Buscar
18:04h. viernes, 04 de diciembre de 2020

la gran metáfora de Canarias

"El giro real” de Elfidio Alonso - por José Manuel Castellano Gil

 

FRASE  CASTELLANO ELFIDIO

 

RESEÑA DEL LIBRO

“El giro real” de Elfidio Alonso

Dr. José Manuel Castellano Gil (PhD)

Miembro de la Academia Nacional de Historia de Ecuador

 

EL GIRO REALAntes que nada, aunque son datos que no pasarán inadvertidos para el lector, pero sobre los que quiero llamar su atención y remarcar porque desde mi visión posee, además, un valor añadido sustancial: me estoy refiriendo concretamente a que la primera edición de esta obra obtuvo el Premio de Novela Prensa Canaria 1982; siendo impresa en Barcelona en 1983, por la Editorial Argos Vergara -y que en su momento recibió una excelente acogida por críticos especializados de primera línea- y hace algo más de una década fue reeditada por el Centro de la Cultura Popular Canaria en 2004 y 2012. Estos elementos hablan por sí solos sobre la importancia y valoración que encierra esta novela histórica más de lo que yo pudiera aportar o reseñar al respecto. Sin embargo, junto a esa evidencia y aval incuestionable tan sólo me resta añadir un aspecto que estimo substancial: la vigencia actual de esta obra. Un texto, sin duda, de referencia que nos permitirá seguir creciendo como hombres y mujeres libres y comprometidas con nuestra realidad universal.

El Giro Real, como tendremos oportunidad de exponer, no es simplemente una novela que gira en torno a las riñas o peleas de gallos. Es mucho más que eso. Es una novela con fuertes tintes históricos que aborda con una alta dosis de rigurosidad, a través de un corpus documental serio y diverso, dos momentos, dos periodos históricos diferenciados del pasado del Archipiélago canario. Dos periodos entrelazados y vinculados entre sí; aunque yo diría más, dos periodos históricos que el autor ha conectado -creo que con toda intencionalidad- con el presente (pero el presente de la década de los ochenta) y no como un simple acto de reencuentro romántico con su pasado colectivo sino como un medio a través del cual intenta mostrar su compromiso, su visión de aquella y esta realidad con una mirada crítica, reivindicativa y manifestando abiertamente a través del simbolismo y la metáfora su manera de ver, sentir, pensar y proyectar el futuro de Canarias.

Una novedosa visión que circula entre tres planos temporales donde el sujeto, el autor -a través de las riñas de gallos- dibuja, traza y visualiza nada más y nada menos que la configuración social y cultural de Canarias y que adereza con su propio sello y experiencia cognoscitiva. La novela nos propone, en esencia, el problema de la “canariedad” y el concepto “isla” desde una doble perspectiva: cultural y social. Un conflicto presente, vivo y actual. Y esto es realmente importante, porque si han transcurrido ya sin querer poco más de treinta años de su primera edición, que son muchísimos años si lo relacionamos a los impresionantes cambios que se han sucedido en estas tres últimas décadas en la sociedad canaria, nos damos cuenta al mismo tiempo que treinta o “veinte años no es nada”, como decía Carlos Gardel, porque la esencia de “El giro real” es tan viva que parece haber sido escrita en estos últimos meses; pues la novela tiene una lectura que a mí se me antoja de rabiosa actualidad. Y quizás este aspecto esté señalando dos cuestiones relevantes: por un lado, la acertada visión dinámica del autor sobre la realidad del pasado insular y archipielágico; y un segundo elemento, difícil de digerir, pues viene a significar que estamos donde estábamos hace treinta años, que no hemos avanzado, a pesar de los cambios formales, o bien que poco o casi nada se ha modificado desde entonces en los mecanismos sociales y culturales de esta isla, de este Archipiélago. Es decir los problemas que apuntaba Elfidio en su momento, en la década de los ochenta, están todavía hoy, en pleno siglo XXI, tan lejos de resolverse como de ser afrontados simplemente a través de la confrontación abierta de las ideas.

