Buscar
14:08h. lunes, 12 de abril de 2021

¿Existe la verdad absoluta, sin la verdad relativa? sobre feminismo y marxismo- por Maribel Santana

 

FRASE MARIBEL SANTANA

¿Existe la verdad absoluta, sin las verdad relativa? sobre feminismo y marxismo - por Maribel Santana, activista, feminista, historiadora *

Hace unos días atrás, la Líder del partido feminista Lida Falcón O´Neill, participó en una actividad organizada por la asociación Hazte oír sobre la ley trans, donde igualmente participó la diputada de VOX  Alicia Rubio.

Esto ha desembocado en una riada de desprestigios y análisis sobre el asunto, cuestionándose autoras varias que Lidia Falcón, la líder del partido feminista de España, se ha sentado y ha participado de y con esta organización reaccionaria, fascistona.

Veamos que dice la autora Tita Barahona, la cual a una servidora le parece una buena analista y coincido con sus artículos, pero que a veces y a mi juicio se  nos escapan elementos y creemos que todo el monte es orgasmo. 

“Las tesis del Partido Feminista de España, están llenas de términos sacados de la teoría marxista, pero que no tienen análisis  marxistas, confundiendo así los términos” 

“Desde la fundación en la década de los 70 el partido feminista de España, se presenta como una organización marxista. Parece una broma si no fuera porque es posible que hasta la señora Falcón, se lo crea”

“ si a la señora Falcón no le cegara su afán de notoriedad, debe saber que si coincide con los  ultra católicos en que hay varones y hembras entre la especie humana, éstos sin embargo representan a aquellos que durante siglos han mantenido que la sumisión femenina es algo natural “ Por Tita Barahona”

A todo este análisis que  “puede tener  parte de verdad” y otras que no lo pudieran ser, nos cuestionamos: ¿ Existen las verdades absolutas sin existir las verdades relativas?.

Según el materialismo dialectico, afirmando el carácter relativo de las verdades de nuestro conocimiento, considera que: “cada verdad relativa nos acerca a la verdad absoluta”. O sea las verdades relativas van sumando, que cada paso del conocimiento científico tiene elementos de la verdad absoluta o completa.

El pensador, marxista Doménico Losurdo deja claro en sus ensayos (todas las que pretendemos ser marxistas apoyamos y lo tomamos como referente para explicar la historia de las luchas de clases), que. “todos los grandes  líderes han tenido que hacer tremendos estropicios y meter la pata en su lucha a favor de una  construcción para un mundo mejor, que nosotros decimos socialismo. Han tenido que dar respuesta a las necesidades de sus pueblos frente a los imperialistas y reaccionarios (solapadamente  se  dicen socialistas), han tenido que apechugar y hacer de tripas corazón y vender hasta su alma al diablo por avanzar y luchar para un fin determinado. Que el camino hacia el socialismo o una sociedad igual para todos no es un camino de rosas y que estos líderes desesperados para poder paliar las hambres y necesidades de su gente como niños pequeños se caen y vuelven a levantarse para tal fin”.  Bueno más o menos mejor o peor explicado. No hace falta que hagamos historia y mencionar pelo por pelo sobre lo que han hecho los lideres a lo largo de sus mandatos, para no extendernos en un pequeño articulo.

Los marxistas sobre todo los trabajadores  deberíamos tener presente que no tenemos medios para expresarnos, ya que éstos son casi todos del poder. El cuarto poder es de quien es, por tanto se dice y se piensa lo que ellos determinen, no van a dejar que los trabajadores y los intelectuales revolucionarios digan las verdades de cada día, cómo y quién reprime y todo lo que ya sabemos en sus propios medios. Sería esquizofrenia.

Por tanto, no quiero hacer una defensa a ultranza de la feminista Lidia Falcón, puedo estar de acuerdo en muchas cosas y  otras no. Pero lo que me irrita es que se pontifique, se insulte, se desprecie, se personalice,  se saque el metro para medir cada nimiedad y además sin hacer un análisis de lo que llevó a la feminista histórica a sentarse a hacer o aprovechar un pedacito de espacio que le niega la “democracia” para hablar de su pensamiento sobre el asunto de  leyes trans ya que  estas también tienen que ver con la lucha de clases.

Es así como  ésta el patio de las izquierdas y avanzando la derecha porque somos  incapaces de unirnos y de explicar otras razones desde la izquierda claro. Todo lo contrario romper  cada vez mas hasta que se lo lleva el fascismo y la reacción. No aprenderemos nunca.

Que se pueda opinar sobre el asunto, claro que si, que se puede mirar las necesidades o el empeño y explicarlas, si nos sale rentable ir a una mesa para compartir espacio, que no ideología con los fascista o quienes sean, claro que sí. ..Pero  lejos de esto nos puede más la pureza ideológica, la verdad absoluta que no existe, la soberbia de creer que la izquierda no se equivoca,  o no tienen por qué, que en  la derecha no hay personas o alguna idea  que pueden coincidir a veces con la nuestra, que la verdad en resumidas es patrimonio de la izquierda y esto nos lleva a ser tan miserables como la reacción. 

Por esta regla de tres, que no podemos  sentarnos con fascistas o reaccionarios, para decir la verdad o hablar de nuestras necesidades, me lleva al infantilismo de que si los fascistas nos gobernaran (no la socialdemocracia pobre y mentirosa que nos habita), no nos pondríamos la vacuna,  no comeríamos de sus producciones, no iríamos a sus escuelas, despreciaríamos su sanidad, sus viviendas, etc. porque sencillamente son de la reacción.

No intento castigar tampoco a la pensadora y feminista Tita Barahona porque además está en contra del transgenerismo y hace verdaderos análisis sobre el fenómeno, sabiéndolo bordar y  que  este invento trans está  ni más ni menos  que auspiciado por los intereses capitalistas.  Barahona  desde luego aquí creo que patinó sobre el asunto. Sobre todo lo de criticar  el compartir espacio con los fascistas, como si se le fuera a pegar la lepra que acarrea la reacción. Me parece secundario el asunto. Hay que profundizar sobre el  despropósito de  dichas leyes, y si tiene razón o no la feminista Falcón sobre dichas leyes.  No porque se sentó con los otros.    

¿Puedo opinar que Barahona  criticando éste evento  donde participó la feminista Falcón puede apoyar sin querer, a las leyes y ministerio del sistema que propagan el transgenerismos y que tanto critica?

Porque queriendo defender una cosa sin querer apoya la otra. Al igual que le critican a Lidia, Tita hace lo mismo. Y es que  lo que arroja por la puerta se le puede colar por la ventana.

Todo tiene su interés y su dialéctica. Recordemos que nadie tiene la verdad absoluta.

Rememorando a Brecht: «La historia ama las paradojas».

 

* La casa de mi tía agradece la gentileza de Maribel Santana,

MARIBEL SANTANA 2

mancheta nnn