Buscar
20:43h. jueves, 27 de enero de 2022

El grande perdió, el chico ganó - por Paco Vega

 

frase vega

 

lucha canaria

El grande perdió, el chico ganó - por Paco Vega *

Los méritos de portentosos luchadores que lograron gestas deportivas históricas en Canarias, con unas condiciones físicas envidiables, que levantaron terreros completos de emoción y aplausos son de sobra conocidos.  No menos importantes son las gestas de luchadores con unas condiciones físicas menores, pero con una inteligencia y habilidad superior que consiguieron dar en tierra con contrarios a priori muy superiores. Y esto sí que hacía y temblar los terreros de Canarias de emoción, poniendo a estos luchadores a la altura de los mayores héroes. Es esta una peculiaridad de la lucha canaria, bastante infrecuente en otros deportes de contacto, que la hace única y especial. No hace falta dar nombres porque están en la memoria de todos los que en diferentes etapas han llegado a la categoría de “héroes canarios” y porque me faltarían páginas para incluirlos a todos.

Ahora que desde determinadas iniciativas privadas se han puesto en marcha foros en redes sociales y webs que nos recuerdan las gestas y luchadores que lo han sido “todo” en la historia de la lucha canaria, con exposición de fotos y vídeos que han quedado para el recuerdo y disfrute de todos, quizás sea el momento de reivindicar la memoria de los luchadores que lo han dado todo en los terreros de Canarias.

Ahora que empieza a oírse la necesidad de dotarse, por parte de la Federación, de un archivo que aglutine y garantice la pervivencia de esos documentos históricos. Documentos videográficos y fotográficos que guarden celosamente las azañas de hombres, hoy maduros, que en su momento lo dieron todo en la lucha canaria, es el momento quizás de exigir RESPETO, por parte de las instituciones a TODO lo que concierne a nuestro deporte vernáculo, de tal manera que todo esto no sea “flor de un día” u oportunismo político al calor de unas próximas elecciones que, una vez superadas, caiga en el olvido.

Una asignatura -históricamente pendiente- como es la incorporación de la enseñanza de la lucha canaria en los colegios, de forma seria, decidida y continuada, parece ser se abre paso a la formación de calidad en la etapa más importante y decisiva para el desarrollo de los niños y jóvenes, recobramos la esperanza de poner a la lucha en el lugar que le corresponde en Canarias, una alternativa deportiva y vital para nuestros jóvenes vinculada a nuestros ancestros. Deseable además la recuperación con urgencia de las competiciones escolares en toda Canarias, como cantera vital del futuro y pervivencia de nuestro deporte, lo que de paso podría abrir un abanico laboral muy cualificado entre los luchadores que, previa formación y después de años en la práctica deportiva activa, podría ser sin duda una sólida salida profesional como monitores o entrenadores de lucha canaria.

Mención aparte merecerían los medios de comunicación, porque a nadie se le esconde lo que representó en su día el programa “la luchada” de Televisión Española, para un impulso decisivo a la lucha canaria en esta tierra y fuera de ella. Sin embargo, aunque otros programas a día de hoy retransmiten luchadas en directo o realizan resúmenes diversos de luchadas y resultados, sigue siendo difícil que los medios generalistas se hagan eco de la actividad luchística en las islas, más allá de pequeños retazos o reportajes ocasionales, mientas el fútbol sigue siendo mayoritario, aún en ausencia de competiciones. Quizás aquí también habría que realizar un esfuerzo mediático por lo nuestro.

TODOS (luchadores, técnicos, políticos, medios y aficionados), haríamos bien en cuidar este potencial deportivo, directamente vinculado a nuestros orígenes, más allá del carácter folclórico con el que en ocasiones vemos tratar a nuestro deporte que en nada favorece a la hora de su consolidación e impulso.

Siendo muchos los flecos pendientes y que no son el objeto del presente texto, como los de tipo deportivo, salud, competitivos, de arbitraje, organización, etc., siento que por encima de diferencias y rivalidades, lógicas de cualquier deporte, todos deberíamos “LUCHAR” porque se imponga el respeto, la nobleza e idiosincrasia propias de la lucha canaria en todos los estamentos, lo que sin duda nos permitirá seguir disfrutando de muchos días de lucha y de grandes gestas deportivas.

* La casa de mi tía agradece la gentileza de Paco Vega

Paco Vega