas en crear opinión, quienes forman los lobbies tienen un enfoque mucho más amplio: trabajan para generar contextos que acaben forzando a los cargos electos a tomar determinadas decisiones, sin que los lobistas hayan tenido que hacer nada concreto al respecto…los lobistas procuran crear un clima que resulte favorable a los intereses de sus clientes y una manera de conseguirlo es movilizar públicamente a “expertos” financiados por la industria para que actúen de una determinada manera”.

      “La universidad lleva ya décadas dedicándose a la tarea de hacerse manipulable por cualquiera que esté dispuesta a subvencionarla: hasta cierto punto, puede que lleve haciéndolo desde su constitución moderna….El hábito académico consiste en dejarse dominar. La universidad se encuentra en un estado completamente caótico y solo el dinero parece aportar algo de consistencia a sus prácticas. Se ha rendido, lo que define su visión acerca de cómo debe emplearse el lenguaje en sus investigaciones….la prosa de un autor solo se considera científica si mantiene un tono neutral, tranquilo y comedido. Aburrido, incluso….cualquier otra cosa generará incomodidades…o, (como decía Wright Mills) …lleva a la autointimidación y se vuelve tan habitual que el académico ya ni es consciente de ello….”.

      En suma, “Nuestros cerebros están tan llenos de estupideces que seguimos pensando que son los ricos quienes generan la riqueza…en vez de verlos como los que se apropian de ella en detrimento nuestro”.

*  La casa de mi tía agradece la gentileza de Federico Aguilera Klink


mancheta neoliberalismo