Buscar
12:44h. Jueves, 29 de Junio de 2017

Gran Proyecto para el Norte de Gran Canaria - por Erasmo Quintana

 

JORGE ALEMÁNJACINTO HORMIGACACO HENRÍQUEZ

 

erasmo quintanaUn día de la semana pasada, el jueves, 6, tuvo Jorge Alemán en su programa de UD Radio al empresario del Norte, Jacinto Hormiga, y al ingeniero y antiguo conocido mío, Caco Henríquez, hablando sobre algo que nos preocupa a todos: el desarrollo del Norte grancanario. Se habló de la necesidad de un Gran Proyecto para esta zona de secular abandono, pues el despegue en inversiones de las infraestructuras se centró en el Sur por el turismo, mientras que el Norte quedó relegado de las necesarias atenciones, y esto fue así durante más de sesenta años.

NORTE GRAN CANARIA

 

Gran Proyecto para el Norte de Gran Canaria - por Erasmo Quintana *

JORGE ALEMÁNUn día de la semana pasada, el jueves, 6, tuvo Jorge Alemán en su programa de UD Radio al empresario del Norte, Jacinto Hormiga, y al ingeniero y antiguo conocido mío, Caco Henríquez, hablando sobre algo que nos preocupa a todos: el desarrollo del Norte grancanario. Se habló de la necesidad de un Gran JACINTO HORMIGACACO HENRÍQUEZProyecto para esta zona de secular abandono, pues el despegue en inversiones de las infraestructuras se centró en el Sur por el turismo, mientras que el Norte quedó relegado de las necesarias atenciones, y esto fue así durante más de sesenta años. Por mi edad, tengo una cierta perspectiva en el tiempo de todo esto y, por ejemplo, mi pueblo, Gáldar, era el reflejo de todos los demás de la zona, esos que en la actualidad conforman la Mancomunidad del Norte. Su barrio más importante siempre fue La Montaña de Gáldar.

MONTAÑA DE GÁLDAR ANTIGUA

Allí vivía una importante población marginal de obreros abandonados a su suerte, al que no llegaba todavía la luz eléctrica ni el agua de abasto; sus calles no estaban asfaltadas y no disponía de red de alcantarillado. En todas las casas había estercoleros, que de vez en vez eran vaciados por unos camioneros que pagaban al dueño según las cestas que sacaban. Este fue el barrio de mi niñez y mocedad, en una casa que pudieron comprar mis padres. Los años 40, 50 y principios de los 60 fue época de mucha escasez, rozando la hambruna. Todos los vecinos tenían, los que menos, empaquetadogallinas y una cabra en el traspatio o la azotea. Los niños merendábamos con un cucurucho de gofio, aceite y azúcar, y muchos se iban a la cama con una taza de pasote o manzanilla asustada con casa gáldarunas gotas de leche. No había trabajo en esta zona deprimida, a lo mucho se conseguía en almacenes de empaquetado de tomates y plátanos, limpiando florilla y algún encargado de finca. Los del lugar emigraban a Venezuela, Sidi Ifni, Sáhara Occidental (Fos Bucraa), a Francia, Bélgica, Reino Unido y Alemania. La construcción no era lo de hoy; los convecinos se ayudaban unos a otros a hacer sus casas los fines de semana; se ponía el ron, la carne en salsa y pejines, y hasta el próximo domingo.

 

MONTAÑA DE GÁLDAR

Hoy, con el tiempo, las cosas afortunadamente han ido mejorando, por lo que Gáldar no se reconoce, ya no es lo que era; se ha convertido en una ciudad próspera desde el punto de vista puente de silvacomercial, así como Guía, Agaete y La Aldea con sus idiosincrasias. En ello ha tenido mucho que ver el puente de Silva (1979) y su paralelo (2010), así como la mejora de la GC2, quedando para la historia la horrorosa Cuesta de Silva y sus mareantes curvas, con paso obligado por Tamaraceite y Arucas, trayecto que se hacía en aquellos “piratas” que salían de un solar-cochera de la calle Eusebio Navarro.    

pirata guíacuesta de silva

MAR NORTE GRAN CANARIAPero el tiempo no para, amigos, razón por la que no está de más la preocupación de un inquieto empresario, Jacinto Hormiga, proponiendo un pacto por el Gran Proyecto para el Norte, que compartió, como hemos dicho, con el ingeniero Caco Henríquez, en aquella emisora. El primero hace una metáfora muy original, dice: “en el Norte de Gran Canaria nuestro solar es el mar”. Que en el Norte, apoyar el campo es tener agua; conseguir más potabilizadoras para la agricultura, para evitar las reticencias del hombre rural, porque ve que lo que hoy se consume es lo que viene de fuera; evitar hacer esfuerzos en proyectos baldíos y fallidos, como la idea que tuvo demetrio suárezel exalcalde Demetrio Suárez, del famoso Campo de Golf de Botija, Gáldar-Faro de Sardina (Costa Canaria); propiciar la industria Piscícola, porque lo tenemos todo: el solar marino, el clima y estar cerca de Europa. Por su parte, Caco Henríquez, estando de acuerdo en todo, añade que hay una falta de liderazgo ambicioso y un imprescindible Proyecto de Innovación; y digo yo, para seguir avanzando según lo que los tiempos actuales vienen demandando.

 

NORTE GRAN CANARIA

Pues bien, la idea está lanzada, solo falta que la hagan suya los gobernantes del Cabildo de Gran Canaria y del Gobierno Autónomo, que ganas, capacidad y espíritu de sacrificio no han de faltar. Tan solo es necesario que se reúnan con soñadores y capaces, como ese empresario del Norte.

* En La casa de mi tía por gentileza de Erasmo Quintana

ERASMO QUINTANA RESEÑA