Buscar
01:59h. sábado, 06 de marzo de 2021

España padece también una grave crisis institucional generada por un ejercicio inmoral de la jefatura del estado

Instituciones - por Antonio Cabrera de León

 

frase antonio cabrera

Instituciones - por Antonio Cabrera de León *

En su “Retrato de un hombre de pie” decía Madariaga que la diferencia entre la masa y el pueblo está en las instituciones, y que una masa sin instituciones no es un pueblo sino un rebaño. Respetando al viejo liberal, sus postulados me parecen elitistas. Pienso que los pueblos lo son por sí mismos y que ninguna creación jurídico-política, que es lo que son las instituciones, altera su naturaleza ni sus derechos.

Las instituciones no son más que un invento, un constructo, que la sociedad pone en marcha para que le ayude a organizar la vida en común. Cuando cumplen con su cometido benefician a la población, pero cuando fracasan, cuando actúan inmoralmente, se convierten en el peor enemigo del pueblo. Ese es el caso de la institución castrense o la jurídica cuando se corrompen en cualquier país y, mediante golpes de estado violentos o subterfugios judiciales, le arrebatan al pueblo el poder político.

La jefatura del estado, sea monárquica o republicana, es una institución. Dado el poder que el pueblo le delega, cuando se ejerce con inmoralidad es una de las más peligrosas. Buen ejemplo de ello es el de Trump. La grave crisis institucional (recuerden esta expresión) generada por un ejercicio inmoral de la jefatura del estado ha encontrado, en EEUU, respuesta en otras instituciones y el mundo entero conoce ya el procesamiento político, primero, y judicial, que llegará, de quien así se ha comportado. Poco se ha señalado el enorme baño de respeto institucional que el ejército de ese país le ha devuelto a su pueblo declarando, en palabras de la máxima autoridad militar, que 'No juramos lealtad a un rey o una reina, a un tirano o un dictador. No le juramos lealtad a un individuo sino a la Constitución'.

España padece también una grave crisis institucional generada por un ejercicio inmoral de la jefatura del estado. Por eso les decía que recordaran esta expresión. El PSOE nos está intentando vender la moto de que abrir una simple comisión de investigación generaría “una grave crisis institucional”, pero mienten porque saben que esa crisis está abierta desde que la prensa dejó de proteger al rey inmoral.

Carmen Calvo es una mentirosa reincidente. Ya la pillaron en su día manipulando un documento de otro partido. Le costó el apodo de “Calvini”. Ahora ha declarado que el rey ya no vive del dinero público. Tremenda mentira. Repugnante. Ella sabe que los sirvientes del rey inmoral, desde la seguridad a los que le limpian el culo, nos los están cobrando sin nuestro conocimiento ni permiso. Los desplazamientos, sueldos, dietas y demás emolumentos de todos los que cuidan al viejo millonario los pagamos nosotros para que él no gaste, que tiene mucha familia que mantener y mucha amante a la que tapar la boca. Querían vendernos la moto de que los 7 millones de euros que le consignan en los presupuestos del estado son “todo” lo que nos cuesta la monarquía, como si las millonarias comisiones que se han llevado no fueran también nuestro dinero, como si no fueran nuestras también las cantidades que ocultan en ministerios como el de exteriores, interior, presidencia (patrimonio nacional) y vaya usted a saber si también defensa o fondos reservados.

Los letrados del Congreso han dado vía libre a que se abra una comisión de investigación sobre los gastos pagados con tarjetas opacas cuando el rey inmoral ya no gozaba de la vergonzante inviolabilidad que la Constitución reconoce al jefe del estado. Pero el PSOE ha votado contra la apertura de esa comisión. Tras años diciéndonos que votarían siempre con el criterio de los servicios jurídicos del Congreso, ahora resulta que querían decir que votarían con los servicios jurídicos mientras éstos dijeran que no. Asqueroso. Ahora resulta que "no hay que rasgarse las vestiduras" porque nos carguen los gastos personales del sátrapa.

Decir hoy que se es republicano pero que no es urgente, es como decir que se es demócrata pero que no corre prisa meter en la cárcel a quien intenta un golpe de estado. Quizá ignoren que ya estamos en la era de las consecuencias.

 

* La casa de mi tía agradece la gentileza de Antonio Cabrera de León

ANTONIO CABRERA DE LEÓN RESEÑA

MANCHETA 9