Buscar
13:46h. miércoles, 04 de agosto de 2021

España sentenciada - por  Alberto García  HOJAS DE DEBATE

 

FRSE GARCÍA HOJAS DE DEBATE

España sentenciada - por  Alberto García  HOJAS DE DEBATE *

El ponente de la sentencia del Tribunal Constitucional que declara la inconstitucionalidad del estado de alarma califica a Karl Marx, a través de una obra de teatro, como un «cientificista deplorable con su matraca del materialismo histórico, despilfarrador, depredador sexual, fariseo».

El Tribunal Constitucional acaba de dictar una sentencia el 14 de julio de 2021, tal vez para recordar el aniversario de la toma de la Bastilla, cuyo asalto por los revolucionarios franceses supuso simbólicamente el fin del antiguo régimen y el punto inicial de la Revolución Francesa, que en España no hay forma de que nos lo quitemos de encima.

Esta resolución judicial estima parcialmente el recurso presentado por Vox contra la adopción del estado de alarma, declarando inconstitucionales y nulos diversos apartados del Real Decreto de 14 de marzo del pasado año y estimando que en lugar del estado de alarma tenía que haberse decretado el estado de excepción, con las consecuencias legales que todo ello implicaba. 

La mayoría conservadora del Tribunal Constitucional se ha impuesto, y ha avalado la ponencia del Magistrado González-Trevijano, autor de la misma.

Si las facultades que otorga al gobierno la declaración del estado de alarma, previsto específicamente por el legislador para afrontar, entre otras situaciones de catástrofes naturales, las  pandemias, ha merecido por parte de la derecha la calificación de que con él se imponía una dictadura bolivariana, son más que previsible las acusaciones que hubiera proferido en caso de que se hubiera intentado imponer el de excepción, que autoriza al ejecutivo, partiendo de que no puede mantener el orden público,  a adoptar medidas exorbitantes, durísimas, y muy probablemente no hubieran podido ser  aprobadas por el Congreso, dejando así inerme frente a la pandemia a la población española.

El ponente de la sentencia es el catedrático de la Universidad Rey Juan Carlos, González-Trevijano.

Este personaje, magistrado del Tribunal Constitucional a propuesta de M. Rajoy, ha sido rector desde 2002 a 2013, nada menos que de la Universidad Rey Juan Carlos I. Recordemos que esta institución ha sido la protagonista de los escándalos por los irregulares otorgamientos de títulos académicos a Cristina Cifuentes y Pablo Casado, entre otros muchos.

Gran colaborador de Aznar en la Fundación FAES, González-Trevijano ha organizado diversos actos con el que fuera Presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, así como con el mismísimo Obispo Cañizares. El 23 de julio de 2008, por ejemplo, participaban juntos en los cursos de verano que dicha Universidad organizaba en Aranjuez, según nota publicada por la Oficina de Prensa de la Fundación FAES. En su calidad de miembro de la comisión de expertos nombrada por el Gobierno para dictaminar sobre la exhumación de los restos mortales de Franco, González-Trevijano se pronunció contra la salida de los mismos del Valle de los Caídos, según informaba Libertad Digital el 7 de junio de 2013.

Calificado como «muy religioso», ElDiario.es lo consideraba como el nexo de unión entre el Partido Popular y la Universidad Rey Juan Carlos I, en su crónica del 14 de abril de 2018.

Según «El Plural», en su crónica del 14 de julio último, González-Trevijano «es el Rector de los polémicos masters y contrataciones a familiares», encargado de dirigir la institución en el momento en que se produjeron los escándalos sobre los cursos de masters relacionados con el Instituto de Derecho Público y cuyos protagonistas fueron Cristina Cifuentes, Pablo Casado y Carmen Montón. Durante su estancia como Rector colocó a varios de sus familiares, por ejemplo, a su esposa, Maria Teresa Martín del Peso, en el puesto de Administradora de la Fundación Rey Juan Carlos, y a su cuñada, María Jesus Bravo, como responsable del personal de administración y servicios.

El Plural señala que González-Trevijano «se convirtió en agencia de colocación para esposas, sobrinos, hijos, hermanos, cuñados, de familiares de relevantes políticos del PP, como la hermana de la propia Cristina Cifuentes, la prima de Ruiz Gallardón, Isabel Gallardón, la cuñada de Francisco Granados, Maria del Mar Alarcón… en 2014 estuvo investigado por prevaricación por contrataciones ilegales, aunque no fue procesado, y fue acusado por el profesor titular de la Facultad de Ciencias de la Comunicación,  Salvador Perelló, de haber tejido una tupida red clientelar.»

Sede del Tribunal Constitucional.

Según dicho medio de prensa, comparte con los restantes magistrados conservadores del Tribunal Constitucional ese profundo sentimiento religioso que tanto desahogo espiritual proporciona a muchos miembros cualificados de la  derecha española.

Trevijano era Rector de la Universidad citada cuando se nombró a Rodrigo Rato doctor honoris causa de la misma, el 28 de enero de 2009.

Nuestro personaje es polifacético. En sus ratos libres ejerce la crítica pictórica, habiendo declarado que «ya no hay pintores de primera que cultiven los motivos religiosos», indica ABC el 4 de junio de 2019, explayándose profusamente al respecto en su infumable tratado «El dedo de Dios, la mano del hombre. El poder visual de las imágenes en cristiano». En este texto, González-Trevijano señala que «al margen de la fe, el arte es la mejor manera de acercarse a los misterios de Dios», asuntos hoy olvidados, desgraciadamente, porque lo impiden «el proceso de secularización, el indiferentismo religioso, el ateísmo, junto con la aparición de movimientos de vanguardia… atrás quedaron los tiempos de la hegemonía religiosa en el arte».

Pero no se queda ahí nuestro polifacético magistrado. Pese a sus múltiples ocupaciones, a la crítica iconográfica ha añadido la autoría teatral, regalándonos la obra titulada «Adonay y Belial, una velada en familia», Editorial Eride 2020, en la que enfrenta a Dios con el demonio, mediante un diálogo en el que se pronuncia sobre lo divino, lo demoníaco, y lo humano, que entendemos fuertemente inspirado por Monseñor Escribá de Balaguer, y en el que se califica a Karl Marx como un «cientificista deplorable con su matraca del materialismo histórico, despilfarrador, depredador sexual, fariseo», demostrando así de paso  su capacidad para el estudio y crítica filosófica y económica del destacado pensador alemán, obra teatral que ha merecido grandes elogios del periódico La Razón, en 2 de noviembre último.

No crea pues el lector que hablábamos de broma cuando señalábamos la coincidencia de fecha de la sentencia del Tribunal Constitucional en 14 de julio, con el aniversario de la Toma de la Bastilla, y la contraposición de aquel símbolo de la caída del antiguo régimen, con el mantenimiento del mismo en España, que parece no hay manera de erradicar.

* Gracias a Alberto García, a HOJAS DE DEBATE y a la colaboración de Arturo Borges

https://hojasdebate.es/opinion/espana-sentenciada/

HOJAS DE DEBATE

mancheta 34