Buscar
21:13h. Martes, 13 de Noviembre de 2018

Estamos consumiendo Naturaleza - por Erasmo Quintana

 

FRASE ERASMO

Estamos consumiendo Naturaleza - por Erasmo Quintana *

riada san llorençAunque los halcones de las finanzas mundiales se empeñan en contradecir lo que es evidente, aquello que todo hijo de vecino ve: el cambio climático, lo cierto es que los que apreciamos, por tener cierta edad y no movernos aquellos intereses, podemos comparar el modo en que caía la lluvia -aquella de mis primeros años- como una bendición, bien repartida en una amplia geografía y sin causar daños de consideración. Hoy llueve torrencialmente en un solo lugar, como lo ocurrido esta semana en el Levante español, ocasionando muertos, 12 víctimas y desaparecidos: búsqueda de un niño de 5 años, con la consiguiente devastación del territorio.

PLANETASin embargo, el limitado sentido común que es consustancial al género humano le da para comprender una cosa: que con nuestra alocada dinámica de la “inmediatez” y del “ahora”, consumimos de manera bestial la Naturaleza, sin caer en la cuenta que lo que destruimos de ella debemos tenerla por perdida. El Sol, ese astro que nos da la vida también se consume, y llegará un momento en que se apague. Nada digamos del planeta Tierra, su fragilidad y cómo día a día envían los humanos a la atmósfera todo tipo de gases que provocan el incuestionable calentamiento global y efecto invernadero.

 

Venga el bardo a cantar

esplendores ya pasados

con intención de empezar

 lo que no hemos comenzado.

                                                               

 Volver a la luz del sol diáfano 

cuidando nuestro Edén dañado,

que lo que hoy destrozamos

mañana no será recuperado.

 

Característico de este clima cuasitropical es la escasez de lluvia, incluso en época propia de las mismas. Circula una teoría sobre los aviones intercontinentales, que no sé yo lo que tiene de rigor científico, aseverando que la estela blanquecina que dejan por la combustión de sus motores, al ser tantas y que se entrecuzan, modifican el comportamiento de las nubes en su efecto lluvia. En nuestro país, 1948, 1952, 1954 y 1961 son fechas clave en un intento oficial de provocar lluvias artificiales ya desde ese primer año en Gran Canaria y resto del Archipiélago.

El periódico franquista Falange, en 1948 daba la noticia que el Cabildo Insular, presidido por Matías Vega Guerra, por primera vez solicitaba del Gobernador Civil la asunción del proyecto de lluvia artificial. El mismo rotativo, en 1952, daba la noticia que se iniciaban pruebas de esta lluvia en una extensión de 60.000 km. cuadrados en Arenas de San Pedro (Ávila). En 1954, una escueta noticia daba cuenta que se estaban haciendo experimentos de lluvia artificial en el Marruecos español. En 1961 Falange daba la noticia de la arribada a Las Palmas de G.C. del coronel de Infantería, Leopoldo Castán, licenciado en Ciencias Químicas, que venía de Madrid con destino Fuerteventura, donde pensaba realizar importantes experimentos de lluvia artificial, cuyas experiencias le habían dado resultados lisonjeros. Mas en la isla majorera tenía sus reparos, porque el problema climático y lo alargado de su orografía le hacía ser prudente.

Para Gran Canaria, tuvo que ser el comienzo de la década de los sesenta del siglo pasado cuando, por fin, pudimos ver aviones empleando nieve carbónica y yoduro de plata, junto con productos hidroscópicos para aumentar el tamaño de las gotas de agua. En este “sueño”, mis amigos, el Cabildo grancanario se gastó lo que no se sabe (cosa propia de la dictadura), para nada, porque todo fue un sonoro, estruendoso fracaso.

A pesar de la aplastante realidad del cambio climático, cuya causa principal es la avaricia de los hombres “de negocios” mundial (veamos cómo aquí, en nuestro país la derecha todavía trata de negarlo, con la excusa de que son cosas de la izquierda, dixit Aznar y Rajoy), deberían ser menos materialistas y más humanos, para que el Mundo que dejamos a nuestros nietos, al menos, lo disfruten en la misma medida y calidad que nosotros venimos disfrutándolo.

cambio climático

* La casa de mi tia agradece la gentileza de Erasmo Quintana

 

ERASMO QUINTANA RESEÑA

 

 

MANCHETA 4