elfidio alonsoEl autor, Elfidio Alonso, da un repaso magistral a ambos periodos históricos, se basa y se fundamenta en apoyos documentales diversos que van desde las referencias a las obras de los ilustrados canarios y posteriores con las que presenta su análisis de la sociedad canaria. Pero junto a estos recursos dispone también de un apoyo hemerográfico de principios del siglo XX. Asimismo, el autor, vuelca y entremezcla en el texto su propio acervo cultural y profesional, que van desde sus propias lecturas, recopilando citas y descripciones de autores contemporáneos referidos a las riñas de gallos como Nemesio Canales, García Márquez o las referidas a La Laguna de Miguel de Unamuno, J.J. Armas Marcelo y una retahíla de dichos populares tanto canarios como universales, habaneras, coplas, romances, etc., que ofrece una riqueza cultural de gran altura y nivel. Y en el otro extremo, Elfidio imprime también su propia capacidad creativa que contextualiza históricamente hasta el más mínimo detalle.

La novela se enmarca, como decía, en dos relatos complementarios vinculados aparentemente por una temática concreta: las peleas de gallos, que se desarrollan en dos períodos históricos: uno, en la última fase de la Etapa Moderna (segunda mitad del siglo XVIII) donde comienza a fraguarse, desde el punto de vista de las ideas, la transformación social y económica que dará origen a una nueva edad histórica: la Etapa Contemporánea y que tiene como escenario la ciudad de La Laguna. Mientras que el segundo relato, que se extiende y abarca una gran parte del siglo XX, visualiza el contexto social de la isla de La Palma. No obstante, consideramos que los nexos comunicantes entre ambos relatos van mucho más allá de las riñas de gallos; pues creemos, que Elfidio diseña, configura y expone la esencia básica de la novela hacia una crítica abierta sobre la realidad de Canarias, a partir de esos dos periodos que confluyen en la actualidad, mejor dicho, en la década de los ochenta de la pasada centuria pero que su sombra se proyecta hasta estos momentos. Asimismo, la obra refleja otra dicotomía interesante al abordar el autor también dos marcos espaciales específicos y diferenciados, como síntesis del contexto archipielágico: la visión urbana y la agraria: La Laguna del siglo XVIII, una ciudad puntera en cuanto a las ideas ilustradas, con su ámbito cultural, y la isla de La Palma que viene a simbolizar al mundo agrario y su caracterización social.

la tertulia de navaviera y  clavijoEl primer relato está ambientado en la ciudad de La Laguna del setecientos, en el marco de la Tertulia de Nava, con el protagonismo de D. Joseph de Viera y Clavijo y con el tema central del mundo cultural isleño, utilizando las riñas de gallos como hilo conductor a partir del cual el autor nos introduce en el ambiente aristocrático lagunero, nos hace recorrer la húmeda ciudad conventual a través de sus calles y sus edificios; nos invita a presenciar en primera fila los debates en el Palacio de Nava, especialmente la polémica surgida tras la prohibición de las peleas de gallos por el Personero a instancia del Santo Oficio; nos informa sobre las dispares visiones que circulaban en La Laguna y Santa Cruz al respecto; nos habla de la pugna entre ambas ciudades, del ambiente cultural, de los libros prohibidos que entraban clandestinamente en Tenerife en las bodegas de los barcos ingleses; la vigilancia amenazante de El Santo Oficio; las pugnas entre inmovilistas y renovadores; y una multitud de secuencias históricas. Entre todos estos asuntos sobresalen dos temas estelares que ocupan un escalafón secundario: la emigración y la corrupción.

