Buscar
03:33h. Domingo, 05 de abril de 2020

¿De qué hablamos, cuando hablamos de pandemia? - por Federico Aguilera Klink *

 

FRASE KLINK


 

 

¿De qué hablamos, cuando hablamos de pandemia? - por Federico Aguilera Klink *

 

“Si los Estados Unidos se embarcaran en un programa de reconstrucción ecológica, podría satisfacer sus actuales necesidades de comida, vestidos, vivienda y otros elementos básicos, gastando mucho menos que ahora en energía y en recursos no renovables (…) Y si estableciesen la necesaria economía ecológicamente sana y socialmente productiva, esto tendría un impacto sobre la disponibilidad de recursos para el resto del mundo en proporción a la gran cantidad de estos recursos que ahora consume el país (…) si los Estados Unidos no siguen este rumbo, habrá pocas esperanzas de que las naciones en vías de desarrollo puedan tener suficiente participación en los recursos mundiales para alcanzar niveles de vida compatibles con una población estabilizada. Por último, a menos que los Estados Unidos se empeñen en fraternizar pacíficamente con el resto del mundo, no tendrán jamás los recursos productivos para su propia restauración ecológica, ni la necesaria colaboración del mundo para realizarla”. (Barry Commoner, El círculo que se cierra,1971)

De acuerdo con los datos disponibles cuando escribo este texto (22.03.2020), el número de infectados por el Coronavirus a nivel mundial es de 311.493, el de muertos es de 13.332 y el de curados es de 95.087.

https://elpais.com/sociedad/2020/03/16/actualidad/1584379038_891570.html?rel=friso-portada

 

Es cierto que el número de contagios está aumentando y que también lo hará el de muertos, aunque parece que tomando las medidas adecuadas, tal y como ha hecho China, se puede controlar la situación por lo que hablar de  pandemia resulta absolutamente desproporcionado, si bien el miedo generado y el caos económico sean totalmente disparatados y nos hagan vivir esta situación como si fuera una “auténtica pandemia”.

Lo que quiero decir es que si llamamos pandemia a esta situación, ¿Cómo tenemos que llamar al auténtico desastre de contaminación ambiental generado por la quema de combustibles fósiles, el uso de pesticidas, la contaminación del mar por los plásticos, el cambio climático irreversible, la comida basura y el crecimiento de las enfermedades, todo el desastre al que nos hemos habituado y al que nos han enseñado a normalizar sin asustarnos?

Si la situación actual es de Pandemia por coronavirus, con algo más de 10.000 muertos, ¿Cómo calificamos al  hecho de que mueren al año 8,8 millones de personas de cáncer, según la OMS, en 2015 y se preveen 9,6 millones de defunciones para 2019? https://www.who.int/es/news-room/fact-sheets/detail/cancer

¿Cómo calificamos a los 7 millones de personas que mueren al año por la mala calidad del aire en las ciudades? https://www.who.int/es/news-room/detail/02-05-2018-9-out-of-10-people-worldwide-breathe-polluted-air-but-more-countries-are-taking-action  ¿Por qué estas situaciones no se consideran “super pandemia” y, además, se las califica con toda normalidad de “crimen perfecto”? Así, según Gracia Pablos, periodista de El Mundo, que expresa el comportamiento habitual (aprendido) de la mayoría de las personas,  “El crimen perfecto existe, sucede justo delante de nosotros y a plena luz del día, con cada inhalación de aire urbano”.

https://www.elmundo.es/ciencia-y-salud/salud/2019/12/19/5dfa64f5fc6c8369658b45c2.html

Igual comportamiento aprendido tenemos con el resto de los crímenes realizados en nombre de la democracia, por eso, “La economía mundial es la más eficiente expresión del crimen organizado. Los organismos internacionales que controlan la moneda, el comercio y el crédito practican el terrorismo contra los países pobres, y contra los pobres de todos los países, con una frialdad profesional y una impunidad que humillan al mejor de los tirabombas” (Eduardo Galeano, El mundo al revés, 1998).

