Buscar
09:13h. martes, 22 de septiembre de 2020

Las grandes expectativas del IMV (Ingreso Mínimo Vital) se han desvanecido - por Antonio Aguado

 

FRASE AAS IMV SMI

Las grandes expectativas del IMV (Ingreso Mínimo Vital) se han desvanecido - por Antonio Aguado Suárez, coherente veterano militante socialista

No se explica y es intolerable, cómo se puede jugar con los sentimientos de personas muy humildes y vulnerables, a quienes se les ilusionó con que su situación, económica y en consecuencia, socialmente, iba a mejorar gracias a la implantación del IMV (Ingreso Mínimo Vital). Da la impresión de que los gobernantes no conocen a nuestro país y como funciona, secuestrado y muy supeditado a la burocracia.

El caso es que las expectativas que se le habían generado a 2, 3 millones de personas (850.000 familias) necesitadas de recibir ese ingreso, se han venido desvaneciendo; y es que la realidad es muy tozuda y del dicho (la promesa) al hecho (su materialización) hay un gran trecho, hasta el extremo de que a los dos meses y medio de aprobarse, el pasado 17 de agosto, se hizo una valoración de su cumplimiento o perceptores, con el resultado de tan solo percibirlo el 1% de sus 750.000 solicitantes.

Tremenda irresponsabilidad. ¿Cómo se puede jugar así con las necesidades y sufrimientos de las personas?. Antes de aprobarse y hacer pública con tanta resonancia mediática y propaganda esta necesaria ayuda, tenían que haberse cerciorado acerca de la posibilidad de que se hiciera realidad en tiempo razonable. Si no se pone pronto y eficaz remedio, a éste paso el tiempo, al resto de más del 90% de solicitantes que aun no la perciben, se le hará muy extenso.

Lo mismo ocurrió con el tan ostentosamente propagado incremento del SMI (Salario Mínimo Interprofesional), que se produjo el pasado año 2019 a 950 euros mensuales, que quedó condicionado a la reforma laboral impuesta por el Gobierno del PP en febrero de 2012 y aún plenamente vigente. 

Lo que significa que muchos empresarios acogiéndose a la misma, se dedican a extorsionar a sus trabajadores, a quienes por ley les tienen que pagar como mínimo los referidos 950 euros al mes según lo estipulado en el SMI, pero “teniendo la sartén por el mango”, les obligan a que hagan horas extras sin remunerárselas. 

Esa es la situación y la indefensión en la que se encuentran los trabajadores, que se resisten a cumplir con esa medida coercitiva y es qu, le puede ocasionar el despido o falta de renovación del contrato laboral.

En estos casos, el trabajador tiene siempre la de perder, ya que los empresarios sin problemas, pueden contar con muchos otros empleados para cubrir el puesto vacante. Mientras no se derogue la arbitraria ley de la reforma laboral, esta situación tan injusta seguirá persistiendo. ¿Era tan difícil pensar esto y tomar las medidas necesarias y oportunas, para que, antes de subir el SMI, pudiera surtir sus debidos y deseados efectos?.

Lo malo es que todo esto le viene bien y le favorece al populismo de la extrema derecha, como es el caso de Vox, que se mueve con mucha facilidad en el terreno de la frustración y la desesperanza, de personas pobres o en riesgo de exclusión social. 

 

* La casa de mi tía agradece la gentileza de Antonio Aguado Suárez  

ANTONIO AGUADO RESEÑA

mancheta 24