riña de gallosEl segundo relato está inmerso en la vida social de la isla de La Palma del siglo XX utilizando nuevamente las peleas de gallos como leit motiv o travesía literaria para abordar el complejo estado social de Canarias. Para ello, el autor fija una sólida estela sobre la configuración dinámica de la sociedad canaria que va desde la presencia de la cultura guanche a las múltiples manifestaciones e influencias europeas y americanas; y donde va surgiendo una serie de ejes referenciales como la guerra de África; el mundo agrario, la estratificación y composición social; la emigración a la Gran Antilla, isleños en cubael papel de los isleños en Cuba -simbolizado en don Benito, que representa la hoja de ruta del emigrante canario como trabajador en la plantación azucarera, como billetero y en las vegas tabaqueras- y, cómo no, el mundo de las peleas de gallos, sus conexiones e influencias de ida y vuelta; el papel de los indianos, sus remesas y su repercusión en la reinversión y reactivación económica del Archipiélago como en los casos de extracción de aguas o en la adquisición de terrenos agrícolas y puesta en cultivo tanto en la propia isla como fuera de ella; la presencia e inversión inglesa; el impacto de la guerra civil española; la emigración clandestina a Venezuela y su retorno, los primeros años de la transición política española y el golpe de Estado de Tejero en 1981.

peleas de gallos cuba

Como ya hemos señalado, el mundo de las peleas de gallos es el vehículo literario que el autor utiliza para establecer una conexión fluida entre ambos relatos pero al que le otorga también una atención y tratamiento destacado, es decir, no es una simple utilización o mero recurso literario. Y en ese sentido y al mismo tiempo, la novela adquiere otra función: puede ser considerada en cierta manera como un manual encubierto sobre el mundo que rodea a esta tradición antiquísima, las peleas de gallos; donde aborda su compleja historia, sus conexiones, sistemas de entrenamientos, curas, cruces, así como la introducción de gallos en Canarias, sus vínculos con Inglaterra y con Cuba, el impacto y el arraigo de esta tradición en la sociedad canaria que sirvió de aglutinante social donde confluían tanto las clases acomodadas como los sectores más humildes y como un elemento de comunicación socioeconómico entre las distintas comarcas de la isla y todo ello acompañado de su propio léxico.

En definitiva, dos relatos independientes y dependientes que caminan hacia un mismo destino: la emigración. Uno de ellos basado en la realidad con ciertos toques novelísticos y otro ficticio pero fundamentado en la memoria histórica de Canarias. Dos historias, dos realidades con un mismo sueño: “El giro real”. Y en ese sentido, más que una novela histórica, que lo es, y que repasa los aspectos básicos de la edad moderna y contemporánea de Canarias, puede considerarse también, y permítanme esta herejía literaria, como una obra de ensayo, donde su autor partiendo de un testimonio histórico expone, reflexiona y postula. Y aún digo más, este excelente texto, a mi juicio, debe ser considerado como un libro imprescindible, como una herramienta básica y esencial, no sólo en el ámbito de la enseñanza secundaria y universitaria desde esa doble funcionalidad: histórica y literaria, amén de un compendio o tratado sobre las peleas de gallos, sino también como una obra básica y referencial para el conjunto de la sociedad canaria en esa búsqueda de una conformación colectiva en constante avance.

canaris mestiza“El giro real” es la gran metáfora de Canarias, que viene a representar la imperiosa búsqueda de una personalidad colectiva a través del mestizaje, de múltiples cruces de castíos, la búsqueda de la excelencia como pueblo, donde el autor combina origen, evolución y futuro; es la necesidad de construcción de una Canarias abierta interiormente y en contacto permanente con el exterior. Pero también, desgraciadamente, esa valla donde luchan o pelean los gallos adquiere otra dimensión metafórica de Canarias, como terrero de lucha, el palenque donde los distintos grupos y clases sociales se enfrentan, donde pueblos e islas pugnan entre sí en un ambiente social corrupto y culturalmente empobrecido. Una sociedad condicionada por una estrechez espacial, donde los codazos, las envidias, las rencillas, la pobreza cultural y, por tanto, social, generan un fuerte sentimiento y necesidad de exilio individual como alternativa bien a la propia supervivencia intelectual como es el caso de Viera y Clavijo, bien a la propia supervivencia física-vital, que viene representado por el hijo ilegitimo del cacique que personifica a ese gran contingente de individuos que se ven en la obligación irremediable de emigrar en busca de una nueva realidad, un nuevo mundo, que le permita superar las duras limitaciones sociales y económicas de su lugar de origen.