¿Cómo calificar el que “Según la Agencia de la ONU para los Refugiados (ACNUR), al día mueren por desnutrición 8,500 niños menores de cinco años en el mundo mientras que en 2017 murieron 6,3 millones de niños menores de quince años por esta u otras causas?. ¡Cada 5 segundos muere un niño en el mundo por desnutrición!?     ¿Por qué la desnutrición infantil no es declarada pandemia mundial?, como señala Ollantay Itzamná en su artículo titulado “Pueblos indígenas, corona virus y la hipocresía occidentalizada”.

https://rebelion.org/pueblos-indigenas-coronavirus-y-la-hipocresia-occidentalizada/

Y, por otro lado, ¿Cómo podemos aceptar la manipulación del lenguaje y seguir hablando de Pandemia, cuando el modelo económico capitalista lleva siglos perpetrando millones de crímenes y, sin ir más lejos, lleva 7 millones de muertos en las guerras generadas desde el 11 S?

http://portalalba.org/index.php/areas/internacional-geopolitica/imperialismo/16687-cuantos-millones-de-personas-han-sido-asesinadas-por-estados-unidos-en-las-guerras-posteriores-al-11-de-septiembre-parte-1-irak

¿Cómo calificar el balance devastador de la invasión salvaje de Irak que muestran Medea Benjamin y Nicolas Davies y cuyos autores “intelectuales” siguen libres y dando lecciones de democracia? (1 millón de iraquíes asesinados, dos millones desplazados hasta 2007, 6 millones desplazados entre 2014 y 2017, 4576 soldados norteamericanos muertos y 32.200 heridos, 20 suicidios diarios de soldados norteamericanos, 3 billones de dólares despilfarrados…., impunidad de los crímenes de guerra, destrucción ambiental,…etc.)

https://www.truthdig.com/articles/17-years-later-the-consequences-of-invading-iraq/

¿Cómo, entonces, podemos seguir hablando de Pandemia cuándo las “democracias parlamentarias occidentales criminales de mercado” (entre las que se encuentra España) han destruido en los últimos años de manera irreversible y basándose en la violencia y la mentira impune países, economías y culturas como Afganistán, Irak, Irán, Libia, Siria, Yemen,…….Mali, Camerún…….Venezuela, Bolivia…………sumiéndolas en un  desastre absoluto para saquear sus minerales, situación que no se puede comparar con la “Pandemia del coronavirus” que estamos viviendo, sin que esto signifique, insisto, que no estemos sufriendo y que incluso mientras escribo esto entiendo que puedo ser contagiado e incluso morir?

Sobre cómo Venezuela ha sido devastada, se pueden consultar los textos de Pascualina Curzio que muestran la guerra económica promovida por EEUU 

https://rebelion.org/venezuela-ante-la-guerra-economica-de-la-burguesia-del-imperio-y-su-guerra-mediatica/  o el Informe de los economistas norteamericanos Weisbrot y Sachs sobre el impacto de las sanciones colectivas , generando más de 40.000 muertos en los últimos años. Además, el gobierno de EEUU se ufana públicamente de estar hundiendo Venezuela. https://rebelion.org/ee-uu-reconoce-su-responsabilidad-en-la-crisis-de-venezuela/

https://cepr.net/images/stories/reports/venezuela-sanctions-2019-05-spn.pdf

Sobre cómo los gobiernos franceses devastan Africa, ver el siguiente enlace de Eva Joly.

https://rebelion.org/eva-joly-desvela-la-verdad-sobre-la-presencia-de-francia-en-africa/

Entonces, ¿Por qué hablamos de Pandemia ahora, cuando el propio sistema económico occidental, que nos han enseñado a no ver, es decir, el capitalismo en el que vivimos, es precisamente una auténtica Pandemia, a la que nos hemos acostumbrado, que mata y saquea y no puede parar de hacerlo porque se autodestruiría, como muestran los datos recientes de disminución de la actividad económica y de mejora de los indicadores ambientales? (Y quizás sea la única manera de parar esta locura y comenzar una transición hacia una sociedad y una cultura compatible y convivial al servicio de las personas, puesto que pensar en una transición justa con este capitalismo vandálico es una quimera). 

