Buscar
22:31h. Miércoles, 12 de Diciembre de 2018

La Memoria Histórica no es confrontación - por Nicolás Guerra Aguiar

 

frase guerra

La Memoria Histórica no es confrontación - por Nicolás Guerra Aguiar *

cañizares mitraEn el ejercicio de su constitucional derecho el señor Cañizares -obispo de Valencia, vicepresidente de la Conferencia Episcopal Española y “príncipe de la Iglesia”- expone críticamente en su última carta pastoral un listado de pensamientos, actitudes y conductas relacionados con España. Uno de estos considera imprudente la Memoria Histórica: “Memoria Histórica para dividir, para reabrir de nuevo heridas ya curadas, para confrontarse”.

Por tanto, no puedo callar. Y con el máximo respeto ejerzo mi derecho a la réplica. Mas no con la intención de pregonar contra el señor Cañizares, líbreme Dios: solo pretendo argüir sobre algunos mensajes con los cuales no coincido. Pero ante ellos muestro mi más educada objeción rigurosamente ajena a otro propósito que no sea el arriba expuesto.

niños y niñasAsí, por ejemplo, dice el señor Cañizares: "Adoctrinar a los niños en ideología de género es una maldad". Sin embargo la realidad social está demostrando lo contrario: se ve como natural lo connatural a seres humanos. Y eso es civilización, respeto, educación en valores. Pero no “adoctrinamiento” en sentido negativo.

DESCOLONIZACION INDEPENDENCIAAñade –es largo el listado- la incompatibilidad entre “independentista y buen católico", cuando la propia Constitución reconoce el derecho “a la libertad ideológica”: ¿atenta contra el Estado, acaso, la creencia -no la acción- independentista?  ¿Es incompatible con el catolicismo?

memoria histórica aguede comPero quiero detenerme en la Memoria Histórica. Esta, para el señor Cañizares, significa “reabrir heridas ya curadas”; “busca dividir y confrontar"... Tal estimación, defiendo, ni es Memoria Histórica ni nada que se le parezca. Lingüísticamente el adjetivo histórico depende del sustantivo historia, es decir, ‘Narración y exposición de acontecimientos pasados y dignos de memoria, sean públicos o privados’. Y a la vez pertenece al mismo campo del verbo historiar: ‘Exponer las vicisitudes por que ha pasado alguien o algo’. Por tanto, nada que ver con el significado específico en Cuba, Ecuador… y, parece, en el señor Cañizares: ‘Complicar, confundir, enmarañar’.

río francoliLa Memoria Histórica Española, pues, pretende hacer públicos ciertos acontecimientos vividos por españoles, en este caso los perdedores de la Guerra Civil y a quienes asistía el derecho constitucional que dan las urnas. (No todos, claro, eran criaturas angelicales. Pero decenas de miles de ellos fueron condenados a muerte, encarcelados, postergados, enviados -canarios- al penal de Santa María en el vapor italiano “Río Francoli” … por “Delito de rebelión contra la Fuerza Armada del Ejército”, como si ellos hubieran organizado el 18 de julio.)

presos penal santa maría

Presos en el penal de Santa María

La Memoria Histórica no reclama venganzas o juicios sumarísimos. Mucho menos la publicación de nombres y apellidos relacionados con los represores (sima de Jinámar, patitos a la mar, pozos de Tenoya, Mar Fea…). Sin embargo, periódicos grancanarios llenan páginas (HOY, por ejemplo: viernes 24 de julio de 1936; La Provincia, 30 de enero de 1937) con nombres y apellidos de republicanos represaliados.

SIMA JINÁMARLA MAR FEApozo tenoya

Jinámar, Mar Fea, Tenoya

Esa supuesta “Memoria Histórica” que “pretende reabrir heridas ya cerradas” no es la mía. Soy muy respetuoso con descendientes de represores ajenos a barbaries de inmediatos antepasados y, por tanto, sin responsabilidad alguna. Más: con inalienable derecho a no mezclar sus parentescos con quienes fueron sujetos de fierezas e inhumanidades.

la revolución silenciosaPor tal razón sentí como míos los sentimientos de dos jóvenes condiscípulos de la desaparecida República Democrática Alemana (Alemania del Este), personajes de una película recién estrenada. Ambos son víctimas de la historia alemana correspondiente a la Segunda Guerra Mundial e inmediatos años posteriores. A uno de ellos le descubren, despiadadamente, que su padre -cuyo recuerdo era casi veneración en la soledad de su cuarto- había sido colaborador de la Gestapo y ahorcado poco después. El otro, incapaz de conectar con su padre tras un incidente colectivo en el colegio y la intervención del Sistema, sufre un desestabilizador impacto emocional: el progenitor había colaborado en la detención y asesinato del filonazi, ambos del mismo pueblo.

Los dos hijos, a la vez, son entrañables camaradas de aula a pesar de que el primero creía (necesitaba creer) en el socialismo de la RDA y el segundo había descubierto la libertad de expresión en la República Federal Alemana. Por ende, participó en una acción de protesta política dentro del colegio. Pero la dictadura comunista interviene como lo hizo en Hungría, Checoslovaquia… El Sistema es lo único importante. (Vienen a cuento dos verso de Pedro Lezcano -“Se prohíben los sueños a deshora; / para soñar ya hay decretadas fechas”- escritos en 1947.)

pedro lezcano

 

Así pues, circunstancias y comportamientos de vidas directamente relacionadas con ambos jóvenes frustraron creencias y amores filiales con violentísimos cambios en su evolución hacia la madurez: dejaron de ser chicos de diecisiete años para convertirse, de repente, en adultos ya frustrados. Y acaso para siempre, con la ennegrecida sombra de sus padres descubierta por el propio Sistema para chantajear y destruir a disidentes o jóvenes simplemente pensantes.

Historias reales de padres -como la reflejada por la película- las tengo presentes de mi pueblo, Gáldar. Acaso por extrema curiosidad, quizás porque las conversaciones familiares eran casi clandestinas y me alertaban por el secretismo, desde pequeño presté muy disimulada atención a charlas de mayores cuando hablaban de la Guerra Civil y la represión. A fin de cuentas fueron mucho más conocidas en pueblos que en ciudades, donde pasaban desapercibidas para la inmensa mayoría.

FAMILIAR VÍCTIMA FRANQUISMO GÁLDAR

Mantengo en sepulcral silencio aquellas historias con nombres, apellidos, nocturnidades, culatazos, vómitos de sangre, persecuciones entre familiares, pozos negros de viviendas galdenses (calle Guayres)… Después reían y bebían en el Casino ajenos a escrúpulos y conciencias: se sentían protegidos por los silencios de instituciones cuyos brazos de poder e influencia eran muy alargados… e inmorales.

No. No se trata de revanchas. No hay odios ni ajustes en la Memoria Histórica. Jamás ninguno de tales hijos cuyos nombres conocí (eran mi generación) supo nada de nocturnales salidas a la búsqueda de rojos. Dos mujeres sí. Una de ellas estuvo condenada a ver casi a diario durante decenios a quienes habían participado en el mortal secuestro de su padre, uno de los recuperados setenta años después. ¿Cuál fue su reacción? Llevarlo, por fin, al cementerio…  

ACTO CEMENTERIO GÁLDAR      

Homenaje a víctimas del franquismo, Cementerio de Gáldar

 

* La casa de mi tía agradece la gentileza de Nicolás Guerra Aguiar

nicolás guerra reseña

 

MANCHETA DONACIONES