elfidio canariedadEl giro real es una fuerte crítica razonada y fundamentada en la realidad cultural de Canarias, una denuncia sobre el papel del intelectual y las circunstancias que lo rodean y que queda sintetizado en las palabras de uno de sus protagonistas, Viera y Clavijo, que “se siente cansado y sin ánimos” y se plantea como solución: Marcharse de las islas; aunque es consciente de que dicha aptitud de “fuga” pudiera significar dejar libre el terreno al enemigo y que se debería luchar en la tierra de uno, para que las cosas cambien, aún a costa de los riesgos, de la influencia de los poderosos; pues si los que tienen conciencia de la situación, los llamados a combatir sin tregua, abandonaban el “terrero” a los mediocres, a los aprovechados, a los entreguistas y a los adulones que causan la corrupción y los abusos de poder, la causa del progreso, de la cultura y de la justicia no iba a tener abogados defensores apropiados en Canarias. Sin embargo, Viera y Clavijo opta por salir, por marcharse como medio para superar una realidad decadente, como única esperanza de crecimiento, siguiendo los pasos de otros “giros reales” que cansados de predicar en el desierto y de soportar todo tipo de vejaciones partieron hacia otras tierras.

Sin embargo, la realidad exterior -después de experimentarla en carne propia- le resultó tan decepcionante que afloró “el embrujo de la añoranza, la ausencia del mar, el apego a la tierra”. Y como muy bien señala Elfidio: “Claudicaba el giro real, tal vez porque era un gallo viejo y añoraba el corral nativo, cansado de engaños y traiciones; de sentirse marginado y perseguido; había tenido suficientes ocasiones como para poder afirmar que la mediocridad y el nepotismo se daban en la Corte con mayor profusión, si cabe, que en las islas”. Pero su compromiso y su sentido de la responsabilidad ética no le permitían, no estaba dispuesto, a “vender la pluma y la sotana al mejor postor”. Por tanto, decide regresar con la lección bien aprendida, siendo consciente de que él sólo no iba a luchar contra los elementos… esa batalla, esa pelea quedaba pendiente para otra etapa de la historia en la que los canarios fueran capaces de mejorar culturalmente y pudieran superar el aislamiento, las pugnas intestinas, frenar el avance de los mediocres y de los entreguistas. Y en este sentido, apuesta ciegamente por el papel de los jóvenes valores, en los que deposita todas sus esperanzas, porque Canarias estaba y está necesitada de savia nueva.

“El giro real” es un canto a la canariedad pero poniendo sobre la mesa de forma clara y contundente los vicios y defectos sociales y culturales de una sociedad que en su conjunto ha impedido la forja de una conciencia colectiva de pueblo. Un canto a la canariedad en continua evolución basado en un mestizaje como búsqueda de ese “giro real” que consolide, estructure y vertebre a la sociedad canaria en un colectivo bajo una idea aglutinante y no excluyente.

En definitiva, una novela histórica, un ensayo novelado, un testimonio crítico, una denuncia, una gran metáfora: la canariedad, el concepto isla y el mundo cultural como instrumento necesario de cambio y transformación.

Elfidio vuelca en esta obra su conocimiento, su experiencia vital y el mundo de sus ideas para reflexionar y analizar desde una perspectiva dinámica a la sociedad insular y creo que con esta reedición, con este reencuentro con su obra después de veinte años, supondrá también un reencuentro íntimo, especial, del autor consigo mismo, un elemento más a añadir a la reflexión no sólo para él sino, muy especialmente, para todos nosotros como protagonistas y co-responsables de nuestro tiempo histórico. Este libro tiene esa gran cualidad: la de interrogarnos, preguntarnos y reflexionar para buscar y abrir nuevas puertas a la realidad y al futuro.

Evidentemente esta novela encierra y contiene muchos otros elementos susceptibles de análisis, de reflexión y otras tantas metáforas y simbolismos interesantes, pero no creo que sea este el momento oportuno para desvelarlas sino más bien el espacio adecuado para invitar a su lectura.

EL GIRO REAL ELFIDIO

 

*  La casa de mi tía agradece la gentileza de José Manuel Castellano

josé manuel castellano reseña

MANCHETA 21