Buscar
16:00h. miércoles, 02 de diciembre de 2020

La III Guerra Mundial ya estalló - por José Manuel Castellano Gil

 

FRASE CASTELLANO

Nota de Chema Tante: Como es lógico, suelo estar de acuerdo con los artículos que publico en La casa de mi tía, aunque no con todos, porque esta casa no discrimina a nadie por sus ideas. Pero en pocas ocasiones me he sentido tan identificado con un texto como con este que nos envía Castellano Gil desde Cuenca, Ecuador. Ojalá cuando todo esto, si no se acaba, por lo menos se alivie, nos acordemos de lo que ha pasado, de quiénes son responsables y culpables y nos sacudamos la opresión.

La III Guerra Mundial ya estalló - por José Manuel Castellano Gil

 

Dedicado a las víctimas inocentes, mi solidaridad

 
Sin ejércitos, sin invasiones, sin misiles se ha iniciado la III conflagración mundial. Un conflicto silencioso orquestado, como siempre, por ese clan de poder que pretende perpetuar su hegemonía en el contexto internacional o bien por aquel otro que aspira a alcanzarlo.
 
Nos han atemorizado y amenazado desde hace décadas con un apocalipsis originado por un conflicto atómico planetario. De modo que la gran inversión en la industria armamentística se justificaba como una estrategia defensiva y de equilibrio de fuerzas pero, tras esa realidad, escondía la ambición de los intereses geopolíticos y de los suculentos beneficios de un tráfico de muertes en conflictos locales. Un país que produce armas para vender a otros nos habla por sí sólo de la cuestión central de este sistema saturnino, devorador de los hijos de su propia especie.
 
Ante esta cruel realidad que estamos viviendo, en estos primeros meses de 2020, de una pandemia que recorre todos los rincones del mundo cabe interrogarnos sobre si tiene un origen natural o es el resultado de una intervención (in)humana.
 
En primer lugar, debo reconocer que no dispongo de información, ni conocimiento al respecto pero eso no me impide reflexionar y expresar mi consideración apoyado en el comportamiento histórico de esos entes de poder que definen el devenir y el control social.
 
Una guerra nueva en un tiempo nuevo, pero todo lo nuevo tiene sus antecedentes. La guerra biológica no es un fenómeno novedoso, pues tiene una larga trayectoria con un intenso impulso desde la segunda mitad del siglo XX. Por tanto, es una hipótesis a considerar muy seriamente.
 
No creo en las casualidades y si en la causalidad. De modo que habría que preguntarse inicialmente ¿Por qué China? A nadie se le escapa el gran desarrollo económico y tecnológico del gigante asiático que ha desbancado a la principal potencia mundial, que le ha declarado abiertamente una guerra económica y financiera internacional.
 
¿Por qué Wuhan? Vaya casualidad que el foco originario de esta epidemia provenga de un centro político, económico y financiero de la China Central, que cuenta con seis parques especializados en bioinnovación, biopharma, bioagricultura, biofabricación, dispositivos médicos y salud médica.
 
En el supuesto caso que el coronavirus sea resultado de una intervención humana, es un decir, creado por científicos mercenarios y asesinos promovido por los diabólicos detentadores del poder ¿Quién sería el responsable? Sea quien sea, uno u otro, lo más lógico, es que antes de contagiar a la población mundial se haya asegurado de contar con una vacuna o un antídoto.
 
¿Qué intención hay detrás de esta catástrofe artificial? Sin duda, la principal es provocar un cambio en el orden geopolítico internacional, que conllevaría paralelamente otros efectos y reajustes vinculados a un control demográfico en relación a la mermada capacidad de sustentación del territorio actual, altamente degradado por la explotación salvaje a la que ha sido sometido y que ha llegado a su límite, a su fin, y al mayor nivel de control y desequilibrio social que jamás se haya registrado en la historia de la humanidad. Esta maldita guerra silenciosa ha ocasionado hasta ahora más de 11.000 muertes en 171 países y contagiado a casi 300.000 personas. Unas cifras que, desgraciadamente, irán en aumento, además, de los efectos incalculables que generará en la economía doméstica, con altos niveles de desempleos y una lucha titánica por la supervivencia. Ojalá que esta nefasta experiencia nos permita abrir las puertas de una reconstrucción social más humanista y solidaria.
 
Cuenca, 20 de marzo de 2020
 
* La casa de mi tía agradece la gentileza de José Manuel Castellano Gil
 
 
josé manuel castellano reseña

 

MANCHETA 19