Buscar
14:58h. Miércoles, 18 de Julio de 2018

Izquierda socialista ante su última encrucijada - por Carlos Martínez

 

frase martínez

Izquierda socialista ante su última encrucijada - por Carlos Martínez, politólogo, socialista, miembro de U. SOCIALISTAS y del Comité Científico de Attac.  

Izquierda Socialista ha sido imprescindible desde sus inicios al objeto de tratar de hacer del PSOE un partido reconocible con el legado de Pablo Iglesias, su fundador.

Militantes honradas y honrados, sabedores de que su sola adscripción a la corriente de izquierdas del PSOE felipista ya les suponía el ostracismo la mayor parte de las veces y en casi todas las federaciones y partidos territoriales -es cierto que no en todos; una minoría de ellos- su paso a la irrelevancia. También en la inmensa mayoría de las agrupaciones provinciales. Unos y unas pocas han logrado ser diputados y eurodiputados, alcaldesas y alcaldes, pero muy pocos. Por tanto si se deseaba hacer “carrera” o ser profesional, lo mejor siempre ha sido pasar de izquierda socialista.

La aportación de Izquierda Socialista al socialismo español han sido sus preclaras y bien amuebladas cabezas. Personas muy preparadas e ideológicamente formadas y socialistas marxianos o directamente marxistas. Antonio García Santesmases, Joan Garcés o José Antonio Perez Tapias han sido entre otros y otras, las mentes más lúcidas de toda la izquierda española desde hace muchos años y lo siguen siendo. Su postura de leal oposición dentro de un partido que fue convertida en dinástico y socioliberal, como mucho, además de uno de los principales apoyos del régimen ha sido lo que les ha privado de poder organizar una corriente política independiente, pero socialista, republicana y de clase a la par que internacionalista.

Izquierda Socialista ha vivido una constante ducha escocesa entre criticar y acabar apoyando a los diferentes aparatos felipistas que no pablistas. Un quiero y no puedo y una constante esperanza en que algún día las cosas cambiarían y el PSOE se ubicaría en la izquierda. Siempre ilusionados, siempre utilizados como señuelo de izquierdas. Pero han representado a muchas y muchos sindicalistas, trabajadoras y trabajadores, concejalas o cuadros locales que han luchado de forma tan entregada como jamás agradecida por el partido que fundará Pablo Iglesias, que no Felipe Gonzalez y/o Alfonso Guerra.

Han vivido en IS varias crisis y no es Pérez Tapias el primero en abandonar el PSOE, e intuyo que no será el último. El PSOE se está demostrando incapaz de ubicarse en la izquierda por sus deudas bancarias, sus miedos y la falta de ideas políticas fundamentadas, de la mayor parte de sus dirigentes, que son de una inconsistencia ideológica y de un conservadurismo escandalizador. En ese desierto IS pretende ser la lejana estrella roja que guíe el PSOE a su razón de ser fundacional y a los nuevos tiempos. Imposible.

El PSOE no se deja. Pero en nuestra sociedad el socialismo sigue siendo imprescindible para cambiarla. Un socialismo que hunde sus raíces en la clase obrera, la ilustración y el yunque con un tintero. Un socialismo democrático y con modos democráticos que recuperé su afán republicano, regeneracionista, que solo pasa por apoyar un proceso constituyente que acabe con el nefasto régimen del 135 y del 155 de la actual Constitución y su tramposa utilización. De la corrupción coronada.

Eso solo será posible construyendo socialismo, laborismo cabal, socialdemocracia obrera, lucha de clases, federalismo y en esa tarea Izquierda Socialista o lo que de ella queda tras su actual crisis que es muy profunda y autodestructiva se ponga manos a la obra y juntas y juntos las y los socialistas reiniciemos una tarea libres de ataduras y conscientes de que lo que no es y no puede ser, tan solo se puede recuperar construyendo un nuevo socialismo regenerado y libre. Nada excepto el socialismo podrá recuperar y unir a la izquierda.

* La casa de mi tía agradece la gentileza de Carlos Martinez

carlos martínez attac