Buscar
22:58h. sábado, 25 de septiembre de 2021

Federico García Lorca y el sentimiento trágico de una vida - por Erasmo Quintana

 

FRASE VOX

Federico García Lorca y el sentimiento trágico de una vida - por Erasmo Quintana *

FEDERICO GARCÍA LORCALo inaugurado estos días en Madrid revela el escaso valor moral de su alcalde, José Luis Martínez Almeida (PP), queriendo opacar la celebración del 85º Aniversario del trágico crimen que perpetró el fascismo con el inmortal poeta Federico García Lorca en aquel sangriento golpe militar contra el pueblo español. Qué mente -la de este primer edil- llena de gusanos debe tener para, desbordando admiración personal, colocar de nuevo el rótulo de una calle con el nombre de ese militar genocida y camarada íntimo de Franco, José Millán-Astray, del que dicen que matar moros en el Rif (Guerra de Marruecos) le producía el mayor de los orgasmos. El TSJM quiere blanquear su memoria afirmando que no secundó el golpe de Estado. Sin embargo, es lo cierto que los méritos de este despojo humano fue usar su uniforme de general para asesinar a españoles, simples ciudadanos que lo único que hacían era defender la libertad y la democracia que el facinazismo imperante les arrebataba.  

ALMEIDA MARTÍNEZ ALMEIDA

FELIPE VI OBISPOHay un topicazo que no desaparece jamás, que dice: "Grande es la alianza entre el Altar y el Trono". Ha dicho un librepensador que los políticos españoles adelantan en sus carreras a fuerza de fracasos, como los militares a fuerza de recibir heridas. ¿De qué forma sacaremos a nuestros políticos de esa inmunda charca en que se agitan y se devoran movidos por mezquinos e innombrables egoísmos? Para mí, uno de los remedios sería proclamar siempre la verdad por muy molesta que ésta sea, exponiéndola ruda y cruda no solo en artículos de opinión dispersos, sino incluso que llegada a las aulas universitarias, figuren en las paredes de sus paraninfos.

Tuve la oportunidad de visionar por la TV2 una biografía muy aproximada de los hechos del golpe de Estado nazifascista del 36, que tan directamente tuvo que ver con el gran poeta García Lorca, y siempre impresiona las sacas de ciudadanos comprometidos con su Gobierno de la Segunda República. Las hordas salvajes no dudaron en pasar por las armas a todo vecino, pariente, tío, hermano o padre, porque no pensaban como ellos.

PRESOS REPUBLICANOS

Por aquí en nuestras islas hicieron el mismo procedimiento: sacarlos de sus casas, montarlos en un camión, ponerlos frente a un paredón, y un pelotón de guardias civiles, como quien hace algo de lo más natural, fusilarlos, desplomándose los cuerpos, segadas sus vidas para siempre. ¡Qué repetida atrocidad propia de bestias! Quien no haya sido espectador de una cruenta guerra entre hermanos, nunca podrá saber lo tremendamente feroz y sanguinaria que puede llegar a ser la especie humana.   

fusilamiento franquista

En Gran Canaria, como en el resto del Archipiélago, la máquina segadora de vidas también estuvo en marcha. Las “sacas” del amanecer hizo de guadaña en muchos canarios, y la Sima de Jinámar, los Pozos de Arucas y Las Palmas de GC con la Mar Fea, son testigos de cargo del genocidio canario, menos en Guía de Gran Canaria. Allí hubo un alcalde que los tenía bien puestos: Basilio Ramírez. Cierta aciaga noche, el sargento de la Guardia Civil de Gáldar aparcó una camioneta, como las que se vio en la película sobre García Lorca, en el lugar conocido como “El Siete”, y al poco rato el vehículo estaba repleto de hombres de Guía. El sargento de la Policía Local, percatándose de lo que sucedía, fue al domicilio del alcalde, y puso en su conocimiento lo que había visto. En pijama como estaba, ordenó que lo llevaran al lugar, preguntando quién era el responsable de aquello. El sargento de Gáldar contestó que él mismo, a lo que el Sr. Ramírez le ordenó que hiciera una relación de las personas que se llevaba, y se la firmara. El sargento se negó aduciendo que recibía órdenes de Las Palmas. “En ese caso -sentenció el alcalde- la camioneta no se mueve de aquí.” Resultado, Guía fue el pueblo en el que no hubo “desaparecidos”.

jinámar arucas mar fea

VOXLa fiera esteparia que anida en el corazón hispano, hoy está adormilada pero presta, en la menor ocasión, a salir de su letargo y repetir el holocausto que produjo el levantamiento en armas contra el pueblo español: el nuevo partido político VOX. El crimen nazifascista se encuentra a flor de piel en aquellos que no les importó segar la vida a una ciudadanía frente a paredones de los cementerios. La prueba más diáfana está en esa carta que enviaron al Jefe del Estado, firmada por cientos de jefes militares y de alta graduación en la reserva, pidiendo fusilar a la mitad de los españoles. El asesinato de Federico García Lorca es una “hazaña” de los verdugos que mataban en el santo nombre de Dios, porque de “Cruzada” se trataba  aniquilar al pueblo hermano. Después de más de ochenta años de aquel sinsentido, sorprendámonos, sigue viva la inquina que lo hizo posible. Ahora, cabe hacernos la pregunta: el pueblo de Madrid, que más valientemente resistió el golpe militar contra la República con aquel “No pasarán”, ¿tánto ha cambiado que asume lo que hace su alcalde, sobre todo en la restitución de un rótulo a quien en un acto en el Paraninfo de la Universidad de Salamanca, le gritó a su rector Unamuno “¡Muera la inteligencia. Viva la muerte!”?, cuando aquí hace años ya le han quitado la calle a su correligionario en correrías genocidas, Francisco Franco…

muera la inteligencia

 

* La casa de mi tía agradece la gentileza de Erasmo Quintana

ERASMO QUINTANA RESEÑA

mancheta 36