Quizás ahora empecemos a darnos cuenta, también, de la importancia, real, del trabajo fundamental de tantas mujeres empleadas de hogar y de las que atienden a las personas mayores, que están mal pagadas, abusadas, legalmente discriminadas por una legislación injusta y despreciativa. Y quizás empecemos a darnos cuenta de que hay muchos trabajos tan necesarios y valiosos como poco reconocidos, los pequeños autónomos, por ejemplo. También, por fin, podemos empezar a reconocer que hay trabajos excesiva y artificialmente valorados (a la vez que antisociales), como gran parte del sector financiero, la banca y la bolsa que son auténticos parásitos y viven de saquear el planeta y lo público (Michael Hudson, Matar al huésped. Cómo la deuda y los parásitos financieros destruyen la economía global, 2016).

¿Por qué hablamos de pandemia cuando no es nada más que el resultado probable de la salvaje y chapucera guerra híbrida iniciada por el gobierno de EEUU, tras años de provocaciones y sanciones arbitrarias a China y Rusia, aceptadas por Europa, https://observatoriocrisis.com/2020/03/18/le-ha-declarado-una-guerra-hibrida-los-estados-unidos-a-la-republica-popular-china/ agravado por años de recortes en la sanidad pública para beneficiar a los fondos que invierten en la sanidad privada, con la excusa del aumento de la deuda pública tras el atraco de la banca legitimado por el Eurogrupo, ese lobby bancario que domina este espacio comercial llamado la Europa culta y democrática?

http://blogs.lavanguardia.com/berlin-poch/atraco-perfecto

¿Cómo podemos seguir hablando de Pandemia porque se paraliza la economía y, es verdad, se genera un gran sufrimiento y mueren miles de personas (no millones), cuando las democracias de mercado generan habitualmente millones de muertos y un sufrimiento incalculable? ¿Por qué dejamos que nos arrebaten el lenguaje perdiendo toda capacidad de pensar con claridad sobre nuestra vida y sobre el inmenso sufrimiento que nuestro modo de vida le impone a millones de personas?

¿POR QUÉ LOS GOBIERNOS OCCIDENTALES NO LUCHAN PARA EVITAR LOS MILLONES DE MUERTOS QUE CAUSA ESTE PANDEMIACAPITALISMO? 

¿QUIÉN DECIDE QUÉ MUERTOS CUENTAN PARA HABLAR DE PANDEMIA Y LUCHAR CONTRA ELLA? 

¿PODEMOS AFIRMAR QUE EXISTEN LOS GOBIERNOS OCCIDENTALES?

¿Hasta cuando vamos a seguir negando lo evidente? Es decir, “…que en el llamado <mundo desarrollado>, por todas partes las comunidades humanas y sus soportes naturales están siendo destruídos, no por calamidades naturales o por <actos de Dios> o por invasiones de enemigos extranjeros, sino por un tipo de vandalismo legalizado al que se conoce con el nombre de <economía>”. (Wendel Berry, La vida es un milagro, 2000) que, como vimos más arriba, no es nada más que la expresión tramposa y confusa del crimen organizado y legalizado………………

En resumen ¿Podemos entender, aceptar y poner en práctica que “Lo importante de la creatividad es sacudir las mentes atadas a formulismos establecidos y hacerlas pensar sin prejuicios”, como decía César Manrique en Escrito en el fuego?




 

* La casa de mi tía agradece la gentileza de Federico Aguilera Klink

FEDERICO AGUILERA KLINK


MANCHETA 19