Buscar
11:44h. domingo, 29 de mayo de 2022

Honoré de Balzac, La piel de Zapa - por Ramón Armando León Rodríguez


balzac

RAMÓN ARMANDO LEÓNRecuerdo, siendo muy joven, que en un mueble de la casa de mis padres, a modo de librería, descansaban, entre otros libros, los siete tomos de “La comedia humana” revestidos de piel. Los libros formaban parte de la decoración y a mi progenitor no le gustaba que los tocara. Pero yo los cogía a hurtadillas cuando él estaba ausente, por circunstancias ajenas a mí voluntad, nunca terminé de leer los siete tomos

 

Honoré de Balzac, La piel de Zapa - por Ramón Armando León Rodríguez 


LA COMEDIA HUMANA

Recuerdo, siendo muy joven, que en un mueble de la casa de mis padres, a modo de librería, descansaban, entre otros libros, los siete tomos de “La comedia humana” revestidos de piel. Los libros formaban parte de la decoración y a mi progenitor no le gustaba que los tocara. Pero yo los cogía a hurtadillas cuando él estaba ausente, por circunstancias ajenas a mí voluntad, nunca terminé de leer los siete tomos.

 

 

la piel de zapaPasado un tiempo leí la novela del mismo autor “La piel de Zapa”. 

La novela trata de un hombre que proviene de una familia rica que se ha arruinado. Él se pierde el poco dinero que tiene en los juegos de azar y decide suicidarse, pero cuando se dirige a tomar tan fatal decisión se encuentra con una tienda de artículos raros y como si algo lo empujará entra en la tienda que está regentada por un anciano.

El viejecito le enseña una piel con una inscripción en un idioma antiguo. Si lo desea puede llevarse la piel, es una piel mágica que concede deseos, pero le advierto que por cada deseo que pida la piel se irá encogiendo. El tendero intenta convencerlo para que no acepte el regalo, pero, a pesar de ello, él lo acepta.

El hombre comienza a pedir deseos y, como la "lámpara de Aladino”, la piel se los va concediendo al mismo tiempo que se va encogiendo y, mientras la piel se encoge, se da cuenta que él también se va deteriorando. Intenta por todos los medios estirar la piel para que vuelva al tamaño anterior, pero le es imposible. 

Da la impresión de que el autor de la novela se está refiriendo, metafóricamente, a su vida y a la vida de los demás.

No sé si la ha leído mucha gente, pero yo no recuerdo a nadie que me lo haya comentado, aunque todo es posible.

…¿O no?

* Del muro en FACEBOOK de Ramón Armando León Rodríguez.

RAMÓN BIBLIOTECA