Buscar
viernes, 12 de agosto de 2022 12:40h.

Guerra de Ucrania y por qué India no puede enemistarse con Rusia - por Nazanín Armanian

F NAZANÍN

Guerra de Ucrania y por qué India no puede enemistarse con Rusia - por Nazanín Armanian *

La desaparición de la Unión Soviética en 1991 puso fin a la división del mundo entre los dos bloques ideológico-político-militares. Sin embargo, y a pesar de que las votaciones propuestas por EEUU en la Organización de las Naciones Unidas (ONU) para condenar a Rusia por invadir Ucrania confirman de forma contundente esta realidad, algunos analistas siguen interpretando el mundo a través del rígido enfoque dualista y antidialéctico ideado por el profeta persa Mani (s. III), como un escenario de batalla entre "las fuerzas del Bien" y "los huestes del Señor de las Tinieblas", ambos dos separados por un muro impenetrable de acero.

Y aquí la realidad: el gobierno de extrema derecha hinduista de Narendra Modi, al igual que el régimen de Bolsonaro de Brasil, el nacional-islamista de Erdogan de Turquía, país que además es miembro de la OTAN; China, Arabia Saudita, Irán, Emiratos Árabes Unidos, Pakistán, Cuba, Israel, y 17 estados africanos de diferentes perfiles que suman hasta 40 países, votaron en contra de las sanciones a Rusia o se abstuvieron que significa lo mismo. Algunos ni condenaron la invasión a Ucrania, unos por los intereses económicos, y otros simplemente por no ponerse del lado de un EEUU y sus aliados responsables de millones de muertes durante sus intervenciones en todos los continentes. Buena parte de la opinión pública en América Latina, África o Asia (incluida la de India), consideran a Vladimir Putin como un héroe, simplemente por los crímenes sin castigos cometidos por su adversario, la OTAN.

Por esta postura ante la guerra, el señor Modi ha recibido críticas tanto por la prensa occidental como por el lobby  "proestadounidense" del establishment indio, y ni sus llamadas telefónicas a los presidentes de Rusia y Ucrania para que pongan fin al conflicto armado, ni el envío de ayuda humanitaria a los refugiados ucranianos, han calmada la tensión. ¿Es difícil de comprender que la prioridad de la India es su propia seguridad?

¡Bienvenidos al extraño mundo multipolar y los intereses contradictorios de los estados!

India-Rusia: manda la geografía

Situada en el sur de Asia es el segundo país más poblado del mundo, el noveno más grande, y la sexta economía mundial. La diplomacia de la India (o "Hendustán", nombre puesto por los persas a este territorio en el s. V a. C, tomado del río Hend que discurre por el subcontinente) está basada en las directrices del libro Arthashastra o El Arte de gobernar (s.III a.C): que lo primero son los intereses nacionales, y que el uso de la fuerza militar es solo una de las dimensiones de un Poder Nacional Integral, y que ni siquiera es la principal. De hecho, India nunca ha sido una potencia militar ni hoy está integrada en una alianza castrense con otros estados y, aun así, ha conseguido con habilidad mantener su independencia, y ahora tampoco querrá involucrarse en los conflictos entre EEUU y Rusia. India también se mantuvo neutral en la votación en la ONU sobre la anexión de Crimea a Rusia en 2014.

La última de las numerosas veces que Putin y Modi se han visto fue en diciembre de 2021 en Nueva Delhi. El objetivo fue consolidar una asociación estratégica que se fundó durante la Guerra Fría y que está centrada en dos puntos: 1) el apoyo mutuo en el escenario global y 2) la compraventa de armas.

Entre los momentos más destacados en las relaciones bilaterales de Moscú y Nueva Delhi:

1. Firmar el Tratado Indo-Soviético de Amistad y Cooperación en 1971, justo antes de que India entrara en guerra con su enemigo Pakistán para apoyar a los separatistas bengalíes, quienes fundaron el estado de Bangladés.

2. Un año después, cuando en plena Guerra Fría el presidente de EEUU Richard Nixon (enemigo de la URSS) ofreció al presidente de China Mao Zedong (enemigo tanto de la URSS como de la India) una alianza contra el "social imperialismo soviético" la primera ministra india Indra Gandhi buscó protección en Moscú. Ya era historia cuando el líder del socialismo indio, el primer ministro Jawaharlal Nehru (padre de Indra Gandhi), contaba con el líder chino Chu En-Lai para lanzar el Movimiento No Alineado como un actor independiente entre los dos bloques. La guerra fronteriza de 1962 puso fin a esta breve cooperación: después, China se acercará a Pakistán y la URSS a la India.

3. El respaldo de Nueva Delhi al envío del Ejército Rojo a Afganistán en diciembre de 1979, invadido por el ejército de mercenarios "yihadistas" contratados por EEUU y formados en Pakistán.

4. Los votos o los vetos de Moscú en el Consejo de Seguridad de la ONU, siempre en apoyo a la India, especialmente en el conflicto indo-pakistaní por Cachemira. Rusia estaría encantada de que su aliado se convertirse en el sexto miembro permanente del organismo.

Que, recientemente, Pakistán (que ya ha recibido 25 de los 36 aviones de combate J-10C de China) se haya colado en el matrimonio Rusia-India, lejos de molestar al país de mil colores, puede beneficiar la paz regional. El primer ministro de Pakistán, Imran Khan visitó a Vladimir Putin en Moscú, el 24 de marzo, en medio de la crisis de Ucrania, y luego se negó a condenar a Rusia en las votaciones de la ONU. Moscú puede mediar entre Islam Abad y Nueva Delhi, tanto en la crisis de Afganistán, -disuadiendo a Khan de enviar a los terroristas "yihadistas" a una India que cuenta con cerca de 200 millones de musulmanes-, como en el conflicto Cachemira.

* La casa de mi tía agradece la gentileza de Nazanin Armanian

NAZANIN ARMANIAN RESEÑA

http://www.nazanin.es/?cat=1

 

MANCHETA FEBRERO22