Buscar
17:12h. lunes, 12 de abril de 2021

Luis Yeray, la figura del marketing  político en La Laguna (Incluye Chumberas) - por Atenea Las Chumberas

 

frase las chumberas

Luis Yeray, la figura del marketing  político en La Laguna (Incluye Chumberas) - por Atenea Las Chumberas *

Luis Yeray, el alcalde de La Laguna, supo adaptar la política a la era digital, algo que no es nada nuevo bajo el sol salvo por pequeños pero importantes matices.

Se preocupa y mucho, de hacer, lo que se podría considerar una especie de marketing o publicidad continuada en la que saca una versión siempre favorable. Eso si, ayudado por medios a su servicio que obedecen fieles las órdenes. Tales medios actúan bajo el lema de “el cliente siempre tiene la razón”, o “quien paga, manda”, olvidando cualquier principio ético de la profesión.

Utiliza las redes sociales para hacer lo mismo como  lo podría hacer cualquier anuncio, insertarse en las mentes. 

Y así  vemos a  Luis Yeray Gutierrez hasta en la sopa haciéndose fotos y echándose logros que ni siquiera son de él. Echándose flores a sí mismo con el esfuerzo de otros. Se hace la foto al lado de ellos para darles un poco de protagonismo con el que hacerles sentir importantes y emitiendo noticias revertidas y claramente direccionadas a condicionar la opinión pública. Va prometiendo y regalando los oídos a fin de ganarse las simpatías en un trabajo de postureo mediático, las más de las veces, penoso.

¿Cómo memoriza alguien algo? Por repetición. 

Si tienes un examen, en nuestro actual sistema educativo, debes memorizar un montón de datos. Los “estudias”. Debes aprenderlo y para ello, lees una y otra vez los textos.

Pues la publicidad funciona igual. Ellos te lo ponen fácil. No van a pedirte a ti que tú lo memorices. Ellos “te lo memorizan”. 

¿Cómo?

Tras estudiar concienzudamente el comportamiento humano, se llegó a la conclusión de que cualquier cosa que se quisiera programar en un cerebro, había que introducirla mediante la repetición. Así que lo que hacen es repetir una y otra vez hasta la saciedad, el mismo mensaje. 

Elaboran un mensaje lo más atractivo posible. Emplean un lenguaje positivo, usan la sonrisa y una imagen que represente lo que se quiere transmitir, acompañado a veces de música o a veces de un segundo mensaje, menos evidente aparentemente, pero que el cerebro capta. 

Muchas veces incluso se acompañan de mensajes subliminales. que  son exposiciones muy rápidas o exposiciones en un segundo plano, como por ejemplo la marca del refresco que usa el personaje, y sin saberlo, ahí queda metido en el cerebro. 

A fuerza de repetir el mensaje y hacer asociaciones positivas a dicho mensaje, el mensaje queda eficientemente grabado, de tal manera que al final queda interiorizado y llegamos a creer que forma parte de nuestros propios pensamientos, es decir, que la idea fue nuestra y terminamos haciendo lo que en realidad otros quieren que hagamos, y ni siquiera sabemos muy bien porqué. 

Es aterrador, lo fácil que resulta condicionar el comportamiento humano. 

Y ahí está el éxito de la publicidad. Por eso las campañas publicitarias son caras. Y eficientes también. Quien quiera dar un empujón a su negocio, sabe que la publicidad y el marketing, son fundamentales, y como tales, lo incluyen en las inversiones que realizan para alcanzar el éxito en su empresa. Y obtienen éxito usando tales herramientas.

Y ahí  está la cuestión. La política convertida en un negocio en el que se gana dinero usando a los ciudadanos y con los impuestos de los ciudadanos, cuando la política debe ser un servicio para los ciudadanos, por el que todos estamos pagando ya. Y un servicio que debe ser ejercido con responsabilidad y honestidad, honrando la confianza depositada  para desempeñar el cargo para  el que fue  elegido el alcalde.

Y eso es lo mismo que Luis Yeray Gutiérrez y sus antecesores hicieron en Las Chumberas.

Repetirles una y otra vez mensajes en los que les dicen a los vecinos de Las Chumberas que les van a dar viviendas nuevas, que no tienen que seguir manteniendo sus casas, porque total las van a tirar, que se tienen que ir porque sus casas no son seguras, que temen por su integridad física y otro montón de mentiras que sueltan sin pudor para asustar a las personas y conseguir que se marchen voluntariamente sin tener garantía de que se va a cumplir nada de lo prometido. 

Lo más penoso, es que estas prácticas, ni siquiera son originales. Son copiadas. Y que van repitiendo en otros barrios.

Busco  y  repaso las noticias, y leo como se repiten casos parecidos. Casos a lo largo y ancho de la geografía española, que cuando empiezas a leerlo, de inmediato los reconoces, porque es exactamente igual que lo que está ocurriendo en Las Chumberas. 

Nos engañan y se aprovechan de personas vulnerables para adueñarse del suelo, de una tierra que no les pertenece y con ella, hacer negocios, saltándose la legalidad. 

Y lo más grave, por pura codicia.

Luis Yeray. Pierdes crédito. La gente no es tonta y ya está comprendiendo cómo juegas.

Se te está acabando el tiempo en el patio de recreo.

*La casa de mi tía agradece la gentileza de Atenea de Las Chumberas

ATENEA DE LAS CHUMBERAS

 

MANCHETA 21