Buscar
01:37h. martes, 25 de enero de 2022

Melchor, Gaspar, Baltasar, el Puerto de Santa Cruz les necesita - por Cándido Quintana

 Majestades, esto les pido, es suficiente con que doten de congruencia y valentía al presidente de la Autoridad Portuaria, Ricardo Melchior, y al alcalde de Santa Cruz, José Manuel Bermúdez, pues honestidad se les supone, para que las cosas caminen un poco mejor por aquí. Y aunque no me gusta hacer este tipo de comparaciones, con las que no pretendo ofender a nadie sino ser realista y analizar la clase política que nos “mal gobierna”, las hago porque somos Islas hermanas con parecido potencial, pero no de gestión.

Melchor, Gaspar, Baltasar, el Puerto de Santa Cruz les necesita - por Cándido Quintana *

 Majestades, esto les pido, es suficiente con que doten de congruencia y valentía al presidente de la Autoridad Portuaria, Ricardo Melchior, y al alcalde de Santa Cruz, José Manuel Bermúdez, pues honestidad se les supone, para que las cosas caminen un poco mejor por aquí. Y aunque no me gusta hacer este tipo de comparaciones, con las que no pretendo ofender a nadie sino ser realista y analizar la clase política que nos “mal gobierna”, las hago porque somos Islas hermanas con parecido potencial, pero no de gestión.

 Prefiero, creo que todos, un Auditorio sencillo, amplio y cómodo, en el que las personas se puedan mover sin molestar a los demás, como el Alfredo Kraus, aunque no sea tan deslumbrante como el de Tenerife, con sus usuarios como sardinas en lata y en donde se hace muy complicado hasta ir a evacuar. Playas como las Canteras y las Alcaravaneras, de las que Las Palmas está sobrada, sin mamotretos con los que algunos negocian miserablemente por encima del interés general, como sucede en las Teresitas, que además es insuficiente para las necesidades de Santa Cruz y su Área Metropolitana. Y al grano de este artículo, prefiero puertos como el de la Luz, al que ningún gobernante permite que sociedades privadas le resten espacios vitales, que encima encorsetan a otros entornos que no tienen por donde crecer. Este es el preámbulo general, pero hablemos del Puerto con más detalles, observando la clarificadora fotografía insertada.

 La verdad es que había dicho que aparcaría mi pluma hasta el 2016, pero ayer fue un día importante para el Puerto de Santa Cruz y merece la pena hacer ciertas referencias sobre nuestro puerto, mirando esa amplia imagen que capté con esfuerzos y algún que otro riesgo. Yo voy a echar por mi boca, aunque amplíe mi red de enemigos, si que les pido a los Medios, sobre todo a los escritos que me tienen vetado por aquello del “NO a todo” que no es cierto, que me abran el grifo en esta ocasión, terminando el 2015, para que el mayor número de ciudadanos posible reflexione y exija, que es la única forma de conseguir una Santa Cruz con su Puerto que le dio vida, más ilusionante, con futuro y con el progreso necesario que le otorga ese puerto, que en definitiva es su industria más importante.

 Empiezo con esa referida oportuna fotografía, haciendo algunos comentarios que seguro que molestarán a más de uno, pero buenos para la mayoría y, por ende, para el interés general que siempre debe anteponerse, aunque los malos y/o tan oscuros gobernantes de aquí siempre hagan lo contrario. Pueden observar esos cinco hermosos cruceros que, junto a un interinsular de Líneas Armas, copaban prácticamente toda nuestra principal dársena, la de Anaga. Bonita imagen y rentable la jornada para Santa Cruz y para Tenerife, ¿no?, pero…

 Yperos” hay algunos, estupideces aparte como la de Ignacio González Santiago de reconvertir, rescatar dice, como playa un operativo y muy costoso Muelle Ribera, en el que pueden ver atracado uno de los grandes porque el Dique Sur era insuficiente ese día. Giren ahora la vista un poco a la izquierda, a la vera del Muelle Norte, y observarán como dos sociedades privadas, el Club Náutico y el Club Militar de Paso Alto, les siguen rapiñando al Puerto unos espacios significativos de sus aguas interiores. Al hilo de esto, también en tierra tienen, como ya les dije, prácticamente encorsetada a la Avenida de Anaga y a su carril bici, dejándolos sin espacios para ser ensanchados como necesitamos, lo que algunos hemos denunciado en diversas ocasiones.

 El Interés General, que es el de la Ciudad y el de su Puerto, reclama con urgencia esos espacios, pero ningún gobernante mueve un dedo. Y aunque fueran socios de alguna de ellas, es lo que procede. No se como tienen previsto meter la línea del tranvía que quieren establecer hasta Las Teresitas, pero también parece misión imposible si no rescatan ambas concesiones. Lo que parece claro, es que ninguno da el paso para no enturbiar su imagen a esos niveles, pero la Ciudad de Santa Cruz, co capital de la Comunidad Autónoma, lo necesita sin más dilaciones. Las concesiones marítimo-terrestres tienen vencimientos, pero además se pueden rescatar, con las indemnizaciones que procedan, si el interés general se hace presente, que es el caso. Tras el Parque Marítimo César Manrique hay litoral alternativo libre, que no es tan vital para la Ciudad como el que actualmente ocupan.

 En el extremo izquierdo de la fotografía pueden ver, aún semi sumergido, el Muellito de la Escuela de Náutica, víctima de un fuerte temporal marítimo en Enero de 1999. Han transcurrido ya casi 17 años y la situación sigue igual, cuando hablamos de lo público con un escaso coste de reparación. Con un pequeño porcentaje de tramas como la de Las Teresitas o la del mamotreto hoy estaría terminado y operativo. Pero sucede eso, que es público y no le acompaña el “negociete”, más allá del intento, por fortuna frustrado por la Ciudadanía, de la Marina Privada de Valleseco, Azul creo que se iba a llamar. Pelotazos aparte, allí se imparte “docencia pública” y esto NO vende ni les interesa. Así se escribe la historia en Tenerife, ¡que poca vergüenza!

 

Texto y fotos de © Cándido Quintana

 

* En La casa de mi tía por gentileza de Cándido Quintana