Buscar
03:44h. miércoles, 19 de enero de 2022

colectivos transgeneristas, que no transexuales, contra todo lo que piense distinto

El ministerio de Igualdad arroja un ladrillazo sobre la escritora Lucía Etxebarría: Hermana Etxebarría, aquí está tu manada - por Maribel Santana

 

FRASE MARIBEL SANTANA

El ministerio de Igualdad arroja un ladrillazo sobre la escritora Lucía Etxebarría: Hermana Etxebarría, aquí está tu manada - por Maribel Santana, historiadora, activista *

 

El ministerio de Igualdad que representa Irene Montero arroja un ladrillazo en plena ideología sobre la escritora y feminista Lucia Etxebarría.

LUCÍA ETXEBARRÍA

El colectivo COGAM, colectivos de LGTBI de Madrid, le concede a la escritora un premio, llamado “ladrillo 2020” dentro de su lúdico juego inconsciente (en el inconsciente se guarda mucha patología según Freud) presenciado y aplaudido por la ministra de Igualdad. Para estos gastos que sale del dinero público y del bolsillo con agujeros de los pobres que pagan al fisco, sí hay presupuestos, pero no para otras necesidades por pobreza.

COGAMladrillo cogam

La escritora denuncia el acoso y derribo y el miedo de salir a la calle (tiene una madre nonagenaria y una hija bajo su cargo) por si el ladrillo simbólico, bajo el inconsciente, se vuelva realidad y ya sabemos por el autor psicoanalista citado, que el inconsciente es el embrión de lo consciente, por tanto  las ganas reprimidas y simbólicas pueda nmaterializarse.

O sea, colectivos transgeneristas, que no transexuales, contra todo lo que piense distinto, pues el disentir y analizar se ha convertido en odio para ellos y tendrá su merecido. ¡Toma democracia y tolerancia!

¡Les elles, al iguel  de  les guellines  que ponen hueves!,  tratan de ponerlos también ellos  sobre la mesa y desafiar a la Real Academia de la Lengua con sus neo lenguajes  para a través de éstos confundir y  consolidar  sus necesidades.

Dicen “no tener ninguna patología”, pero por sus despropósitos nos guiamos. Lo que arrojan por la puerta se les cuela sin querer por la ventana. Desde luego Valle Inclán, que hasta lo podía hacer Pancho Guerra, dentro de su esperpéntica los hubiese retratado en su tragicómica obra.

Como machos, con faldas y a lo loco, desplazan su agresión  y verdaderamente nos da miedo pues al fin y al cabo su biología y físico aunque quieran ocultarlo, es de una fuerza mayor por encima de nosotras las mujeres hembras, por naturaleza  y ya han agredido a feministas que aplican sus consignas o discursos en pro de un análisis de la realidad pues la verdad no gusta a nadie y menos si está tan cantada. No serán todos, claro, pero los hay atravesados.

Respetamos, al menos yo lo hago, a los trans-sexuales, pues estos dan todo su empeño, y casi su vida por trans-sexuarse  mujeres, u hombres  dejándose en el camino hasta la salud y su dinero por esto. Me parece de una convicción absoluta. 

Pero cuando un grupo de adefesios, pretende  vivir la ambivalencia o el desdoble de ser mujer con pene y que pase por estupendo y si no lo entiendes lo tienes que entender por sus santos cojones, porque te enjuician por odio y te pegan hasta ladrillazos, ¿señores que quieren que les cuente? a mí me da pavor.

También hemos dicho en otros artículos que la ministra de Igualdad no puede con la cartera, se le hace inmensa, tenían que haberle dado un monedero por ser más apañadito. Tal vez Montero se siente presionada por los lobbies trans-qeer , que es lo mismo que los transgenerismos o los trans-nacismos y no le queda otra. Los ministros de Podemos, poco pueden hacer por las presiones del neoliberalismo radical.

Lo que realmente queremos las feministas es que la lucha histórica por derrocar al patriarcado y sus roles, normas, estereotipos  por tanto su represión( o sea el género) sobre las mujeres,  casi desde el cuaternario, donde aparece el hombre y la mujer, esa lucha  histórica no la tiren o les den para atrás un grupo de nihilistas que hablan de género, de no existir mamas y papas sino cuerpos gestantes y cuerpos inseminantes, negando  biología, hombre, mujer, menstruaciones, ovarios y otras realidades, porque su metafísica así lo requiere. 

Denuncias y persecuciones sobre las líderes revolucionarias, como el ejemplo de Lidia Falcón, la escritora y feminista Lucia Exebarria y otras para terminar con el feminismo sobre todo el de clase que es el que no conoce Irene Montero, ni le interesa, es lo que nos habita hoy por hoy.

lidia falcón

Mucho menos le permitimos que a los niños desde su infancia les esté dirigiendo hacia locuras, como bloqueadores de pubertad, medicamentando y hormonando, o esa es su intención para que acumule más capitales las farmacéuticas a cuenta de delirios.

Si los niños se visten de rosado o de azul, ya hay que estar al tanto para ver cómo se encamina la causa generista . Como si el color fuera determinante para ser hombre o mujer. Dejen a la infancia tranquila, que se pongan o se vistan como quieran, que vayan de rosa, azul o blanco, de pepa pig, de hombre araña, de obispo o de corsario. Pero que decidan cuando sean mayores de edad, pues si son pequeños para votar y otras cosas, también es pequeño para que le induzcan a lo que los niños ni por asomo le pasa por su cabecita.

Para terminar, recordarle a la ministra que los fascistas que merodeaban su modesta vivienda (el Taj Mahal), acosando a sus hijos, le sentó como un tiro y el disgusto fue tremendo. Pues el ladrillazo y el acoso continuo  a la feminista y escritora como Etxebarria también lo es.

Lo mejor que podía hacer la ministra por su ignorancia y pretensión es dimitir, dejar la poltrona. Para los que se equivocan queriendo o sin querer, Lenin solía decir: “así es la política”

* La casa de mi tía agradece la gentileza de Maribel Santana

MARIBEL SANTANA 2

 

MANCHETA 21